Casa Rosada

Cristina contra todos: apuntó contra las potencias, el FMI, la Corte y puso en duda el poder presidencial

En un discurso en el CCK volvió a marcarle la cancha a Alberto Fernández. ¿Cómo recibió el Presidente el discurso?
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Cristina Kirchner habló en el CCK y apuntó contra Alberto Fernández

Cristina Kirchner habló en el CCK y apuntó contra Alberto Fernández, la Corte, las corporaciones y el FMI. Foto: Senado.

Audio nota
Escuchá la nota completa.
1 1.5 10 10

Powered by Thinkindot Audio

"El rol del Estado en la economía" y la necesidad de "tomar las medidas que hay que tomar", para frenar la inflación y evitar una profundización de la crisis social, fue el mensaje que le dejó Cristina Kirchner a Alberto Fernández en su primer discurso en el CCK. La vicepresidenta volvió a marcarle la cancha al Presidente y pareció poner en duda su poder real, en medio de críticas a los organismos internacionales como la OTAN y el FMI, y un llamado a enfrentar a las corporaciones financieras y judiciales y a los monopolios empresarios.

Dejó un fuerte mensaje de advertencia no solo al presidente Alberto Fernández, sino también a la Corte y al FMI. Cuestionó "la doble vara de las 5 principales potencias" a la hora de respetar o no las normas del derecho internacional y reclamó modificar "la ingeniería de los organismos internacionales".

Alberto Fernández escuchó el discurso de la vicepresidenta -con quien mantiene el diálogo cortado tras el rechazo del kirchnerismo del acuerdo firmado por el Gobierno con el FMI- junto a la primera dama y su hijo recién nacido, Francisco, mientras esperaban el alta médica internados en el Sanatorio Otamendi.

Interna oficialista: ¿Cristina puso en duda el poder real de Alberto Fernández?

Cristina Kirchner inauguró la 24 sesión de la AUROLAT en el CCK.jfif

Una frase fue lapidaria para el problema central en la disputa de poder en la coalición oficialista del Frente de Todos. Fue cuando la vicepresidenta pareció advertir indirectamente al Presidente -no lo nombró- pero se refirió al poder de tomar decisiones y la necesidad de que las mismas sean respetadas por el resto de la sociedad.

"¿Cuánto representan del poder tomado como 100%?. Hablamos de poder cuando alguien adopta una decisión y esa decisión es respetada por el resto de la sociedad. Ahora, que te pongan una banda y un bastón, un poquito (de poder) es, pero créanme, y lo digo por experiencia" ironizó Cristina al comprar a Alberto con su propia asunción en 2007 cuando fue electa presidenta con el apoyo de su esposo y ex presidente Néstor Kirchner.

Pero otra advertencia agregó más polémica a la interna oficialista cuando terminó esa frase sobre los riesgos de no ejercer el poder 100 por cien y advirtió: "Ni te cuento, si además no se hacen las cosas que hay que hacer, pero bueno, dejémoslo ahí".

Fue un reclamo al Gobierno a enfrentar con dureza a empresarios y corporaciones que no cumplen los acuerdos de precios lanzados por el Gobierno para desacoplar los precios internacionales de los alimentos locales; a pesar de que -según remarcó- esas empresas fueron sostenidas en la pandemia por el Estado que les pagó los sueldos a sus empleados y los respaldó con créditos y subsidios.

Lo dijo horas antes de que el INDEC difunda un nuevo récord de la inflación del mes de marzo y en medio de rumores de cambios de gabinete.

Ahora, el kirchnerismo reclama al Gobierno que tome medidas para aumentar los salarios, algo que hasta ahora Guzmán y Alberto Fernández vienen esquivando y dejaron en manos de negociaciones paritarias.

Palos contra la Corte Suprema de Justicia

Cristina también apuntó contra el Poder Judicial, al que denunció, fue cooptado por los poderes económicos, y forma parte de un sistema de persecución no solo en Argentina sino en otros países de Latinoamérica. Y hasta cuestionó el funcionamiento de la división de los tres poderes de la Democracia Republicana y elogió los sistemas parlamentarios europeos donde eso no se ve.

Fue en medio del conflicto que se debate en el Congreso y la Corte Suprema, por la reforma del Consejo de la Magistratura y puso como ejemplo la persecución política a opositores en Latinoamérica y cuando después de perder la presidencia a manos de Mauricio Macri en 2016, fue procesada por decisiones políticas como el dólar futuro.

Cristina evitó romper la alianza de Gobierno, pero volvió a marcarle la cancha a Alberto Fernández con un largo discurso ante un centenar de parlamentarios europeos y latinoamericanos desde un escenario propio, y con apoyo de militantes de La Cámpora que vitoraban desde las gradas que recordaron a los discursos por cadena nacional cuando era Presidenta: "Cristina, Cristina corazón, acá tenés los pibes para la liberación".

s