Esta semana va Caputo al Congreso a dar explicaciones de su política financiera: de la pública y de la personal. Cristina parece que zafa: nadie quiere tratar su desafuero así que el tema queda cajoneado hasta nuevo aviso. Esta semana se publica el decreto para proponer a Weinberg de Roca como procuradora y empieza una nueva rosca en el Congreso: ¿cómo va a hacer Cambiemos para conseguir sus 48 votos?

La visita de Caputo al Congreso es muy esperada por todos. El que más la espera es el propio Caputo, que según cuenta en su entorno está ansioso por sacarse este tema de encima. “Tendríamos que haber ido la semana pasada y dejar expuestos a los legisladores que se borraron toda la semana por el feriado”, dicen con resignación cerca de Caputo.

¿Intentó Caputo ganar tiempo? “No, eso fue parte de acuerdos parlamentarios. Nosotros no queremos dilatar más el tema”, dijeron.

Tanto el oficialismo como la oposición ya delinearon sus estrategias que van a implementar el miércoles desde las 9. La Comisión que lo va a recibir a Caputo es la Bicameral de Seguimiento de la Deuda.

¿Por qué ahí?

  • El pedido original para que fuera Caputo al Congreso llegó desde los diputados opositores. Los planteó el FpV y el Peronismo Federal no pudo desoír el pedido. Si se llegaba a votar, el Gobierno perdía. Así que Peña aceptó mandar a su ministro.
  • Diputados es un descontrol y nadie puede garantizar el orden del encuentro. Por eso se eligió una bicameral presidida por un senador. Es más fácil negociar con Pichetto que con Rossi y Del Caño.
  • La presidencia de la Comisión quedó a cargo de José Mayans, formoseño, hombre de muchas palabras y especialista en economías regionales. Gente de experiencia, es senador desde 2001 y uno de los más antiguos de la Cámara. Responde a Pichetto.
  • La idea es que Caputo vaya a hablar de deuda. Los senadores se van a encargar de ir por ese lado y Mayans es la garantía de que se le pregunte por lo que indica el nombre de la comisión. Aunque también el ministro está abierto a contestar cualquier otra consulta que los diputados tengan sobre las offshore. 

¿Qué va a hacer la oposición?

El Peronismo Federal en todas sus vertientes va a cumplir lo pactado. Alguna preguntita de las off shore pero llevar todo al terreno técnico, donde tienen fuertes diferencias con el endeudamiento que está llevando adelante el gobierno.

El FpV dividió las tareas del equipo. Lo técnico lo va a encarar Axel Kicillof. El que encabece lo político (es decir, la cuestión de las denuncias) va a ser Rodolfo Tailhade, que está por estos días encerrado en su despacho pensando algún golpe de efecto. “Tanto discurso va a ser un embole y nadie va a entender nada”, les dice a sus asesores. Por su estilo, el hombre sabe generar escándalos.

Cristina duerme tranquila

El Senado mientras tanto tiene en su agenda otra discusión que arrastra desde fin del año pasado. El desafuero (o no) de Cristina Kirchner.

La última ola de excarcelaciones pareciera haber resuelto la cuestión, que era incómoda para todos:

  • A Cambiemos no le servía que la expresidenta terminara presa, pero no puede desoír el reclamo de su electorado.
  • Al peronismo no K no le interesa mandar presa a su exlíder. Pero tampoco quieren quedar como cómplices.

El senador de Cambiemos Ernesto Martínez ya salió a decir que en el nuevo escenario este debate “no tiene sentido”. “La excarcelación de Zannini logra jurídicamente un efecto extensivo a Cristina y su prisión preventiva se ha quedado sin materia", dijo a LaPoliticaOnline.

Hay un debate jurídico-político en la Comisión de Asuntos Constitucionales que preside Dalmacio Mera. ¿La Comisión se tiene que expedir o el tema tiene que ir directo al recinto?

La idea del peronismo no K es evitar que el tema se discuta en comisión para evitar un debate innecesario y peligroso. En el recinto el desafuero tiene que ser votado por los 2/3 de los senadores, número imposible de conseguir. Y nadie en el Congreso argentino fuerza una votación sabiendo que pierde.

Más conflictos en el horizonte

Empieza la negociación por la procuración. Macri le ofreció el cargo de jefa de los fiscales a Inés Weinberg de Roca. En los próximos días va a ingresar el pliego en el Senado. Ahí falta un largo camino para recorrer que incluye escuchar impugnaciones y una audiencia pública en la que Weinberg de Roca tiene exponer ante los senadores.

Para aprobarse, su pliego necesita los 2/3 del Senado. Son 48 votos. Cambiemos necesita sí o sí al peronismo de Pichetto; ambos bloques suman 50 votos.

Fuentes del bloque peronista aseguraron que por ahora la mayoría está indecisa respecto a si acompañar o no.

Seguramente se va a usar como prenda de cambio algún otro nombramiento pendiente. Como el del exjefe de bloque menemista de diputados, Humberto Roggero que hace tiempo el peronismo impulsa como Defensor del Pueblo.

Por otro lado, el 17 de abril va a ir Aguad, ministro de defensa, a la Bicameral que investiga lo que pasó con el ARA San Juan. Otra gran polémica en puerta. No se sabe aún si la presentación terminará o no en escándalo.

Si querés más info sobre estos temas suscribite al newsletter semanal La Jungla del Poder