Crisis por las escuelas

El Gobierno apura a la Justicia por las clases: ¿qué va a hacer la Corte Suprema?

El Presidente busca que el tribunal se expida lo antes posible en favor del DNU 241 que dispuso el cierre por 15 días de la presencialidad en las escuelas.
por Mariano Obarrio | 19 de abril de 2021 - 22:02
Conmigo la rebelión

"Conmigo la rebelión, no". Alberto Fernández desafía a la Ciudad (Foto: archivo).

Tras una jornada agotadora en la guerra entre la Casa Rosada y la Ciudad, Alberto Fernández repasaba anoche con sus principales colaboradores la respuesta que el Poder Ejecutivo le dará a la Corte Suprema con la máxima celeridad posible dentro de los cinco días que le impuso el Máximo Tribunal. El Presidente busca que la Corte se expida cuanto antes en favor del DNU 241 que dispuso el cierre por 15 días de la presencialidad en las escuelas.

“Van a darle celeridad a la respuesta a la Corte Suprema para contestarla lo antes posible”, señalaron a A24.com en el entorno del Presidente. Esa presentación la deberá hacer el procurador general del Tesoro, Carlos Zannini, mano derecha de Cristina Kirchner.

El Poder Ejecutivo quiere que la Corte se expida cuanto antes. Mientras no se pronuncie, las escuelas seguirán abiertas por el fallo de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso de la Ciudad. Un fallo de la Corte que convalide el DNU bastaría para cerrarlas y reanudar las clases virtuales para los niños hasta el 30 de abril.

En medio de ello, según pudo saber A24.com, la vicepresidenta organizó un ataque múltiple contra el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que había desafiado a Alberto y a Cristina mediante un recurso de amparo ante la Corte para declarar inconstitucional el DNU. Tampoco le perdonan a Larreta que haya reabierto las escuelas tras un fallo de la Cámara en lo Contencioso porteña.

El bombardeo del lunes fue fulminante, sistemático y repetitivo. El Presidente acusó a Rodríguez Larreta de hacer política sin datos científicos, de vacunar solo al 14% de los docentes, y de ser la anteúltima provincia en vacunaciones a maestros. El ministro de Ambiente, Juan Cabandié, lo acusó de pedir 60 respiradores antes de presentar el amparo ante la Corte.

El gobernador bonaerense, Axel Kicillof, prosiguió con sus descalificaciones. Otros cuatro gobernadores apoyaron al Gobierno y condenaron al jefe porteño con sendas declaraciones.

Los legisladores del Frente de Todos pidieron el juicio político de los miembros de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de la Ciudad que admitió la inconstitucionalidad del DNU por invadir competencias porteñas y violar la autonomía del distrito.

La Corte Suprema no tenía mayor apuro en declararse competente. Pero el fallo de la justicia porteña aceleró sus tiempos. Se declaró competente para definir, tal como pidió la Ciudad, si ese decreto es inconstitucional y viola la autonomía porteña.

Previo a esa decisión, le dio traslado al procurador del Tesoro, Carlos Zannini, para que presente los argumentos del Poder Ejecutivo contra la impugnación del DNU de la Ciudad del viernes.

“Se sigue con atención en la Casa Rosada”, decía anoche enigmático un alto funcionario. “La decisión es darle celeridad al tema. Se va a contestar y brindar todo lo más rápido posible. Siempre basándose en los argumentos que dan los informes epidemiológicos del Ministerio de Salud”, agregó un hombre que circula en los despachos del Poder Ejecutivo.

El caso en la Corte está en la Comisión de Juicios Originarios. En la mañana de ayer se decía en esos pasillos que lo más conveniente sería lograr que el DNU fuera convalidado por la Comisión Bicameral de Decretos de Necesidad y Urgencia del Congreso, que debe aprobar o rechazar todos los DNU del Poder Ejecutivo.

“No quisieran meterse porque los DNU se revisan en el Congreso y no quieren que se judicialicen más cuestiones que son estrictamente de índole política”, decía un hombre cercano a la Corte. La jueza Elena Highton de Nolasco votó en disidencia por la incompetencia de la Corte en pleitos vinculados a la Ciudad. No considera que es una provincia autónoma igual a las demás. Entre los otros cuatro no se sabe cuántos hay en contra y a favor de los DNU. Pero es un número peligroso: si fueran dos y dos el asunto podría trabarse.

El máximo tribunal quedó envuelto en un berenjenal en el que no quería meterse. El fallo de la justicia porteña lo arrastró. Además, Zannini se presentó ante la Cámara Federal en lo Contencioso Administrativo para declarar la inhibitoria y anular el fallo porteño. Por cualquiera de los caminos, el caso debería llegar sí o sí a la Corte Suprema.

Para colmo de males, mañana miércoles habrá una audiencia conciliatoria en la Corte entre la Ciudad y la Nación, convocada por el máximo Tribunal, para resolver el pleito por la coparticipación que Alberto le quitó el año último a Larreta: $65.000 millones. Se juntarán los dos conflictos cruciales en una misma semana.

En la Ciudad de Buenos Aires había optimismo por la admisión de competencia del máximo Tribunal. Cerca del procurador general de la Ciudad, Gabriel Astarloa, existía una fuerte expectativa en que la Corte se expidiera con premura en favor de la Ciudad, es decir en contra del DNU que interrumpió la educación presencial. Con el fallo porteño, cada día que deja pasar la Corte es un día ganado por la Ciudad porque las escuelas están abiertas.

El enojo de Alberto Fernández y de Cristina Kirchner contra la justicia porteña y contra Larreta no tiene límites. Hoy, los puentes entre la Casa Rosada y la Ciudad están virtualmente cortados. “El Presidente está furioso con la justicia y con Larreta y también la vicepresidenta. Hoy hubo clases en muchas escuelas y fue un golpe a la autoridad del Presidente”, señalan en Balcarce 50.

“No hay claridad aún sobre cómo van a contestar a la Corte, pero en principio políticamente como lo vienen haciendo”, señaló la fuente oficial. Durante un anuncio de obras para el sistema de Salud, Alberto Fernández, acusó a Larreta de no vacunar a los docentes como sí lo hicieron Buenos Aires (Kicillof), Cordoba y Santa Fe. Dijo que sólo inoculó al 14% de maestros y es la penúltima provincia en ese ranking. En el entorno de Larreta señalaron que los docentes son la cuarta etapa de vacunaciones, que aún se está terminando la tercera, y que sólo pudieron usar algunas vacunas de Sinopharm para ellos cuando todavía no estaba aprobada para mayores de 60 años.

Muchos ministros nacionales se opusieron al DNU de Alberto Fernández y a los cierres de escuelas. Entre ellos, el propio Santiago Cafiero, jefe de Gabinete; Carla Vizzotti, ministra de Salud; y Nicolás Trotta, de Educación. Los funcionarios albertistas tenían el reproche hacia su jefe de dejarse llevar por Cristina y Kicillof en una decisión que no era necesaria y hasta era contraproducente: terminó enfrentándolo con el grueso de la clase media.

Pero el Instituto Patria quiere evitar un colapso sanitario y económico en el conurbano porque es un bastión sensible en las elecciones primarias de agosto y las generales de octubre. Si pierde las elecciones en ese territorio, perderá en el país.

De todos modos, desde ayer todos los funcionarios cerraron filas con Alberto Fernández en contra de la Ciudad. Es la otra pata de la estrategia, la política, para combatir a Larreta. Acusan al jefe de gobierno porteño de “mamarracho jurídico”, “insurrección” y “sedición”. Lo acusan de usar el DNU de las escuelas para comenzar su campaña presidencial con miras a 2023 llevado por encuestas. Es de esperar más ataques sobre la Ciudad y sobre Larreta.

Por lo pronto, el bloque del Frente de Todos en la Legislatura porteña pidió ante el Consejo de la Magistratura de la Ciudad el juicio político de todos los miembros de la Cámara de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo, Tributario y de Relaciones de Consumo porteña, quienes voltearon el DNU de Alberto Fernández. Están convencidos de que sus miembros están digitados por Rodríguez Larreta.

Por otra parte, impulsados por la Casa Rosada, cinco gobernadores salieron en defensa del Gobierno y denostaron a Rodríguez Larreta. El ataque fue planificado y orquestado: Axel Kicillof (Buenos Aires), Omar Perotti (Santa Fe), Sergio Uñac (San Juan), Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Omar Gutiérrez (Neuquén), del MPN pero ahora oficialista.

“Esperemos que la política de coordinación en el AMBA tenga éxito como al principio de la pandemia”, dijo Perotti, que de todos modos había fijado que no adhería al DNU 241 como pidió Alberto.

El hiperoficialista Uñac reclamó “respetar las medidas, vivir en un Estado de Derecho, respetar las reglas de juego”. La cuñada de la vicepresidenta, Alicia Kirchner, pidió: “Miremos a la Argentina federal, no solamente desde nuestro lugar”. Y Omar Gutiérrez, que era macrista durante el gobierno de Macri, criticó a Horacio Rodriguez Larreta por los “fallos a medida de autoridades locales”.

Kicillof fue el más duro y sin rodeos. “Es repugnante que se utilice a la Justicia para perjudicar a los que tienen que ser cuidados”, exclamó el gobernador bonaerenese. Y dijo que “preferimos ser antipáticos con algunos, antes de hacer política con la muerte”. Desde el estrado del Museo del Bicentenenario, en su anuncio de obras de salud, el Presidente había pedido “no hacer política con la pandemia”. Además, de defenderse en la Justicia, la estrategia fue atacar en la política.

Se habló de

Lo Último de Show