Elecciones 2021

El Gobierno descarta impulsar el impuesto a la riqueza y la reforma laboral, al menos hasta hasta después de las elecciones

Preocupado por el impacto de la foto en Olivos, el Gobierno descarta que estén en estudio medidas extraordinarias de cobros de impuesto a las grandes fortunas. También demora el acuerdo con el FMI.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Ministro de Economía

Ministro de Economía, Martín Guzmán y el equipo que negocia la reestructuración de la deuda con el FMI. El acuerdo deberá esperar a que pasen las elecciones. (Foto: Archivo)

El Gobierno nacional salió a aclarar que no analiza -al menos antes de las elecciones legislativas de noviembre- volver a aumentar impuestos o cobrar una vez más el impuesto a la riqueza como reclaman algunos sectores internos del kirchnerismo para financiar la crisis económica y social por la pandemia, mientras que también descarta de plano impulsar cambios en la ley de contratos de trabajo o reforma laboral, aunque admiten la idea de impulsar una reducción de las horas de la jornada laboral, sin modificar los sueldos.

En tanto, el ministro de Economía, Martín Guzmán, enfrió las negociaciones y patea para antes de fin de año o los primeros meses de 2022 las negociaciones para reestructurar la deuda con el FMI: después de las elecciones del 14 de noviembre.

"Por el momento se está a la espera de que pasen las elecciones, para que la campaña electoral no complique las conversaciones", dijeron a A24.com fuentes oficiales, aunque aclararon que el intercambio entre los técnicos del Ministerio de Economía y del Fondo Monetario continúa de manera informal.

Tal como había anticipado este portal, Guzmán espera cerrar un acuerdo con el FMI para reestructurar la deuda de 45.000 millones de dólares que tomó la administración de Mauricio Macri en 2018, recién para "fines de este año o los primeros meses de 2022".

Mientras tanto, seguirán intentando contener una estampida del dólar para evitar que se dispare aún más la inflación, con el aumento del cepo cambiario.

No habrá aumento de impuestos

Cerca de Guzmán aseguran al contrario de versiones que surgieron en medio de la campaña electoral, que el Ministerio de Economía esté analizando crear o aumentar impuestos. En ese marco, descartaron que esté en carpeta de forma inminente un nuevo cobro del impuesto a la riqueza, aunque es una propuesta que el Gobierno argentino plantea ante foros internacionales como el G-20 como un método para financiar las crisis por las abruptas caídas del PBI provocadas por la recesión de la pandemia.

"Nadie discute seriamente eso, si hay sectores que lo promueven, no es desde el entorno de Guzmán", señalaron las fuentes de Casa Rosada.

La candidata a diputada del Frente de Todos, Victoria Tolosa Paz, también salió a aclarar declaraciones suyas que dijo, "fueron sacadas de contexto" en los últimos días cuando, en una entrevista radial, se había interpretado que en caso de ganar las elecciones, el Frente de Todos impulsaría un aumento de impuestos a las grandes fortunas o a los bienes personales.

El discurso oficial sigue siendo que Guzmán desde que asumió el 10 de diciembre de 2019, impulsó baja de las alícuotas de varios impuestos como el de Ganancias y las retenciones a exportadores Pymes.

Señalan que por otro lado, se avanza en la idea de "simplificar" el sistema de cobro de Ingresos Brutos, que según reconocen, genera distorsiones y descuentos en varias instancias a la vez con una alta impositiva en los precios y los sectores productivos.

Impuestos y FMI, las negociaciones estancadas por las elecciones

Sin embargo, reconocen que la reforma impositiva está verde y será tema de análisis en el marco de las negociaciones con el FMI, aunque en el Gobierno aclaran que el plan es "sin condiciones impuestas por el Fondo".

Por eso, esperan que pasen las elecciones para que discursos críticos del kirchnerismo, como el protagonizado la semana por el jefe del bloque de diputados, Máximo Kirchner, despotricó contra el FMI y que esas declaraciones de campaña, no traigan problemas a las negociaciones.

Finalmente, el discurso de Cristina Kirchner y del entorno kirchnerista más crítico, terminó por moderar las críticas al FMI y envió un mensaje conciliador, apuntando las mayores críticas de campaña hacia la oposición política y el endeudamiento generado durante el Gobierno de Macri como el generador de todos los males de la Argentina.

Así, Guzmán se alineó al mensaje de la jefa política del Frente de Todos, que anunció que pese al endeudamiento histórico, el Gobierno va a cumplir con sus obligaciones con el Fondo, pero pondrá sus propias condiciones, reclamando aumento de plazos y baja de las tasas de interés. Uno de los principales ejes del discurso de campaña.

s