Casa Rosada

El Gobierno busca cerrar la polémica con la vice de Milei y ratifica la política de Derechos Humanos

Fuerte respaldo a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo. Rechazan el planteo de Victoria Villarruel a quien vinculan con personajes de la dictadura.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Archivo: El Gobierno hizo un mapping sobre la Casa Rosada en homenaje a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Archivo: El Gobierno hizo un mapping sobre la Casa Rosada en homenaje a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

En el Gobierno se corrieron del debate al que los quería llevar la candidata a vicepresidenta de Javier Milei, Victoria Villarruel. Era un debate que parecía saldado por la sociedad argentina a 40 años de democracia ininterrumpida: la teoría de la guerra o de los dos demonios -dejada de lado a partir del Juicio a las Juntas durante el gobierno de Raúl Alfonsín- que planteaban responsabilidades similares a los militares represores que participaron del genocidio cometido desde el Estado nacional, con los actos de terrorismo previos al Golpe de Estado de 1976 cometidos por organizaciones políticas armadas.

Más allá de las primeras reacciones de repudio al acto en la Legislatura porteña por considerarlo "negacionista" de las atrocidades de la última dictadura, en el Gobierno descalificaron a la compañera de fórmula de Javier Milei y candidata a vicepresidenta de LLA, y se alinearon en una defensa contundente a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, como las principales gestoras -más allá de los gobiernos- de la política de Memoria, Verdad y Justicia, que impulsaron los juicios contra militares y exrepresores, junto a la búsqueda de hijos y nietos de desaparecidos apropiados por familias militares.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2FA24COM%2Fstatus%2F1699107314467316175&partner=&hide_thread=false

En la Casa Rosada se alinearon al discurso de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, quien pidió no darle importancia al acto de Villarruel: "Es una mujer perdida en el mundo de la política que dice todo para tener resonancia. Si le damos importancia, es lo que ella quiere".

Y la polémica terminó centrándose en una defensa férrea de la política de Derechos Humanos implantada desde el retorno a la democracia en 1983 con el avance de los juicios contra los genocidas y reconocimiento de los derechos de las víctimas del terrorismo de Estado.

En un comunicado publicado en redes sociales, las organizaciones Madres y Abuelas de Plaza de Mayo salieron a marcar posición:

"El terrorismo de Estado desapareció, secuestró, torturó, asesinó. Arrojó personas vivas al mar, mantuvo con vida a mujeres embarazadas hasta dar a luz para quedarse con sus bebés. También acribilló a mujeres embarazadas", sostienen las Abuelas de Plaza de Mayo.

Ante la consulta de este portal, desde los ministerios de Interior, de Justicia, como desde la jefatura de Gabinete y de Seguridad, entre otros, coincidieron "100% con el pedido de Carlotto" de descalificar a Villarruel por ser una dirigente "negacionista" que "busca hacer campaña" con el dolor de la época más trágica y oscura de la historia del país.

Cerca del Ministro del Interior e hijo de desaparecidos, Wado De Pedro, explicaron a A24.com la decisión de no responderle: "tiene una política y un pensamiento claro, con eso Villarroel lo vive atacando hace años, y nunca contestó".

El secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti se limitó a defender a Estela de Carlotto ante las críticas de Villarruel, pero evitó referirse al acto en la Legislatura en la que familiares de militares, víctimas del terrorismo, buscaron reivindicar sus derechos y reclamaron revisar la política de derechos humanos del gobierno, que solo reconoce derechos e indemnizaciones a víctimas del terrorismo de Estado, en manos de la entonces Junta Militar.

https://publish.twitter.com/oembed?url=https%3A%2F%2Ftwitter.com%2Fpietragallahora%2Fstatus%2F1698869955712741658&partner=&hide_thread=false

Pietragalla le respondió a Villarruel en defensa de Carlotto: "@VickyVillarruel que te refieras a Estela de Carlotto en estos términos solo te pone en el lugar en el que siempre estuviste, el lugar del odio y del resentimiento a los que con amor y lucha acabaron con la impunidad de los genocidas en este país. Seguí así, nosotros siempre vamos a estar del lado de la memoria, la verdad y la justicia", replicó el secretario de Derechos Humanos y militante kirchnerista.

Salvo excepciones como el jefe de Gabinete, Agustín Rossi que salió a repudiar fuerte el acto organizado por Villarruel y advertir que si llegaran a ser gobierno estarían planificando indultar a los ex represores y genocidas militares.

Alberto Fernández en un acto este martes criticó por segundo día consecutivo a los "negacionistas" de los 30.000 desaparecidos y dijo que "la derecha se quiere aprovechar de la crisis mental de la sociedad tras la pandemia y se presenta como solución y protección ante la debilidad por la crisis".

También se sumó la CGT con un comunicado de repudio a las críticas de Villarruel a Estela de Carlotto: "con las Madres y Abuelas no", se titula el comunicado en el que la central sindical oficial manifestó su rechazo a las declaraciones de la candidata a vicepresidenta de La Libertad Avanza Victoria Villarruel como su apoyo a la titular de Abuelas de Plaza de Mayo Estela de Carlotto.

"Las repudiables palabras de Villarruel se enmarcan en una línea negacionista y antidemocrática que ya no tiene lugar en la Argentina. Esta CGT va a respaldar incansablemente y sin miramientos la lucha de Estela de Carlotto y las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, quienes representan un verdadero ejemplo de madurez democrática y compromiso con los derechos humanos", señala.

Pero en el gobierno todos evitaron responder a las preguntas que reabrieron el debate en plena campaña electoral sobre las responsabilidades del peronismo en la década del '70, como tampoco sobre el peligro que significaría un gobierno pro dictadura militar si llegara a ganar la fórmula de Libertad Avanza con Milei y Villarruel, y cómo respondería frente a una crisis política con una sociedad que descree de las principales instituciones. Un debate que se sabe dónde comienza, pero no donde termina.