La Jungla del Poder

El todos contra todos antes de las elecciones: el mapa de Horacio Rodríguez Larreta y el dilema del candidato del FdT

Todos negocian con todos. Vidal y Carrió lanzan un espacio propio (de formación). Axel y los intendentes pelean el control de la provincia
Pablo Winokur
por Pablo Winokur |
Horacio Rodríguez Larreta y los principales referentes de Juntos por el Cambio

Horacio Rodríguez Larreta y los principales referentes de Juntos por el Cambio, tras la reunión en un bar de Palermo. Mauricio Macri no participó (Foto: prensa Juntos por el Cambio).

La semana que viene, Elisa Carrió y María Eugenia Vidal lanzan juntas un seminario de “Formación Teórica y Práctica de la Acción Política” para cuadros dirigenciales sub-40. Empieza el lunes 21. Carrió usa esos encuentros en el Instituto Hanna Arendt para enmarcar sus afinidades políticas. También para mostrar algunos mensajes: quiere que Vidal sea candidata en Ciudad y ella ir a Provincia. No sería raro que Vidal definiera por esos días qué va a hacer de su futuro político. Por ahora, figura en el padrón electoral de Castelar.

Vidal es la dirigente que mejor mide en provincia de Buenos Aires. Por eso, Patricia Bullrich y Mauricio Macri la quieren ahí. De paso, evitan la competencia en la Ciudad y le pelean a Horacio Rodríguez Larreta el liderazgo. Números preliminares la ubican a Vidal en un 40% de intención de voto; Diego Santilli –hoy candidato de Larreta- está en 28% según el mismo sondeo. No está mal para alguien que todavía no desembarcó en la Provincia. Horacio lo quiere a él encabezando.

Esta semana se juntó la oposición en un bar de Palermo. La reunión no fue mala. La previa había sido muy caliente, se habían tirado con todo por las candidaturas. Pero en la mesa de negociación, el clima fue distendido. Estuvieron todos menos Macri. La reunión fue después de las 19. “Seguro se quedó mirando Netflix”, dijo uno de los presentes.

El principal acuerdo fue habilitar las PASO en todos los niveles y distritos con pisos bajos para el reparto de lugares en las listas. La idea es que aún sacando pocos votos, una agrupación chica pueda entrar en el reparto. En otros términos, dar incentivos para que todos jueguen por adentro y a nadie se le ocurra armar una lista por fuera de Juntos por el Cambio.

Larreta planteó cambiar el nombre del espacio para poder convocar a extrapartidarios y espacios como el de Stolbizer (de buena relación con Vidal y Larreta) o Espert en Provincia (con lento acercamiento a Macri).

Lousteau_Rodriguez_Larreta.jpg
Martín Lousteu y Horacio Rodríguez Larreta, junto al intendente de Río Tercero, Marcos Ferrer.

Martín Lousteu y Horacio Rodríguez Larreta, junto al intendente de Río Tercero, Marcos Ferrer.

No queda claro quién va a ser el encargado de buscar el nombre y mucho menos de decidirlo. Antes era fácil: Marcos Peña y Jaime Durán Barba tiraban opciones y Macri aceptaba o vetaba. Ahora todo se decide como en una reunión de consorcio. No es fácil.

Larreta esta semana activó el "plan federal". Se mostró con Martín Lousteau y el intendente de Río Tercero, Marcos Ferrer, en un mensaje a tres puntas:

  • Ratificar la alianza con Lousteau.
  • Mostrarse abierto a las gestiones del interior del país.
  • Plantarse frente a Macri en la interna cordobesa. El expresidente propuso a su exministro de Turismo, Gustavo Santos, como candidato en Córdoba. Es un nombre que genera rechazo en el radicalismo cordobés.

Por si los problemas fueran pocos, la oposición tiene una situación todavía más grave que enfrentar los próximos dos años, gane o pierda…

¿Qué se juega en las elecciones?

El Gobierno, en toda su gestión, no pudo sacar ninguna ley conflictiva en Diputados:

  • Expropiación de Vicentin
  • Reforma judicial de Alberto
  • Reforma del Ministerio Público Fiscal
  • Ley de emergencia Covid-19

La excepción fue el impuesto a las grandes fortunas, que tuvo el apoyo de sectores de la oposición no Cambiemos.

Le faltan siempre unos 3 votos para poder conseguir en Diputados que se apruebe cualquier ley. Algunas medidas pueden tener resistencia de gobernadores peronistas, pero esas resistencias se vencen fácil si oficialismo tiene mayorías consolidadas: hoy no las tiene.

En esta elección se juega algo clave para el gobierno de Alberto: con muy poco esfuerzo y sin mandarse mayores mocos puede recuperar la mayoría en el Congreso.

¿Por qué? Porque este año se renueva en diputados la elección de 2017, que fue la mejor de Cambiemos, cuando parecía que Macri llegaba para quedarse muchos años en el poder. No solo Esteban Bullrich le ganó a Cristina Kirchner y Carrió sacó más de 50 puntos en Capital, sino que ganaron en:

  • Córdoba
  • Santa Fe
  • Entre Ríos
  • Neuquén
  • Chaco
  • Salta
  • Santa Cruz
  • La Rioja
  • Mendoza
  • Jujuy
  • Corrientes

Además empató en bancas en Formosa, Tucumán, Chubut y Tierra del Fuego.

Es muy difícil que la oposición pueda tener una performance así sin estar en el poder. Es muy raro que el partido gobernante pierda a nivel local en elecciones intermedias. Solamente hay dos variables que hacen cambiar la historia: que el poder nacional esté en manos de otro partido que pueda bajar fondos (obra pública, planes sociales, etc.); o que haya una crisis social y política importante.

Lo primero, en este caso es imposible: 20 de 24 provincias son gobernadas por el peronismo o sus aliados. Lo segundo –la crisis- está por verse. Nadie sabe qué va a quedar en el país cuando pase la pandemia, si es que pasa.

Los dilemas del Frente de Todos

Los dos partidos principales juegan a la grieta. En el Frente de Todos están cada vez más convencidos de que con los propios ganan. No necesitan expandir mucho hacia el centro, como se hizo en una primera etapa. Hay que consolidar el voto propio. Vamos a ver cada vez más un peligroso aumento de la agresividad.

Por supuesto va a estar la estrategia de que Sergio Massa agarre votos por derecha. Esta semana se le dio todo el protagonismo cuando el Gobierno decidió dar marcha atrás con el aumento y cobro retroactivo del monotributo. La idea siempre es que él vaya con el discurso del “Alivio Fiscal”, y que Máximo Kirchner apure el discurso de redistribución, congelamiento de tarifas y controles de precios.

El viernes, Massa se juntó con Martín Guzmán para ajustar este tema y los detalles de un viaje a Estados Unidos. En política exterior también Massa es el hombre de Estados Unidos, mientras que Axel Kicillof y el kirchnerismo negocian vacunas con las potencias no occidentales.

El Frente de Todos tiene un problema a la hora de pensar en su principal candidato, que es el que encabece la lista de diputados de la provincia de Buenos Aires:

  • Si es muy cercano a Alberto (ejemplo, Santiago Cafiero) y pierde, la figura del Presidente queda completamente debilitada en el frente interno; si gana, le empieza a hacer sombra a Cristina y Máximo, cosa que difícilmente ellos toleren.
  • Si es muy cercana a Máximo (ejemplo, María Fernanda Raverta, de Anses, o Luana Volnovich, del PAMI) se da una situación parecida. Pierde, se destroza el proyecto Máximo 2027. Si gana, le empieza a hacer sombra a Kicillof e incluso a Máximo.
  • ¿Podría ser un intendente del conurbano? Podría ser un problema grande para Kicillof, que sigue desconfiando fuerte de todos ellos.

Los dardos cruzados entre Kicillof y los intendentes son cada vez más frecuentes. Los de Axel los acusan de querer lotear la provincia y de intentar ser “mini-gobernadores”. Un ejemplo es el plan de vacunación. Muchos intendentes querían armar sus propios vacunatorios y Axel frenó la idea: “No podemos compartimentar la política sanitaria provincial”, dijo.

Los intendentes le reclaman a Axel la falta de política y territorio. Dicen que los ministros tienen todos un perfil de profesor universitario de la UBA, con poca gestión, bastante soberbios y con mucho miedo a quedar pegados en denuncias de corrupción. Un combo explosivo que termina frenando todo.

Se quejan, por ejemplo, de que para los planes de urbanización de las villas, la Provincia prefiere contratar drones que hagan la inspección ocular antes que mandar gente a los territorios. “Los peronistas no podemos tener miedo de entrar a los barrios populares”, dice un hombre de buen vínculo con todas las tribus del Frente de Todos.

Muchos intendentes terminan tocando la puerta de Verónica Magario, la vicegobernadora, a ver si logran alguna gestión. En las próximas semanas se la va a ver cada vez más activa en el territorio a la vice. Esta semana fue a un vacunatorio en Morón y estuvo reunida con el intendente, Lucas Ghi, y con Martín Sabbatella, todavía líder político del municipio.

Veronica_Magario.jpg
La vicegobernadora Verónica Magario suele ser la más buscada por algunos intendentes para facilitar temas de gestión.

La vicegobernadora Verónica Magario suele ser la más buscada por algunos intendentes para facilitar temas de gestión.

El modelo Misiones

En el oficialismo se oscila entre el optimismo bobo y la desesperación paranoica. Si hay descontento con el Gobierno, ¿realmente la gente descontenta va a votar por la oposición?

Lo que pasó en Misiones puede ser una muestra de algo. Hubo elecciones para la legislatura provincial el domingo pasado. Solamente el 60% de la gente fue a votar, y fue la elección con menos participación de la historia de la provincia, con promedios históricos del 75%. ¿Puede ser el anticipo de un fenómeno que se extienda?

Te gustó esta columna. Suscribite al newsletter la Jungla del Poder clickeando acá y recibilo en tu mail