Elecciones 2021 

Elecciones 2021: El Gobierno logró sacar del centro al Olivos Gate, pero teme a la caída en las encuestas y denuncia intento de golpe

Tras tapar el escándalo de Olivos, el Gobierno profundiza la polarización con Macri y apuesta a la CGT para retener al electorado peronista. 
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández

Alberto Fernández, Sergio Massa y Tolosa Paz en un acto del Frente de Todos

Elecciones 2021: El Gobierno apuesta salir del Olivos Gate

Elecciones 2021: El Gobierno apuesta salir del Olivos Gate, denuncia intento de golpe y apuesta al peronismo y la CGT para ganar las elecciones. (Foto: Archivo)

En el Gobierno nacional celebran que a una semana de las PASO el escándalo por la fiesta de cumpleaños en Olivos dejó de ser el centro de la agenda política nacional. Pero todavía temen a la repercusión electoral que pueda tener la causa judicial contra el Presidente por violar la cuarentena en 2020.

En ese contexto, el Gobierno salió con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa (tercero en la línea de sucesión presidencial) a respaldar a Alberto Fernández y a denunciar un intento de golpe de Estado del ex presidente Mauricio Macri.

La denuncia de intento de Golpe

El oficialismo recordó el fantasma de lo que pasó cuando Macri perdió las PASO del 11 de agosto de 2019: al otro día, se produjo una fuerte corrida cambiaria que terminó en una mega devaluación. Los hizo tras unas confusas declaraciones de Mauricio Macri que el Gobierno aprovechó para agitar viejos fantasmas:

"Si nos encontramos que una mayoría de los argentinos decimos basta, eso va a generar una recuperación de la esperanza, un respirar, un aire nuevo" y agregó: "El lunes (después de las PASO) van a estar diciendo: o cambian o se van a ir, en el tiempo se van a tener que ir, porque han perdido el apoyo. En Argentina se ha destruido la confianza”, dijo Macri a una radio de Córdoba.

Cafiero fue el primero en acusar a Macri de impulsar un golpe contra el Gobierno: "Llama mucho la atención que un expresidente se maneje de ese modo con respecto a los mandatos constitucionales" dijo y agregó: "Nos parece repudiable lo que dice Macri. Acá no hay ningún tipo de anticipo (de fin de mandato). Es alarmante para todas las fuerzas políticas, todos deberíamos repudiar los dichos del expresidente porque atacan a la democracia".

Lo siguió el presidente de la Cámara de Diputados y tercero en la línea de sucesión presidencial, Sergio Massa, cuando en un acto en Berazategui junto a Alberto Fernández, dijo: "Mientras él llama a destituir a este Gobierno, nosotros llamamos a que después de la elección haya cinco políticas de Estado y se sienten en la mesa como una oposición seria”.

El discurso para los jóvenes

La estrategia de victimización abriendo el paraguas a una eventual derrota, se puso en marcha recién después de tapar la causa por el escándalo en Olivos con las declaraciones altisonantes de los candidatos para captar el voto bronca de los jóvenes que representan casi un 30% del electorado que podrían definir, junto al 10% de los indecisos, la próxima elección.

La primera candidata a diputada del Frente de Todos bonaerense, Victoria Tolosa Paz sorprendió y se ganó el título de todos los medios cuando señaló en una entrevista con un youtouber que "en el peronismo siempre se garchó".

Se sumó otra polémica frase de Alberto Fernández que algunos consideraron otro furcio cuando defendió a la docente militante que maltrató a un estudiante secundario bonaerense, hasta Tolosa Paz invitando a los jóvenes a tomar mate para convencerlos de no se vayan del país ante la falta de futuro por la crisis económica y social.

El discurso de Cafiero como jefe de Campaña y otros ministros como Matías Kulfas (Desarrollo Productivo) y Martín Guzmán (Economía), se sumaron para explicar los números de la reactivación económica que ve el gobierno para ganar las elecciones.

El conflicto con el campo y la UIA

Pero en el medio, el Gobierno se chocó con las nuevas críticas del campo y de la UIA, que cuestionan cada vez más el cepo cambiario y a las exportaciones de carne que prorrogó la Casa Rosada en un nuevo intento por contener la inflación y que terminó el jueves con el desplante del presidente Alberto Fernández a la UIA en el día de la industria, por un lado, y la amenaza de la Mesa de Enlace de convocar a un nuevo paro agropecuario para el día después de las PASO.

El Gobierno se mostró aferrado a los números de crecimiento de la economía que proyecta en el 8% para este año respecto al peor momento de la pandemia en 2020, con la recuperación de empleo pero admite que le cuesta bajar la inflación.

Atribuye la difícil salida de la crisis a que debió afrontar "una doble crisis, la que dejó el gobierno anterior de Macri y la de la pandemia, por eso, insiste Cafiero, necesitamos una doble recuperación".

Sobre el conflicto con el campo, en el Gobierno niegan como denuncian los productores que estén perdiendo plata y prometen que cuando se estabilicen los precios internos, abrirán el cepo a las exportaciones de carne.

El enfrentamiento con la UIA se enmarca en esa puja distributiva.

Primero habló Moroni, después Kulfas y tercero Cafiero, le pusieron número al nuevo aumento del salario mínimo: "tenemos que recuperar el 20% que se perdió entre 2018 y 2019 durante el gobierno de Macri".

Eso se sumaría a los aumentos salariales con las paritarias que en su mayoría, terminaron cerrando este año en un promedio del 42 al 45%, según el Gobierno, que terminaron de recuperar lo perdido por la inflación en la pandemia.

Alberto termimó la semana cerrando ese discurso con una fuerte apelación al voto de clase media y peronista: "¿Saben como nació la clase media argentina?. Nació con esas políticas de Perón y de Evita. Nadie defiende más a la clase media que nuestras políticas de apoyo a las pymes, a la industria, a los comerciantes y a los trabajadores para mejorar la condición social ascendente", enfatizó el Presidente tras una maratón de actos que terminó la semana en Berazategui y que culminará la campaña con un acto de cierre el próximo jueves con la cúpula del Frente de Todos incluida Cristina Kirchner.

Del escándalo de Olivos a la polarización entre dos modelos económicos y la denuncia de un llamado de Macri a un golpe de Estado, como el eje de la agenda que impulsa el oficialismo en la ultima semana de campaña. Aunque cerca del Presidente se muestran convencidos de que van a ganar. ¿Alcanzará?

s