icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Las fisuras que abrió la carta de Cristina se agigantan con algunos gestos de Alberto

Las fisuras que abrió la carta de Cristina se agigantan con algunos gestos de Alberto
Cristina Kirchner y Alberto Fernández (Foto: AFP).

La carta que escribió la vicepresidenta Cristina Kirchner hace dos semanas profundizó fisuras previas con el presidente Alberto Fernández. La designación del juez federal Daniel Rafecas como futuro procurador general de la Nación, en el Senado cristalizó las grietas en el Frente de Todos y en Juntos por el Cambio. Alberto decidió jugar a fondo por Rafecas porque presume un acuerdo con el sector dialoguista de la oposición.

Esa jugada del Presidente crispó a las alas radicalizadas del oficialismo y de Cambiemos. El diputado Leopoldo Moreau, que responde a Cristina, atacó ayer a la ministra de Justicia, Marcela Losardo, incondicional de Alberto, porque había defendido la postulación de Rafecas. Y el albertista Eduardo Valdes, aunque de buen trato con Cristina, sostuvo a Rafecas.

Los allegados a Alberto y Cristina se disparan entre ellos. Cristina Kirchner ahora quiere postular a otros propios y modificar la ley orgánica del Ministerio Público para designar al Procurador por mayoría simple y no por los dos tercios. Entre los candidatos se mencionan al abogado Maximiliano Rusconi; a la directora de Asuntos Jurídicos del Senado, Graciana Peñafort; y a Indiana Garzon, fiscal general de Santiago del Estero. Sería el modo más expeditivo de remover al procurador interino Eduardo Casal, que incomoda a la vicepresidenta sentado en la Procuración.

Sin embargo cerca de Cristina aseguraron a A24.com que “no se está discutiendo a Rafecas, sino el modo de selección y duración". "Una vez q se cambie eso se votará el Procurador”, advierten. Hay un dato ineludible: es el Poder Ejecutivo, Alberto Fernández, el único que puede proponer un candidato y enviar el pliego para que el Senado lo apruebe con los dos tercios.

Y el único pliego que se envió del Poder Ejecutivo es el de Rafecas. Incluso Peñafort dijo en las últimas horas que “Rafecas es un excelente candidato”. Luego de eso se produjo el apoyo de Losardo.

El pliego de Rafecas estaba casi dormido hasta hace una semana. Es por ello que Cristina había avanzado con la modificación de la ley que modifica las mayorías para su nombramiento y pensó otros nombres: Rafecas había dicho que si no tenía los dos tercios de los votos no asumiría el cargo.

Pero todo cambió por dos factores. La ex diputada Elisa Carrió irrumpió para proponer que era preferible darle los dos tercios a Rafecas. El mal menor. Con ello, abrió una grieta adicional en Cambiemos. El otro factor para la salida de Losardo al ruedo fue el fallo de la Corte Suprema, que oxigenó a Alberto Fernández porque ratificó la remoción de Leopoldo Bruglia y de Pablo Bertuzzi, aunque deberán ser reemplazados por jueces por concurso, en uno o dos años.

El Presidente se siente también con cierto oxigeno por el anuncio de la vacuna rusa, la calma del dólar y cierta baja de los contagios diarios de Covid- 19.

En este nuevo escenario, el Presidente le dio luz verde a Losardo para que saliera a jugar fuerte: “Rafecas es el candidato a la Procuración y esperamos que el Senado acompañe”. Era un mensaje directo a Cristina.

La respuesta de Moreau fue virulenta: “Lo extraño es que la ministra haya aparecido solamente para esto. Hace seis meses estamos debatiendo cuestiones judiciales, como el caso Stornelli, Casal, la reforma judicial, nada menos”. El diputado Eduardo Valdes, de su misma bancada, lo reconvino. “El único candidato a Procurador del Presidente es Daniel Rafecas, no hay otro”. El conflicto interno se agranda.

“Efectivamente, la pelea interna existe y algunos reprochan falta de bajada de línea y liderazgo”, señalaron a A24.com en la Casa Rosada. “Si el Presidente o CFK salieran a decir abiertamente lo que piensan, sería más fácil. Pero al no hacerlo, todos juegan sus partidos. Incluso con posiciones que luego no responden a nadie”, agregó ese funcionario. Entre tanto, la senadora María de los Angeles Sacnún, cristinista, dijo que se tratará la cuestión Rafecas luego de que el Congreso sancione los cambios de la ley del Ministerio Público Fiscal. Algo que no saben si pasará por la Cámara de Diputados.

La conducción de Juntos por el Cambio se reunió anteayer para saldar las heridas internas que había generado la propuesta de Carrió. La líder de la Coalición Cívica había sido apoyada por Horacio Rodríguez Larreta, por Martín Lousteau y por María Eugenia Vidal. Incluso, algunos macristas puros señalan con desconfianza que “los moderados tienen un acuerdo con Alberto Fernández”. Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Miguel Pichetto y Alfredo Cornejo, entre otros, no aceptan esa iniciativa del “mal menor”.

En el comunicado posterior, Juntos por el Cambio, puso en el congelador la pelea. Sólo condenó la ley para cambiar las reglas de juego del nombramiento del Procurador y señaló que esperará a que el oficialismo se decida a tratar el pliego de Rafecas para pronunciarse.

“Nos genera preocupación y alertamos sobre la gravedad que implica que el oficialismo pretenda modificar las mayorías necesarias para elegir y destituir al Procurador”, señaló. “En el momento en que el oficialismo en el Senado tome la decisión de impulsar el pliego propuesto Juntos por el Cambio va a expresar su posición”, agregó.

Cerca de Macri confirmaron a A24.com que ganó la postura de no meterse en la pelea del oficialismo: “No queremos a Rafecas y le tiramos la pelota a ellos. Actuaremos a partir de lo que haga el kirchnerismo”. Los allegados a Carrió aseguran: “Nosotros seguimos creyendo que si se salda el tema en el oficialismo hay que dar los dos tercios”. En el macrismo sospechan de acuerdos de Horacio Rodríguez Larreta con Alberto Fernández y con Sergio Massa por este y otros temas.

Otra grieta en el oficialismo se produjo por el anuncio de la compra de la vacuna Suptnik V de Rusia. La secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzotti, había dicho anteayer que sería “obligatoria y gratuita”. Pero el ministro de Salud provincial bonaerense, Daniel Gollan, y el jefe de Gabinete del gobernador Axel Kicillof, Carlos Bianco, afirmaron que “será voluntaria”. Luego, el ministro de Salud nacional, Ginés González García, señaló que “nadie le pondrá una pistola en la cabeza a nadie para vacunarse”.

Pero ayer los voceros de Salud aseguraron: “No será obligatoria, pero esa discusión quedará para más adelante cuando todas las vacunas de todos los países que investigan puedan aprobarlas en la OMS y aquí se pueda aprobar en la Anmat. Entonces, como cualquier vacuna, entrará en el calendario de vacunación que existe por ley. Pero ya no habrá dudas de su efectividad ni de que no tendrá efectos adversos. No vamos a poner obligatoria una vacuna que no se sepa cómo es”.

La Ciudad y la coparticipación

Luego del fallo de la Corte Suprema por los jueces, ahora Alberto Fernández espera otro: el que debe definir el máximo tribunal sobre el decreto que le sustrajo 1,8% de coparticipación a la Ciudad.

En la Corte aseguran que es el próximo fallo en llegar y que favorecería en gran medida a la Ciudad, es decir a Rodríguez Larreta. Por eso, el Presidente le hizo llegar un mensaje a los gobernadores de que quiere modificar el pacto fiscal de Mauricio Macri de 2017, suspendido por la emergencia de diciembre último, y que estos renuncien a cualquier reclamo judicial por cuestiones tributarias. Eso obligaría a la Ciudad a retirar su amparo de la Corte. En la Ciudad aseguran: “Esa es una salida inaceptable e innegociable”.

En forma paralela, el Presidente quiere avanzar sutilmente sobre el kirchnerismo. En una reunión con todos los intendentes del peronismo del conurbano, los alentó a plantear judicialmente la invalidez de la ley que les pone tope a sus reelecciones y a intentar sus reelecciones en 2023. Fue aplaudido por los barones del conurbano. Alberto sabe que Massa había votado la ley del tope a las reelecciones en alianza con Vidal en 2016. También sabe que Cristina controla políticamente a esos intendentes. Pero con sus jefes de distrito aliados quiere construir una corriente albertista en el conurbano. El experimento podría traer nuevas trifulcas en el oficialismo.

por Mariano Obarrio
SUBIR

NWS

Ovación

Show