icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Tras el escándalo del velatorio de Maradona, Alberto sostiene a Frederic y llueven críticas internas: "A los ineptos no los echan"

Tras el escándalo del velatorio de Maradona, Alberto sostiene a Frederic y llueven críticas internas:
Alberto, Kicillof, Frederic y Berni (Foto: Presidencia).

En medio de las turbulencias que dejó el velatorio de Diego Armando Maradona, espectáculo dantesco que recorrió el mundo por la toma de barrabravas a la Casa Rosada, el presidente Alberto Fernández resolvió confirmar y sostener a la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, que durante el fin de semana fue el blanco de críticas internas dentro del Gobierno y por parte del ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni.

En el oficialismo siguen las turbulencias. Berni escribió el domingo último una columna en el portal Infobae en la cual fue durísimo con Frederic, aunque no la nombró, y cuestionó la inacción de las fuerzas de seguridad federales durante los desmanes del velorio del Diez. En cambio, defendió el accionar de la Policía de la Ciudad y el gobierno porteño de Horacio Rodríguez Larreta.

"Todos ahora en el oficialismo están insultando a Berni porque defendió a Rodríguez Larreta, pero dijo lo que pensaba que está bien", señaló a A24.com un hombre cercano al funcionario bonaerense.

Se abrió así un fuerte debate interno en el propio kirchnerismo sobre los alcances de la represión legal de la policía. Berni responde fielmente a Cristina Kirchner. Pero otro soldado de la vicepresidenta, el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, denunció penalmente a Rodríguez Larreta y a la Ciudad por intimidación pública, abuso de autoridad y abandono de persona. Y lo hizo con aval de Alberto Fernández.

La propia Cristina había comenzado la ofensiva contra la Ciudad en el momento de los disturbios. Fue ella quien le ordenó al ministro del Interior, Eduardo "Wado" De Pedro, escribir un tuit furibundo contra Larreta: "Frenen esa locura y no repriman".

"Frederic no se va. El problema ya pasó y damos vuelta la página, ahora vienen otros temas", dijo a A24.com un funcionario de la intimidad de Alberto Fernández. En el mismo momento en que la noticia de la muerte de Maradona recorría el mundo, el miércoles último, un grupo de pseudo mapuches molió a trompadas y patadas a Diego Frutos, uno de los propietarios de una casa de Villa Mascardi que fue incendiada y usurpada en diversas oportunidades y denuncia a la comunidad Lof Lafken Winkul Mapu.

Pero nadie del Gobierno dijo nada. En el Ministerio de Seguridad aseguran que se está trabajando en el tema y que habrá medidas pronto para frenar la violencia mapuche. Pero los lugareños ya descreen de Frederic.

En la Casa Rosada insisten en que el desmadre del velorio de Maradona obedeció a una situación desgraciada que no pueden comentar en público. "Claudia y las hijas estaban muy firmes en terminar a las 16, porque tenían consejos médicos sobre la necesidad de no demorar el entierro. Un cuerpo con autopsia sufre un estado de descomposición que hace necesario apurar con el entierro. Ese miércoles a la noche ellas plantearon ese problema. El Gobierno quería extenderlo por 48 horas. Pero esto no lo podemos decir públicamente nosotros", señaló un funcionario.

De todos modos, nadie niega que la elección de la Casa Rosada para el evento tuvo que ver con la necesidad de replicar aquella imagen del velorio de Néstor Kirchner en 2010. Hubo un intento de sacar rédito político a las exequias de Maradona. Según admiten en el peronismo, la imagen de Cristina Kirchner de luto, aquella vez, en su papel de viuda, le hizo recuperar popularidad hasta que la ayudó para lograr su reelección en 2011.

Berni puso el dedo en la llaga. "Los policías tienen por definición un rol represivo y la represión puede ser legal, no tiene por qué ser la represión ilegal de la dictadura que vivimos los argentinos", dijo un allegado.

"Lo que hizo la policía porteña es lo que hubiera hecho cualquier fuerza de seguridad que tenga que repeler una agresión. Hay que conocer la calle", señalan cerca del ministro de Seguridad.

Luego de las críticas internas, Berni respondió ante sus colaboradores. "No van a echar a Frederic porque en este gobierno a los ineptos no los echan. No puede haber dicho que 'no nos sacamos un 10 pero aprobamos'", dijo Berni en la intimidad del gobierno bonaerense.

El conflicto con Frederic, en rigor, fue parte del plan "Vamos por Todo" que activó el gobierno de Alberto Fernández para acorralar a Rodríguez Larreta, que despunta en las encuestas como el principal candidato presidencial de Juntos por el Cambio con miras a 2023. Se compone de varios pasos. La denuncia penal contra la Ciudad fue parte de un todo.

"La idea es que todos los gobernadores y la Nación acordamos que la Ciudad debe volver a tener una coparticipación del 1,4% del total. Todo lo que Mauricio Macri le dio está demás", dijo a A24.com un funcionario de la Casa Rosada. Hasta hace dos meses, la CABA tenía 3,5% de la coparticipación total, porque el gobierno de Macri le había dado un 2,1% al transferirle la competencia de la seguridad con una parte de la Policía Federal. A valores de hoy, esa partida implica 60.000 millones de pesos.

Como respuesta a la cautelar de Larreta, el Presidente envió un proyecto de ley al Senado para sacarle el 0,9% restante, unos 24.500 millones de pesos. Pero estos últimos pasarían a la órbita del Ministerio de Hacienda, que dirige Martín Guzmán, y serían girados trimestralmente a la Ciudad para atender los gastos en Seguridad. Pero la Ciudad se opone porque implicaría un ataque a su propia autonomía. Un ministerio suyo dependería financieramente de la Nación, con lo cual quedaría condicionado a sus decisiones.

Esa ley se discutía anoche en la Cámara de Diputados porque el Frente de Todos apuró el viernes el llamado a una sesión especial. En Diputados se logró quórum justo porque solo hubo 129 diputados sentados. Luego, Juntos por el Cambio apuntó a postergar la sesión más allá de las 12 de la noche para que quedara fuera del período de sesiones ordinarias y pudiera ser impugnado por no cumplir el reglamento. Para esto, la oposición pidió más de 50 cuestiones de privilegio para hacer uso de la palabra. Los cuestionamientos traerán otro conflicto reglamentario. Sin embargo, hasta anoche el Frente de Todos no tenía asegurada la votación. El presidente de la Cámara, Sergio Massa, es un viejo amigo de Rodríguez Larreta.

En medio de esto, el Gobierno presiona ahora a la Ciudad para firmar el Pacto Fiscal 2020 que establecería que todas las provincias y la CABA deben renunciar a cualquier impugnación por coparticipación ante la Corte. Esto es inaceptable para Rodríguez Larreta y así la Casa Rosada lo dejaría afuera del acuerdo con los restantes 23 gobernadores.

También el Frente de Todos aprobó en el Senado la ley orgánica del Ministerio Público que modifica el mecanismo para nombrar al Procurador General de la Nación y así controlar a los fiscales y al Poder Judicial. Tampoco para este proyecto habría número suficiente de votos en Diputados. El Frente de Todos podría tener que postergarlo para el año próximo.

Ahora, el debate interno en la oposición, en JxC, es cómo hacer para bloquear las sesiones del período de extraordinarias. En especial, pondrían el foco en la ley del aborto, donde pueden contar con el apoyo de muchos diputados peronistas antiabortistas que no quieren votar la ley. Pero Juntos por el Cambio también tiene abortistas en sus filas, aunque muchos de ellos ven el atropello del Gobierno y dudan sobre si apoyar esa iniciativa.

"Quieren sacarle los recursos a la Ciudad, hundir a Horacio, lo denuncian penalmente, lo sacan del Pacto Fiscal. ¿Y nosotros vamos a darle a Alberto la bandera del aborto para que tape el ajuste a los jubilados y a la clase media, la crisis económica y la crisis sanitaria justo el día 10 de diciembre, que es el Día de los Derechos Humanos?", dijo a A24.com un diputado antiabortista. El lunes iba a haber una cumbre de toda la conducción de Juntos por el Cambio para debatir el camino por tomar por este tema. Se suspendió por la sesión. Pero es la pelea que se viene dentro de la oposición.

por Mariano Obarrio
SUBIR

NWS

Ovación

Show