Año electoral

La "mesa de Kicillof" impone la agenda al Gobierno y Macri organiza un Zoom secreto con Espert

La política se mueve entre las bambalinas. Las dos coaliciones tienen conflictos internos en lo peor de las restricciones y mientras la gente ve naufragar sus negocios por el virus.
por Mariano Obarrio |
Alberto Fernández se reúne con Axel Kicillof para evaluar la situación sanitaria de la provincia de Buenos Aires

Alberto Fernández se reúne con Axel Kicillof para evaluar la situación sanitaria de la provincia de Buenos Aires

La accidentada gestión de la pandemia del Covid 19 se montó en la estrategia electoral del Gobierno y de la oposición. El gobierno de Alberto Fernández quedó condicionado a la agenda de la “Mesa de Kicillof”, un gobierno paralelo en la provincia de Buenos Aires que arma estrategias para el Frente de Todos con miras a las PASO de septiembre. El expresidente Mauricio Macri se reunió en secreto con José Luis Espert y hablaron de armar una gran alianza electoral para la cual seguirán conversando.

En tanto, estalló el escándalo: la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, denunció corrupción en la compra de la vacuna de Pfizer y atribuyó el fracaso de esa operación a que el laboratorio no aceptó un socio intermediario en la Argentina supuestamente pedido por el exministro de Salud, Ginés González García.

El Presidente y Ginés anunciaron que querellarán a Bullrich, pero ella redobló la apuesta y dijo que “tiene que querellar a sus funcionarios”. El caso promete crecer en intensidad y convertirse en el gran escándalo de la pandemia y de la campaña.

Mientras tanto, la política se mueve entre las bambalinas. Las dos coaliciones tienen conflictos internos en lo peor de las restricciones y mientras la gente ve naufragar sus negocios por el virus. Según pudo saber A24.com, el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, amaga con presentarse a elecciones para diputado en el distrito con partido propio -Orden y Trabajo- y por fuera del Frente de Todos. Podría dividir el voto frentista. Dicen en el Frente de Todos que la vicepresidenta Cristina Kirchner no dejará que Berni se emancipe.

La exgobernadora bonaerense Mauria Eugenia Vidal, que blanqueó sus intenciones de ser precandidata presidencial en 2023 por Juntos por el Cambio, ahora amenaza con presentarse a elecciones como candidata a diputada por la Ciudad y competir en una PASO contra Patricia Bullrich, que también tiene un proyecto presidencial para 2023, al igual que Vidal y que su padrino político, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Hay un fuerte conflicto interno en JXC por este plan de Vidal.

Rodríguez Larreta apoya el desembarco de Vidal en CABA, pero sus intenciones preocupan a Macri, que apoya a Bullrich. El expresidente quisiera que Vidal fortalezca las chances en la provincia de Buenos Aires. Vidal no quiere quedar presa de Macri.

Alberto Fernández, mientras tanto, cavila la salida a las restricciones dispuestas por el DNU 334, que duran hasta el 11 de junio. Hasta el 31 de mayo cierres estrictos. Luego habrá 12 días de restricciones moderadas y un fin de semana -5 y 6 de junio- de fuerte encierro, como ahora. En los ministerios de Salud, que conduce Carla Vizzotti, y de Ciencia, de Roberto Salvarezza, analizan avanzar en restricciones intermitentes.

De ese modo, el esquema de 9 días de encierro y 12 de apertura, se repetiría durante el invierno. “No hay novedades por ahora”, dicen al lado de Vizzotti, pero admiten que está en análisis. La ministra lanzó el tema el fin de semana. En Ciencia aseguran que hay un equipo de científicos estudiando ese plan.

“Es un proyecto de unos investigadores del Conicet, financiado por el Ministerio. Nosotros no somos autoridad de aplicación. Es un insumo, entre tantos, que está en manos de Salud”, confirmaron.

El gobierno bonaerense de Axel Kicillof tendrá parte en la decisión. “Fue un poco lo siempre planteamos desde la PBA. Que lo mejor eran cuarentenas más estrictas y más cortas. Y en el medio cortes parciales de actividades para ir abriendo de a poco”, dijo un asesor del ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán.

Cerca de Kicillof aseguraron que “hay que tomar medidas que se cumplan” y señalan dudas acerca de su efectiva viabilidad. Por ahora, los números indican que en los primeros tres días las restricciones estrictas tuvieron alto acatamiento. Sin embargo, el costo económico y social aún está por verse. Fue masiva la huida de la gente hacia lugares turísticos por el fin de semana largo y la Casa Rosada ya avisó que no podrán regresar antes del 31.

Cualquier decisión futura estará atada a la agenda que encabeza la mesa paralela que lidera el gobernador bonaerense Axel Kicillof y que se reúne hace tres meses secretamente en La Plata. “Ahí trazan muchas estrategias. La lidera Kicillof junto con figuras del kirchnerismo”, confió una fuente oficial del FDT. En la Casa Rosada hablan con malestar de “la mesa de Kicillof”, ya institucionalizada los días lunes. La integran el gobernador, el jefe del bloque de diputados del FDT, Máximo Kirchner; el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa; el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza; y los ministros del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro; de Vivienda y Hábitat, Jorge Ferraresi; y de Obras Públicas, Gabriel Katopodis. Todos tienen dos denominadores comunes: son del territorio bonaerense y con excelente relación con la vicepresidenta Cristina Kirchner. La clara intención es apuntalar al kirchnerismo en el distrito bonaerense con miras a las PASO.

Dicen en Balcarce 50 que esa mesa paralela influyó mucho en la agenda radicalizada de los últimos días del Gobierno. Impulsó el cierre de exportaciones de carne por 30 días, el congelamiento de las tarifas eléctricas, las restricciones por la pandemia, el impulso a la ley del Ministerio Público, la estatización de la Hidrovía y el cierre de las escuelas presenciales.

“La liga bonaerense comienza a marcar la agenda en todos los temas”, dicen en la Casa Rosada. Todavía Alberto Fernández quiere convencer al juez federal Daniel Rafecas para que mantenga su postulación para la Procuración General de la Nación pese a que el kirchnerismo nunca movió su expediente y quiere sancionar una ley para nombrar el cargo con mayoría simple, algo que Rafecas rechaza. “Si se desmarca del kirchnerismo con Rafecas, todavía Alberto podría mostrar algo de independencia”, dijo un albertista.

Desde la “mesa de Kicillof” también se condiciona la política económica del ministro Martín Guzmán. Kicillof quiere una política más redistributiva y populista para llegar con nafta a las elecciones de septiembre y noviembre. Guzmán quiere cuidar el frente fiscal para llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional por la deuda de 44 mil millones de dólares. Lo acusan de “fiscalista” y también culpan a Alberto Fernández de esa ortodoxia.

Enfrente, la coalición Juntos por el Cambio se rearma. Vidal define si se presentará como candidata en CABA, lo cual debería decidir antes de tres semanas. “No puede mantener en vilo a toda la coalición”, dijo un macrista. “Bullrich no le puede querer hacer una interna al jefe de gobierno del distrito. María Eugenia definirá a fin de junio”, dicen en las tiendas vidalistas.

La tensión está al máximo en el PRO. Si Vidal y Bullrich compiten por el mismo cargo, irán a unas PASO. Ello abriría de inmediato la competencia en la provincia. Quedaría instalado Diego Santilli, vicejefe porteño, como candidato del larretismo, pero en forma automática Jorge Macri, intendente de Vicente Lopez, anunciaría que competiría en unas PASO contra el “Colorado”.

En ese contexto, Miguel Pichetto, Joaquín de la Torre, y el peronismo republicano podrían ser una tercera lista en esas PASO. Todavía no se sabe qué hará la UCR. Facundo Manes es el candidato radical, por ahora. Elisa Carrió se sumaría a la lista de Santilli en su alianza con Larreta.

En este contexto, Macri busca sumar a José Luis Espert a la coalición opositora. El sábado a las 10 tuvieron un Zoom privado entre ambos del cual participó Luis Rosales, que acompaña al líder liberal a sol y a sombra. “Hay que armar una gran coalición para ganarle al Frente de Todos en esta elección porque el 2023 puede ser muy tarde”, dijo Macri. “Se quedó en seguir conversando”, dijo a A24.com un alto dirigente del PRO.

Espert exige condiciones para participar de una gran PASO: fuerte ajuste del Estado, apertura de la economía, y reforma laboral. “Fue un encuentro preliminar, todavía falta mucho”, dijo uno de los que participaron del encuentro virtual. Una alianza de Espert con JXC cambiaría el escenario político de la oposición.

En el macrismo duro detectaron que el kirchnerismo puro del FDT alienta maniobras políticas para “fortalecer a la derecha más recalcitrante” para que le quite votos al macrismo. “Hacen todo para que crezca Espert”, dijo un hombre del oficialismo que conoce bien a Cristina y a Alberto Fernández.

“A ellos les conviene una oposición dividida y que la ultra derecha le quite votos al centro macrista”, dicen en el macrismo. También desde el macrismo alientan la candidatura en la provincia de Florencio Randazzo para llevarse parte del voto peronista. Pero el gran dilema de JXC hoy es la irrupción posible de Vidal en CABA. “No podemos jugar a las dos figuras más fuertes en el mismo distrito. Es como jugar el ancho de espadas y el de bastos en la misma mano de truco”, señaló un diputado del macrismo puro enrolado en la banda de los “halcones”.

Se habló de