Poder Judicial

¿Por qué la justicia está convencida de que la intención era matar a Cristina Kirchner?

El fallo de la jueza Capuchetti habla de dolo homicida y describe paso a paso el plan criminal. El futuro de la causa. ¿Cómo repercute el atentado en el juicio de Vialidad?
Rosario Bigozzi
por Rosario Bigozzi |
¿Por qué la justicia está convencida de que la intención era matar a Cristina Kirchner?

Cristina Kirchner afirmó que se salvó de que la asesinaran "gracias a Dios y la Virgen", y la Justicia piensa lo mismo. Con otras palabras, el fallo de la jueza María Eugenia Capuchetti fue categórico al describir que la intención de los procesados era quitarle la vida a la vicepresidenta. Lo explicó en uno de los capítulos de la resolución de 96 páginas a la que tuvo acceso A24.com, cuando dijo que “no existe duda sobre su aptitud para provocar la muerte de la víctima. Sin embargo, aquel cometido no pudo ser logrado por razones ajenas a su voluntad”.

De este modo, analizó que el jueves 1 de septiembre, Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte, estuvieron escondidos entre la gente para no ser advertidos por la custodia. Llegado el momento Sabag apuntó con el arma a corta distancia hacia el rostro de la expresidenta, tirando de la cola del disparador.

A partir de eso “no pudieron desistir del curso de acción doloso, siéndoles imposible dar marcha atrás al mecanismo letal iniciado a través de la puesta en funcionamiento del mecanismo de disparo de la pistola semiautomática utilizada. En esas circunstancias el desenlace de los hechos ya estaba fuera del dominio de ambos, siendo que no lograron el resultado pretendido”, dice el escrito judicial.

Según el fallo, “ambos actuaron con el dolo homicida, siendo que aquel designio quedó en evidencia también en los mensajes que intercambiaron previo al hecho donde expresamente hicieron referencia a la voluntad de matar a Cristina Fernández de Kirchner”.

En este punto, la jueza citó a su par Daniel Rafecas cuando expresó “lo importante es analizar esta cuestión no desde el final de la trama causal (ex post), sino desde el comienzo (ex ante), y considerar entonces, a partir de los medios escogidos por el autor, y de acuerdo con su plan, si efectivamente, tenía posibilidades reales de alcanzar la consumación del delito”.

En cuanto a la alevosía, entendida como la búsqueda de reducir riesgos para concretar el plan, la jueza entendió que “resulta plenamente aplicable a los hechos donde Sabag Montiel y Uliarte actuaron con cautela para poder sorprender a la custodia de Cristina Fernández de Kirchner, disimulándose entre la gente y ocultando el arma de fuego para no ser advertidos y poder asegurar su cometido”.

Por otra parte, para hablar de premeditación, Capuchetti definió que existió “el propósito de matar formado anticipadamente y a sangre fría, esperando el tiempo y la oportunidad de llevarla a cabo”.

Con estos argumentos, Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte fueron procesados con prisión preventiva, como coautores del delito de homicidio agravado por el empleo de armas de fuego, alevosía y el concurso premeditado de dos o más personas, en grado de tentativa. Además ordenó un embargo por 100 millones de pesos a cada uno.

El paso a paso el plan criminal

nicolas-carrizo-atentado-cristina-kirchner.jpg
Atentado a Cristina Kirchner: el sindicado líder de

Atentado a Cristina Kirchner: el sindicado líder de "la banda de los copitos" es el cuarto detenido (Foto NA).

Con toda la prueba obtenida en dos semanas de investigación del atentado contra Cristina Fernández de Kirchner, la justicia reconstruyó el plan delictivo que pusieron en marcha Fernando Sabag y Brenda Uliarte.

A través de la información contenida en sus teléfonos celulares, establecieron que todo comenzó el 22 de abril de este año, cuando Brenda Uliarte adquirió la pistola Bersa calibre 32 que se utilizó para cometer el intento de asesinato.

Uliarte envió a varios contactos una foto con el arma, hasta que el día 4 de julio le escribió a Agustina Díaz, agendada como “Amor de mi vida”: “Voy con el fierro y le pego un tiro a Cristina... me dan los ovarios para hacerlo ... el tema es cómo porque la vieja tiene seguridad”.

En una conversación con otra persona dijo “para limpiar Argentina hace falta que corra sangre... de poder se puede hay que encontrar la manera ... no necesito pagarlo yo puedo serlo ... se usar un fierro, no soy francotiradora, pero algo es algo... hay que encontrar un hueco para ser estratega”.

Posteriormente, el 23 de agosto, Fernando Sabag Montiel y Brenda Uliarte intercambiaron mensajes acerca del alquiler de un departamento en Recoleta, cerca del domicilio de la vicepresidenta: “otra cosa, me contestó el tipo del alquiler de Recoleta para el sábado tenemos que verlo y dice que no tiene... Eh... No sé, tiene que coordinar varias entrevistas y que le dejen una seña viste que se yo, así que le dije que íbamos a tener plata para dejarle una seña”.

En dicha oportunidad, Uliarte le contesta: “¿No te gusta el depto.?”, a lo que Sabag responde “no me gusta el depto, el pelo si. Cristina y la gente está reunida en Recoleta. Para pegarle un corchazo”.

Luego ella responde con un audio: “No amor, laburamos esta semana y el sábado vamos y le dejamos una seña, ya fue...Alto depto ese de Recoleta amore, si vieras donde vive Cristina entendes, Cristina vive en Recoleta, estamos recerca de la mina. La podemos hacer pija, eh...Si, hay que ir y pegarle un corchazo ¿Sabes que hace falta? Un francotirador, viste que la mina se pone en el balcón, hace falta ahí y pimba, un tiro en la cabeza, hacerla mierda...”.

El 27 de agosto, los investigadores detectaron una comunicación entre Brenda Uliarte y Fernando Sabag donde se da el siguiente diálogo:

Sabag : “No, ya se me... metió adentro y el escenario y el anfiteatro lo sacaron, y estuvo... le toqué la espalda a Axel Kicillof y se metió a un Toyota Etios eh y se fue, un quilombo, y ella está ahí metida arriba, pero no creo que salga así que ya fue, deja, voy para allá, no traigas nada”.

Uliarte: “Estoy llegando a casa”.

Sabag: “Al pedo que vengas...No va a salir...Ya se metió adentro”.

Uliarte: “Que hija de puta la Cristi...Se da cuenta”.

Sabag Montiel: “No, no es que se da cuenta, el tema es que hay una cámara de C5N y hay poca gente, y la gente ya se está yendo, y el momento era ese, ahora ya es tarde, o sea ya son las 12 y ella salió a esa hora, y era a esa hora, o sea el escenario era con ella porque la habrán seguido ¿Entendés? Después vamos a ver en la tele a ver qué pasó porque cuando ella se metió acá, la siguieron y ahí tendría que haber sido”.

Sabag Montiel: “Que gracia me dan todos esos putitos ahí sacándose fotos, cholulos, haciéndose los peronistas con la “V” vos llegas a tirar con el fierro ahí y llegas a arrancar a los tiros ¿Vos sabes cómo salen todos corriendo? Pánico, el caos que se genera. O sea, es muy difícil... O sea, si yo disparo, después de los tiros van a saber que yo tengo el fierro, voy a tener que sacar el cargador y me van a tener que sacar el fierro, pero no van a tener las balas, entonces eh me van a cagar a piñas, pero más de uno, a ver, me pueden agarrar entre varios, pero otros van a correr y va a ser muy difícil qué se yo”.

Uliarte: “Ya llegué amor... ¿Vos decís que no te van a agarrar? La onda es que metas el corchazo y te escapes”.

Ese mismo día, Brenda Uliarte se contactó con Agustina Díaz (“Amor de mi vida”) por Whatsapp.

Uliarte: “Hoy me convierto en San Martín, voy a mandar a matar a Cristina...Me re pudrí que hablen y no hagan nada. Yo si voy a hacer. Se me metió el espíritu de San Martín en el cuerpo... Que hija de puta se metió adentro antes de que le meta el tiro”.

Amor de mi vida: “¿Qué pasó? ¿De qué me perdí?"

Uliarte: “Mandé a matar a la vice Cristina. No salió porque se metió para adentro. Una bronca te juro la tenía ahí. Los liberales ya me tienen re podrida yendo a hacerse los revolucionarios con antorchas en Plaza de Mayo basta de hablar hay que actuar. Mandé un tipo para que la mate a Cristi”.

Amor de mi vida: “Bank. Buena idea igual. ¿Cuánto te cobró?”

Uliarte: “No me cobró lo hizo porque también está recaliente con lo que está pasando. Te juro que a esa la voy a bajar. Me tiene repodrida que ande robando y quedé impune.”

Amor de mi vida: “Te das cuenta del quilombo en el que te vas a meter, ¿no? Te van a buscar por todos lados si se enteran de que sos cómplice de la muerte de la Vicepresidenta”.

Uliarte: “Por eso mandé a alguien”.

Amor de mi vida: “Aunque si, pero quien no va a querer meterle un tiro a esa vieja chorea”.

Uliarte: “Si llega a pasar me voy a otro país y hasta cambio de identidad. La tengo repensada”.

Amor de mi vida: “¿Sabes cuanta guita necesitas para eso? …mando a matar y me mudo del país. Te van a buscar de todas formas y la guita que necesites para todos los trámites”.

Uliarte: “Tengo algo de money, conocidos. Me voy pero antes quiero hacer algo por el país”.

Fue por todo lo expuesto, que la jueza Capuchetti concluyó que Sabag y Uliarte “actuaron con el determinado designio de causar la muerte de la Vicepresidenta de la Nación Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, de conformidad al previo plan ideado entre ambos”, para el que pergeñaron tareas de inteligencia previa.

Precisa que el 27 de agosto Sabag estuvo “en las inmediaciones del domicilio de la Vicepresidenta observando sus movimientos con la intención de llevar a cabo el hecho, pero que en esa ocasión decidió no ejecutarlo por entender que no iba a poder acercarse lo suficiente a la víctima para lograr su cometido”, hasta que el 1 de septiembre encontraron la oportunidad.

El futuro de la causa

Comodoro Py
El edificio de Comodoro Py, sede de los Tribunales Federales.

El edificio de Comodoro Py, sede de los Tribunales Federales.

Por el atentado contra Cristina Kirchner, la justicia procesó a Fernando Sabag y Brensa Uliarte, y analiza la situación procesal de otros dos detenidos, Agustina Diaz y Nicolas Gabriel Carrizo.

Mientras tanto, los defensores oficiales de Sabag y Uliarte, están estudiando el fallo de la jueza Capuchetti para definir las alternativas de una eventual apelación o pedidos de nuevas medidas de prueba. Tienen tiempo hasta el martes para tomar una decisión.

Por su lado, los abogados de los otros dos implicados solicitaron la excarcelación de Díaz y Carrizo, hasta ahora sin éxito.

El fiscal del caso, Carlos Rivolo, había reclamado que Sabag fuera imputado por femicidio, pero finalmente la jueza no incluyó esa calificación en el procesamiento. Para el fiscal la discusión no está cerrada y evalúa apelar ante la Cámara Federal.

A todo esto, Rivolo encontró motivos para sospechar que Fernando Sabag deba ser investigado por presunta pedofilia, tras hallar en su teléfono imágenes de menores participando de actividades sexuales explícitas. Por ese motivo, extrajo testimonio de este expediente y lo remitió a la justicia porteña.

Desde el Ministerio Público Fiscal General de la Ciudad de Buenos Aires, puntualizaron que enviaron el caso a la Unidad Fiscal Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas (UFEDYCI) a cargo de Daniela Dupuy para que analice si existe la comisión del delito de explotación sexual infantil contemplado en el artículo 128 del Código Penal.

Finalmente Cristina Kircher se convirtió en querellante de la causa, a través de sus abogados Juan Manuel Ubeira y Marcos Aldazabal, lo que le permitirá tener acceso al expediente, y eventualmente solicitar medidas procesales.

¿Cómo repercute el atentado en el juicio de Vialidad?

Vialidad CFK.jpg
Cristina Kirchner tendrá su primera aparición pública tras el intento de magnicidio (Foto: archivo)

Cristina Kirchner tendrá su primera aparición pública tras el intento de magnicidio (Foto: archivo)

Las autoridades de la Cámara de Casación Federal en Comodoro Py resolvieron blindar la custodia en los Tribunales. A24.com pudo comprobar que aumentaron la cantidad de efectivos que resguardan todos los pisos, mientras que las personas que quieren ingresar al edificio deben atravesar el detector de metales, y pasar sus pertenencias por el control del scanner.

En cuanto a los periodistas, sólo pueden circular con su credencial aquellos que estén acreditados, aunque existen restricciones para acceder al tercer piso, donde está ubicado el juzgado de María Eugenia Capuchetti, a cargo de la investigación del ataque contra Cristina Kirchner.

Todas estas medidas buscan garantizar la integridad de los detenidos por el intento de homicidio a la vicepresidenta, aunque también subyace la preocupación ante posibles incidentes durante el desarrollo de las audiencias del juicio de Vialidad, sobre todo después de la intimidación que sufrió uno de los jueces del Tribunal Oral Federal 2, Jorge Gorini.

El jueves pasado, un custodio encontró un artefacto sospechoso en la puerta de la casa del magistrado, un paquete cilíndrico envuelto con cinta negra. El Escuadrón Antibombas de la Policía de la Ciudad realizó una detonación controlada y comprobó que tenía frutas en su interior.

A24.com pudo saber que Gorini conectó este suceso con la intrusión que sufrió la oficina del Consejo de la Magistratura, donde se guardaban las declaraciones juradas de todos los jueces. Precisamente uno de los sobres manipulados contenía su documentación “con datos de su domicilio, de su familia y otra información sensible que hoy podría estar en manos de cualquiera”.

Como si fuera poco, esta semana es el turno de los abogados de Cristina Kirchner para exponer su alegato en el Juicio de Vialidad. Anticiparon que tomarán tres jornadas, y no se descarta que soliciten la incorporación de la expresidenta como "abogada en causa propia", lo que le permitiría participar de su defensa técnica. Algunos aseguran que está preparando su intervención.

El doctor Carlos Beraldi aclaró que el alegato será virtual, pero en Comodoro Py no quieren dejar nada librado al azar, por lo que montaron un operativo de seguridad ante la posibilidad de que Cristina Kirchner cambie de idea y elija estar presente en la sala de audiencias.

Recordemos que el fiscal Diego Luciani solicitó que condenen a la vicepresidenta a la pena de 12 años con inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos, por considerarla jefa de una asociación ilícita que defraudó al Estado Nacional.

s