icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

¿Por qué el Senado esta vez sí puede aprobar la legalización del aborto?

¿Por qué el Senado esta vez sí puede aprobar la legalización del aborto?
En 2018, la legalización perdió 38 a 31: 7 votos de diferencia. Ahora cambió la composición de la Cámara (Foto: archivo).

La ley del aborto va a salir. En Diputados los números sobran, aunque el oficialismo no lo diga en voz alta. En el Senado, la composición es muy similar a la de 2018, pero hay pequeños matices que indican que esta vez se podría torcer el rumbo. En 2018, la legalización perdió 38 a 31: 7 votos de diferencia. Ahora cambió la composición de la Cámara. Pero fundamentalmente, cambiaron los vientos políticos.

En agosto de 2018, el aborto se trabó fundamentalmente por el peso de las provincias del norte sobrerrepresentadas en la composición del Senado. Recordatorio: la cantidad de diputados por provincia es proporcional a su población; en cambio, en el Senado todas tienen tres votos independientemente de la cantidad de habitantes que tengan.

Los grandes centros urbanos suelen ser más progresistas y tener una mirada más abierta sobre el tema. Mientras que las provincias del norte tienen una mirada más conservadora, con posiciones más cercanas a la Iglesia católica. Los representantes de esas provincias se opusieron mayoritariamente al divorcio vincular y a la ley de matrimonio igualitario. El mapa de cómo se dio el voto por la legalización del aborto es muy claro: norte, celeste; centro y sur, verde.

La composición del Senado no varió demasiado desde 2018 porque se renueva de a tercios. De los 24 senadores que se eligieron 7 fueron reelecciones, es decir que hay 17 nuevos, aunque en muchos casos siguen respondiendo a los mismos gobernadores. De los 7 que se quedaron, 6 habían votado en contra o se abstuvieron en 2018.

Pero la política es siempre dinámica y los políticos también son dinámicos en sus miradas. “Nadie resiste a un archivo”, decía una vieja frase de un programa de TV que no resistió a un archivo. No es malo ser dinámico en las ideas.

¿Por qué ahora puede cambiar? ¿Por qué es posible que se apruebe el aborto en la Argentina?

  • 1. Cambió el Gobierno

El Gobierno de entonces, encabezado por Mauricio Macri, había dado libertad de consciencia a sus legisladores. Dijo que él estaba en contra. Y siguió con esa idea hasta el final. Algo similar había hecho Cristina con la ley de matrimonio igualitario. Pero con una diferencia: en aquella ley ella sí jugó estratégicamente para torcer algunos votos y que la ley se aprobara.

  • 2. El factor Capital

Siendo uno de los distritos más progresistas (en Diputados aporto 16 votos), en el Senado perdió 2 senadores porque tenía dos representantes alineados con la postura de la Iglesia: Federico Pinedo y Marta Varela. Hoy fueron reemplazados por Martín Lousteau y Guadalupe Tagliaferri, a favor de la legalización. Son dos votos clave. La diferencia se achicaría a 3.

  • 3. La senadora ausente

En números tan ajustados, cada voto cuenta. María Catalfamo, peronista de San Luis e integrante de La Cámpora, había anunciado que votaría a favor de la ley. Pero en agosto de 2018 estaba a punto de parir y se ausentó. Un voto que suma la causa verde. La diferencia se achica a 2.

  • 4. El factor Salta

Otra de las provincias que eligió senadores en 2019. Los tres senadores que tenía habían votado en contra en 2018. Una de las nuevas, Nora del Valle Giménez, dijo que vota a favor (de hecho, participó esta semana en una marcha a favor del aborto). El Oso Leavy, que en 2018 era diputado y votó en contra, dijo que estaría dispuesto a revisar su pensamiento. Hay tiempo. Por Salta la causa verde gana al menos un voto, con lo que quedarían empatados.

5. ¿Qué pasa con Alperovich?

En su momento votó en contra del aborto. El exgobernador de Tucumán está de licencia porque pesa sobre él una denuncia de abuso sexual. La licencia vence a fin de diciembre. Nada cambió en su situación judicial para que vuelva. ¿El oficialismo va a permitir que se siente en su banca con la posibilidad de que sea un senador acusado de abuso el que frene la legalización del aborto? Tanto desde la presidencia del Senado como desde el Ejecutivo aseguran que no va a pasar. Un voto menos para la causa celeste.

  • 6. Los que se abstuvieron

Son dos senadores que podrían inclinar la balanza a favor de la legalización: Omar Perotti dudó hasta el final. Se abstuvo, pero sabiendo que su voto no cambiaba el resultado final. Su provincia es pro aborto (tiene un protocolo muy avanzado con la ley actual). Aunque en sus convicciones personales, él es un hombre más conservador. Pensó que presentando un proyecto alternativo y proponiendo un próximo debate podía ayudar a cerrar la grieta. No pasó.

Visto a la distancia, el hoy gobernador reconoce algunos errores en su manejo político del tema. Estiró demasiado los tiempos de la definición y puso demasiados ojos sobre él. Terminó quedando mal con las dos partes.

Por eso, hoy le recomienda al senador que lo reemplazó (asumió como gobernador en 2019) que no dilate las definiciones. Roberto Mirabella es un hombre de Perotti y del peronismo santafesino. Tiene pensado votar a favor, con el aval de su jefe político. Ese voto se dio vuelta.

Lucila Crexell (senadora por Neuquén) también se abstuvo en 2008. Como muchos otros senadores, dice estar en contra del aborto, pero entiende que hay que resolver una situación de salud pública. Ya avisó que no va a revelar su voto hasta que le toque hablar en la sesión. Aunque anticipó que su principal limitación es que el proyecto oficial habilita el aborto hasta la semana 14. Para ella es tolerable hasta la 12. El Gobierno está dispuesto a modificarlo como carta de negociación.

  • 7. El poroteo del Gobierno

En los números de la Casa Rosada, la votación en el Senado está 34 a 34, con dos en duda. Uno es Crexell; el otro es Maurice Closs, senador misionero del Frente Renovador de la Concordia. En 2018 votó en contra; asegura que mantendrá su voto, aunque en la Rosada lo ponen con signo de pregunta.

Si esos números fueran correctos, desempata Cristina, que vota a favor. Igual creen que son números redondeados para abajo y que va a haber sorpresas. "No vamos a convencer a ningún celeste de que vote verde; pero quizás logramos que el día de la votación no esté", dicen.

  • 8. Los variables

La composición de la Cámara es más o menos la misma. La diferencia es la intención política. Con el Poder Ejecutivo jugando, es posible que algunos legisladores “celestes” se ausenten o se abstengan el día de la votación.

Hay varios candidatos en el Frente de Todos. Por ejemplo, en 2018 una senadora rionegrina –García Larraburu- había dicho que votaba a favor y luego votó en contra. Aunque también el gobierno mira con amor a senadores opositores. Los de Gerardo Morales (Jujuy) suelen ayudar al oficialismo cuando se necesita. Menem es otro candidato posible, aunque su hija ya tuiteó en contra.

El día en que se votó el matrimonio igualitario, dos de las senadoras que iban a votar en contra fueron enviadas a una misión oficial a China con la entonces presidenta. No estuvieron el día de la sesión y la ley se sancionó. No se descarta que ahora pueda pasar lo mismo.

  • 9. Factor Cristina

En los últimos días se habló de que Cristina no estaría de acuerdo con el envío del proyecto de legalización. En su entorno lo desmienten. “En el Senado todo lo que llegó desde el Ejecutivo se sacó”, dicen. De todos modos saben que es “otro tipo de ley”, donde no hay obediencia partidaria.

¿Está trabajando la vicepresidenta para que se apruebe? No se va a ver ninguna señal en ese sentido. “Las negociaciones hay que mantenerlas en reserva porque si no se pone a este senador que se quiere convencer en la mira de la gente. Hay que negociar y hacer política, pero sin alardear”, dicen en cerca de la vice.

  • 10. Factor Diputados

En 2018 el proyecto del aborto ganó en Diputados por 129 a 125. Fue sobre la hora en un debate muy largo y trabajoso. Hoy, antes de empezar, el número fino que ya cuenta la Casa Rosada es de 127 votos seguros. Eso agregaría un envión anímico importante para llegar mejor parados al Senado.

“Se mandó porque sabemos que sale”, dicen en la Rosada. Creen que el proyecto se va a aprobar este año, sin necesidad de extraordinarias. “Vamos a tener antes de fin de año un motivo para brindar”, se entusiasman.

En Diputados relativizan la idea. No hay poroteos públicos (aunque son optimistas). No ven posible que se sancione antes de diciembre. "Se va a tratar en comisión a principio de mes; la semana del 9 va a haber dictamen y recién a mediados de diciembre empieza a debatirse en Senado. Sería de mal gusto aprobarlo en Navidad", dice una de las diputadas que lleva el tema. Se entusiasma con que la ley se apruebe en enero, sin demasiados festejos: "Mejor que salga en verano, sin mística, pero que no profundice la grieta", reconoce.

Yapa: recuerdo este gráfico que hizo Nacho Ferreiro. Triste coincidencia: las provincias cuyos legisladores más rechazaron el aborto son aquellas que tienen mayor mortalidad materna.

¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click abajo de la foto. Te llega a tu mail dos veces por semana.
¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click abajo de la foto. Te llega a tu mail dos veces por semana.

Suscribite clickeando acá.

Visualizaciones: Ignacio Ferreiro.

por Pablo Winokur @pablowino
SUBIR

NWS

Ovación

Show