Coronavirus

Radiografía de la segunda ola: drástica reducción de la letalidad, contagiados más jóvenes y cambios en el perfil de los internados

Desde mediados de marzo, la Argentina transita la segunda ola de Covid-19. ¿Qué cambió respecto al año pasado?
por Ignacio Ferreiro |
Índice de contagios e indice de mortalidad de la segunda ola.

Índice de contagios e indice de mortalidad de la segunda ola.

La segunda ola de contagios de COVID-19, que comenzó a mediados de marzo, fue distinta a lo registrado en 2020. La proporción de contagiados que fallecen (la letalidad) se redujo a la mitad, según los datos más recientes. Además, bajaron los promedios de edad entre los fallecidos y los internados. Sin embargo, la ocupación de camas de terapia intensiva llegó a los niveles más altos desde el inicio de la pandemia en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Todo surge del procesamiento del Centro de Datos de A24.com sobre las bases abiertas del Ministerio de Salud de la Nación.

En mayo de 2020, hace ya un año, 602 de los más de 12 mil casos confirmados de COVID-19 fallecieron. En base a esas cifras, 4,86% de los contagiados terminó falleciendo. En abril de 2021, ese porcentaje se redujo a 0,85%, aunque se trata de un resultado provisorio.

Embed

La letalidad es una medida depende de la capacidad de testeo. Mientras que un contagio leve puede no ser registrado por el sistema de salud (y por lo tanto, a las estadísticas), es mucho más difícil que una muerte escape a los registros oficiales. La positividad de los test (la proporción de positivos sobre el total de pruebas realizadas) es aceptada como un termómetro de sub o sobretesteo.

Embed

En mayo de 2020 la positividad rondó un 15%, dentro de los márgenes recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS). En cambio, en abril de 2021 siempre estuvo por encima del 30%. Eso significa que, si es que hubo menos testeos que los necesarios, esa situación probablemente se haya vivido en el último mes y no hace un año atrás.

En marzo de este año la letalidad rondó el 1,8%, con 4.176 fallecidos por COVID-19 y 227 mil contagiados que sobrevivieron, menos de la mitad que en mayo de 2020.

Contagios Córdoba.jpg
La segunda ola de COVID-19 generó un fuerte estrés en el sistema sanitario, principalmente en las camas de terapia intensiva (Foto: archivo)

La segunda ola de COVID-19 generó un fuerte estrés en el sistema sanitario, principalmente en las camas de terapia intensiva (Foto: archivo)

Si bien la letalidad se redujo, la ocupación de las camas de terapia intensiva en el AMBA tocó su valor máximo desde el inicio de la pandemia. En el primer día de abril, 6 de cada 10 camas estaban ocupadas. Un mes después, 8 de cada 10 unidades no estaban disponibles. En las últimas jornadas, el porcentaje de ocupación de camas se redujo levemente y está en 75% según los datos más recientes.

Embed

Una dinámica similar se registró en el sistema público de la Ciudad de Buenos Aires, con un aumento acelerado. En los últimos días de marzo, 27% de las camas para internaciones graves estaban ocupadas. Según los datos más recientes del Gobierno de la Ciudad, ese porcentaje fue del 92% el 2 de mayo, superando también cualquier valor de 2020.

Embed

La segunda ola también tuvo variaciones en cuanto a la edad de los contagiados, internados y fallecidos. El 70% de los pacientes que dieron positivo de COVID-19 desde el 15 de marzo tienen entre 16 y 50 años. Sin embargo, entre los fallecidos desde esa misma fecha, el 67% tenía más de 66 años. Entre los niños de hasta 15 años solo se concentraron el 4% de los contagios y 2% de los internados en el último mes y medio.

Embed

Además, entre los internados de la segunda ola, el 45% correspondió a casos de mayores de 66 años, mientras que otro 30% a pacientes entre 51 y 65 años. Otro 20% de los internados fueron personas de más de 31 años pero menos de 50.

Si se desagregan los grupos etarios por décadas, hay dos que empataron en la cantidad de contagios: entre los jóvenes de más de 20 años y los de más de 30 registraron 160 mil casos cada uno, en un mes y medio.

Embed

Entre los internados, los pacientes entre 61 y 70 años fueron mayoría, con 3.420 casos. Le siguieron las personas con más de 71 pero menos de 80 años, con 2.981 casos y las de más de 51 pero menos de 60 con 2.625.

Embed

Hubo 2.785 fallecimientos entre los pacientes de más de 71 años pero menos de 80 y fueron el grupo etario con mayor peso entre los casos de COVID-19 que devinieron en una muerte. Además, se registraron 2308 decesos en las personas de entre 61 y 70 años.

Embed
Embed

De hecho, el promedio de edad de los fallecidos y los internados se está reduciendo desde enero de 2021. El promedio de edad de los fallecidos por COVID-19 en julio de 2020 había sido de 74 años y medio. En abril de 2021 esa cifra cayó a 70 años. Entre los internados, el máximo de 65 años y medio registrado en enero de este año se redujo a 62 años en tan solo 4 meses.

Quizás esa caída en el promedio de edad de los fallecidos y los internados pueda ser resultado tanto de la campaña de vacunación en Argentina como también una señal de que cada vez más jóvenes tramitan con síntomas más graves la enfermedad de la pandemia.