icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

"Hay que pasar el verano": el plan del Gobierno para resolver la falta de dólares en la economía

Martín Guzmán y Miguel Ángel Pesce (Foto: archivo).

Con las nuevas restricciones a la compra de dólares, el Gobierno busca evitar que los fondos de inversión que compraron bonos del Estado durante la administración de Mauricio Macri, y que ahora quieren irse del país, sigan empujando al Banco Central a una sangría de reservas, que este miércoles no superaba los 6000 millones de dólares.

Así lo admitió el vicepresidente segundo del BCRA, Jorge Carrera, en línea con el documento publicado este miércoles en el Boletín Oficial con el objetivo de "promover una eficiente asignación de las divisas" y "evitar operaciones disruptivas de no residentes en el mercado financiero local".

Según advirtió Carrera, con el súper cepo quieren evitar que los fondos de inversión ligados al ex presidente del Banco Central de Macri, Nicolás Caputo, se retiren del país a través del contado con liqui y esperan aflojar el cepo en marzo, cuando ingrese el grueso de dólares por exportaciones del campo.

Desde el Banco Central admiten que agregaron la tasa del impuesto a las ganancias del 35% al dólar ahorro porque "mucha gente estaba haciendo negocio 'puré': compraba el oficial a 101 y lo vendía en el blue a 120 o 130".

"Es una herramienta para disuadir esta práctica que, cuando paguen Ganancias o impuestos, se les devolverá. Esa plata es un impuesto que si dejás en plazo fijo en dólares no se descontará", dijo Carrera.

Al admitir la sangría de divisas, el funcionario, en línea con el discurso presidencial, explicó por qué marzo puede ser la fecha límite para este super cepo.

"Se vendieron menos cereales, en diciembre vamos a recibir más dólares. Y en enero, febrero y marzo se espera una oferta muy estacional. Ahora tenemos que tratar de amortiguar para que la salida sea más pareja. Si logramos hacerlo con el dólar ahorro, el endeudamiento de las empresas y los fondos de inversión de la época de Caputo que se están tratando de ir, en marzo podremos aflojar el cepo", dijo, palabras más o menos, Carrera.

Con la medida, sin embargo, quedó a la vista la contradicción del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien el fin de semana había dicho en una entrevista a La Nación que no era el plan del Gobierno endurecer el cepo cambiario porque "no están para aguantar la economía, sino para crecer". Al final se optó por aguantar.

Sin hablar de los efectos que el nuevo cepo al dólar podría imponer a la estructura general de precios en el país, con el Presidente a la cabeza, el Gobierno salió a defender las nuevas restricciones en el mismo momento en que Guzmán presentaba ante el Congreso el proyecto de Presupuesto 2021.

Nadie se atrevió a pronosticar si habrá traslado a los precios de la economía real de ese 35% del nuevo descuento a cuenta del impuesto a las ganancias.

Mientras, Alberto justificó las medidas al señalar -como cuando en 2011 instauró el primer cepo la entonces presidenta Cristina Kirchner- que "los dólares los necesitamos para producir, no para guardar ni para especular".

Por su parte, el presidente del Banco Central, Miguel Pesce, relativizó el impacto del virtual desdoblamiento del tipo de cambio y, en tono de amenaza, dijo que el que va al dólar blue puede ser considerado un delincuente.

En los hechos, en el primer día de vigencia de la nueva medida, los bancos se vieron forzados a cerrar las operaciones en dólares para readecuarse a las nuevas normativas; y la incertidumbre se apoderó de las empresas que tienen insumos importados.

Del mismo modo, puso en vilo a las compañías que están endeudadas en esa moneda y que ahora deberán renegociarlas, como lo hizo el Estado nacional con los bonistas.

"Estas restricciones del dólar ahorro, como dice Guzmán, se van a ir desarmando. Esto es un equipo y primero tenemos que armar la defensa", dijo Carrera para graficar qué está pensando el Gobierno con el nuevo cepo. Como alguna vez se escuchó en las distintas crisis pendulares de la Argentina: el nuevo mensaje ahora es "hay que pasar no solo la primavera, sino también el verano".

El Presupuesto 2021

"No hay estabilización macroeconómica sin recuperación de la actividad económica", dicen los fundamentos del Presupuesto. Por esa razón se le va a dar el suficiente espacio a una política fiscal expansiva que proteja a los más vulnerables, promueva el mercado interno y oriente recursos para incrementar las exportaciones. Y en segundo lugar, la sostenibilidad fiscal, razón por la que se limita a 4,5% del PBI el déficit primario, unos $1,7 billones.

A este déficit que el Gobierno tendrá como objetivo se le debe sumar el 1,5% del PBI de servicio de deuda, lo que muestra que, con la reestructuración, se logró una recuperación de 1,9 puntos porcentuales respecto del costo del servicio de la deuda en el Presupuesto de 2019, cuando había sido del 3,4% del PBI.

La financiación del déficit total del 6% del PBI será, de acuerdo a las estimaciones del equipo de Guzmán, en un 40% con deuda en pesos que se vaya colocando en el mercado de deuda local y otro 60% con emisión monetaria.

por Stella Gárnica
SUBIR

NWS

Ovación

Show