icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Exclusivo A24.com | La sesión por el aborto en Diputados será presencial: conocé los detalles

Exclusivo A24.com | La sesión por el aborto en Diputados será presencial: conocé los detalles
Una imagen de lo que fue el debate por el aborto en 2018 (Foto: archivo).

La ley del aborto se va a tratar –por lo menos en Diputados- de manera presencial. Solamente va a haber excepciones para los que sean de riesgo por edad o enfermedades preexistentes y para aquellos que estén en provincias con restricciones de circulación. Van a tener que pedir una expresa autorización para sesionar de manera remota.

“En las próximas horas se va a firmar un acta de todos los presidentes de bloque para establecer el funcionamiento. En caso de no alcanzar un acuerdo saldrá la sesión 100% presencial. Pero nadie va a exponer una ley a futuras judicializaciones”, dijo una importante autoridad de uno de los bloques mayoritarios.

El servicio médico de la Cámara de Diputados va a armar un nuevo protocolo que se adecúe a las nuevas necesidades. Estando en DISPO muchas restricciones que regían hasta ahora se caen. La Ciudad de Buenos Aires autorizó a que se hagan eventos de hasta 500 personas al aire libre. Por eso, se evaluó una vez más hacerlo en un estadio de fútbol; y una vez más se volvió a descartar por cuestiones logísticas.

El Congreso es una actividad esencial y por lo tanto se pueden hacer algunas excepciones. Va a ser en el recinto, con la mejor ventilación posible (¿andarán bien las ventanas del Congreso?) y con barbijos. ¿Habrá distancia social? ¿Se acondicionarán los palcos para que se sienten ahí los diputados y haya más espacio entre las bancas? ¿Permitirán el ingreso de asesores y periodistas al debate? Preguntas que todavía no tienen respuesta. Lo que es seguro: Massa va a tener que desmontar las pantallas gigantes que tanto le gustaban.

"Esto se decidió por consenso entre los bloques. La Cámara de Diputados definió continuar con la sesiones mixtas. Los legisladores que no participen de manera presencial en las sesiones, deberán acreditar la certificación médica que los exceptúe", advierten.

¿Por qué se decidió pasar a la presencialidad después de un año entero en que el oficialismo se cerró sobre la posibilidad de sesionar de la manera tradicional? Hay al menos 3 motivos: jurídico, político y uno de real politik. Los tres se trabajan bajo una misma premisa: la legalización del aborto se va a aprobar en Diputados, pero algunos detalles no se pueden dejar librados al azar.

Jurídico: hay miedo de que, si la ley se sanciona, se multipliquen las presentaciones en la Justicia impugnándola por el método de la sesión. En muchas provincias podrían agarrarse de eso para no implementarla.

Político: se estaba generando un problema interno en Juntos por el Cambio y el oficialismo tenía que dar una respuesta.

Los sectores ultracelestes pedían que se siguiera con la idea de impugnar el mecanismo remoto. El lunes pasado la sesión se había desmadrado porque se había caído el protocolo de sesiones virtuales. “Silencioooooo eeeeeehhhhh”, gritaba Massa tratando de ordenar a la oposición.

Internamente, los celestes pedían coherencia: “Si la semana pasada nos oponíamos a la virtualidad, ¿cómo podemos convalidarla ahora?”, planteaban.

Paradojas del destino, muchos de los más insistentes en invalidar la virtualidad para este tema fueron los más insistentes en aceptar esa modalidad para temas que implicaban repartos de fondos.

El problema es que para sancionar la ley que presentó el Poder Ejecutivo, esta vez necesita los votos de Juntos por el Cambio. Y fundamentalmente necesitan que los diputados verdes opositores den quórum para empezar.

¿Qué pasaría si Juntos por el Cambio decidiera no dar quórum y los “celestes” oficialistas decidieran ausentarse en señal de protesta? Es improbable, pero la sesión podría caerse. “El oficialismo está todo alineado. Puede haber diferencias a la hora de votar, pero ninguno va a negar el quórum”, dicen cerca de Massa.

Otro dato: la mayoría de los bloques que habitualmente son aliados del Gobierno tienen posturas absolutamente contrarias al aborto. En una estrategia conjunta de los celestes, el oficialismo no contaría con ellos para el quórum.

Real politik: pero más allá de estas discusiones jurídicas, hay un argumento mucho más potente para hacerla presencial. “Si vos querés garantizar que la ley salga siendo oficialismo tenés que tener a todos sentados en el recinto”, explica un operador del peronismo parlamentario. “No podés exponer a que un diputado del interior vote desde su casa, en un pueblo en que la gente puede estar mayoritariamente en contra del aborto: en diez minutos tiene la manzana rodeada y el tipo cambia su voto”, describe.

Hacer una sesión remota en un tema tan complejo puede ser un problema para aquel que necesita sancionar la ley.

¿Qué va a hacer Cristina?

Mientras en Diputados avanzan en la idea de volver a la presencialidad, en el Senado Cristina acaba de firmar la prórroga del protocolo de las sesiones virtuales hasta marzo.

Como adelantó A24.com hace 15 días, los números en Diputados están cómodos para dar la media sanción y están más ajustados en el Senado, donde, sin embargo, esta vez sí podría aprobarse la ley.

En la Casa Rosada insisten en que es posible darle sanción definitiva antes de fin de año. Por ahora hay una fecha límite: el 3 de enero se termina el plazo de la prórroga de las sesiones ordinarias. “Va a estar antes que eso”, aseguran en una de las oficinas que sigue el tema.

Un poroteo preliminar indica que los partidarios de la legalización en el Senado:

  • Recuperan 2 votos en Capital.
  • Ganan 1 voto en Santa Fe
  • Ganan 1 voto en San Luis
  • Ganan 1 voto en Salta
  • Podrían ganar 1 voto en Neuquén.

En cambio, la postura contra la legalización pierde a José Alperovich, de licencia por una denuncia de abuso.

Si esos números se ratifican en el recinto –todo indica que la diferencia será más amplia- el aborto se convertiría en ley.

En uno u otro sentido, los principales protagonistas de los debates (muchos de ellos ya habían participado en 2018) aseguran que los ánimos están mucho más tranquilos que hace dos años. “En aquel momento, gente del mismo bloque llegó a no dirigirse la palabra”, cuentan. Hoy la discusión parece haberse encausado. Quizás porque el resultado está menos abierto.

¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click abajo de la foto. Te llega a tu mail dos veces por semana.
¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click abajo de la foto. Te llega a tu mail dos veces por semana.

¿Te gustó esta columna? Suscribite a La Jungla del Poder haciendo click acá. Te llega a tu mail dos veces por semana.

por Pablo Winokur @pablowino
SUBIR

NWS

Ovación

Show