icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
ACTUALIDAD

El pueblo despedía a Maradona y la familia velaba a Diego: crónica de un adiós imposible

El pueblo despedía a Maradona y la familia velaba a Diego: crónica de un adiós imposible
Buenos Aires: Retiran el féretro de Diego por el ingreso de fanáticos en la Rosada (Fuente: Télam)

El pueblo despedía a Maradona mientras la familia velaba a Diego. Por momentos la comunión fue total: Claudia Villafañe, Dalma y Gianinna se acercaban a los miles y miles de que se emocionaban frente al cajón cubierto de camisetas de la Selección, Boca y Argentinos. La ofrenda era total: hinchas que le regalaban su camiseta, otros que repetían “Gracias Diego, Gracias”. ¿Cuántos “gracias Diego” escuchó la familia durante las primeras ocho horas del velorio?

La procesión avanzó con fervor, emoción y respeto, pero a medida que pasaban las horas se cocinaba una sensación inevitable. El pacto tenía destino de ruptura: no había comunión posible entre los tiempos del pueblo y los de la familia.

No es una cuestión de responsabilidades, sino que lo que parecía obvio terminó sucediendo. Primero en la calle, cuando la policía de la Ciudad y la Policía Federal cortaron la fila en la Avenida de Mayo, a la altura de Chacabuco, a unas cinco cuadras de la Plaza de Mayo. El cálculo era que si el velorio terminaba a las 16 horas, era imposible que la fila que esperaba para despedir a Maradona pudiera entrar.

Buenos Aires. Incidentes entre la policía y la gente que quiere entrar al perímetro de Casa Rosada (Fuente: Télam)
Buenos Aires. Incidentes entre la policía y la gente que quiere entrar al perímetro de Casa Rosada (Fuente: Télam)

Ahí fueron los primeros incidentes. Después la policía siguió dispersando a los hinchas y el foco de tensión y represión se concentró en la 9 de Julio y la Avenida Belgrano.

Pero lejos estaba la situación de quedar controlada. Aun los que habían tenido la suerte de quedar en la fila, con el objetivo de despedir a Maradona a la vista, ingresaron por la fuerza a la Casa Rosada. Gases lacrimógenos por los pasillos de la Casa de Gobierno, ahí donde minutos antes había estado Alberto Fernández y Cristina Kirchner, el féretro de Maradona que fue corrido de lugar, los hinchas cantando en el Patio de las Palmeras, otros trepando por las rejas de la Rosada.

Retiraron el féretro de Diego Maradona del Salón de los Patriotas Latinoamericanos.
Retiraron el féretro de Diego Maradona del Salón de los Patriotas Latinoamericanos.

Postales de una despedida imposible, por los tiempos de la familia y los tiempos del pueblo. Si el gobierno esperaba un millón de personas en el velorio, no había manera de que entraran en las diez horas que había pedido la familia. Quizás el gobierno especuló con que la familia estiraría el plazo al ver a la multitud, pero eso nunca estuvo cerca de ocurrir.

En la calle quedaron miles esperando, quizás más de los que tuvieron la chance de poder verlo. Afuera hacían cálculos sobre los días que tendría que haber durado el velorio. El país quería verlo, pero solo hubo diez horas para los que llegaron más temprano.

A la procesión interminable le queda un último consuelo: el coche fúnebre pasará por la 9 de Julio: un auto, un cajón y una placa con el nombre que jamás imaginamos ahí: Diego Armando Maradona.

por Diego Geddes
SUBIR

Poder

Ovación

Show