Real Estate

Lepore, sobre el mercado inmobiliario: "Las consultas se triplicaron respecto de 3 meses atrás"

El presidente de Lepore propiedades analiza el impacto de la suba del dólar blue y lo que puede pasar tras las elecciones. ¿Están baratos los departamentos y las casas?
Diego Landi
por Diego Landi |
Norberto Lepore

Norberto Lepore, presidente de la empresa de emprendimientos inmobiliarios Lepore Propiedades.

“Era previsible”. Norberto Lepore, presidente de Lepore Propiedades, se refiere al aumento que mostró el dólar blue en la semana previa a las elecciones generales legislativas. El 1 de noviembre, el dólar informal se cotizaba a 196,50 pesos, el jueves 11 llegó a tocar los 207 pesos y finalmente el viernes previo a los comicios se acomodó en torno a los 200 pesos.

“La gente se refugia en el dólar pero sobre todo para preservarse de la inflación. También hay un efecto miedo de que el dólar pegue un salto a 250 pesos”, señala el ejecutivo en diálogo con A24.com.

Lepore calcula, sin embargo, que va a haber una estabilización en el precio del dólar informal. “Yo creo que no va a pasar nada raro”. A lo sumo, piensa, unos días posteriores a los resultados se empiece a acelerar el aumento del dólar oficial, “que está generando un problema a los exportadores”.

En referencia al momento que está transitando el mercado inmobiliario señala: “Hubo muchas consultas y hay un gran interés. Existe mucha gente en el mercado que no compró y se mantiene esperando. Y dice: ‘ahora voy a esperar unos días más´”. El especialista remarca que “las consultas se triplicaron respecto de 3 meses atrás”.

Y advierte que cuando hay muchas consultas quiere decir que la demanda potencial está esperando un poquito: “Esa es la antesala de la concreción de una operación”.

“El panorama va a estar más claro en los próximos 10 o 15 días”, predice. Y arriesga: “Si hay una gran diferencia a favor de la oposición puede ser que reaccione más a favor y positivamente el mercado inmobiliario”.

Al describir el perfil de los interesados en realizar operaciones de compraventa inmobiliaria detalla que en general “la gente que consulta es el consumidor final” que es el que necesita la propiedad, el inversor tiene otros tiempos y especula más”.

Lepore comercializa propiedades desde 1980 en la ciudad autónoma de Buenos Aires, el AMBA y también en Villa La Angostura. Su presidente recuerda que el mercado inmobiliario desde el año 2017 empezó un proceso recesivo que se profundizó con la pandemia de coronavirus.

“Hoy estamos trabajando a menos del 50% de actividad del año 2017. Si antes vendíamos 10, ahora vendemos 4. Con lo cual, esa caída de actividad trajo también aparejada una caída de los valores por distintas circunstancias”.

-¿Cómo están los precios de las propiedades?

-La pandemia fue la que profundizó mucho esa caída de precios. Los precios están bajos realmente. Hay un promedio, según las zonas, con 30 a 35% de caídas de valores en dólares.

Una propiedad que valía 100 mil dólares en 2017 hoy puede valer 65 o 70 mil dólares. Se notó en las últimas semanas cierto repunte. Por varias circunstancias. Se ve más o menos cierto horizonte, pero todavía tenemos que caminar dos años y no se sabe ciertamente que va a pasar con la economía, con el acuerdo con el Fondo Monetario y si se va a reducir todo ese gasto enorme que tenemos.

-¿Qué le trasmiten tanto los vendedores como los que están buscando comprar una propiedad?

-Algunos quisieron vender y no lo hicieron por la caída de precios, con lo cual se redujo mucho esa actividad. Hoy se entonó un poquito. Hay inversores que ven un poquito más claro y ven que hay un nivel de precios que es interesante. Hace ocho o nueve años que no sé dan los precios que se están dando ahora y eso puede ser una oportunidad.

-¿Qué pasa con el mercado de los alquileres?

-Con respecto a los alquileres hubo dos problemas. La rentabilidad en general en los últimos años fue muy baja. Con lo cual, si yo soy inversor y quiero invertir para tener una renta, lo pensaba muchas veces.

Básicamente porque esa rentabilidad no satisfacía mis pretensiones. Pero en el mundo es baja en general, con lo cual tampoco hay alternativa.

Pero a se sumó la Ley de Alquileres, que fue muy negativa. Hizo que mucha gente retirara de la oferta las propiedades que tenían alquiler. Y le trajo, en lugar de soluciones, un problema grande al locatario. Porque no hay mercado y los precios subieron en lugar de lograr que el inquilino se vea beneficiado al mismo tiempo que el locatario.

-¿Se vio afectada la rotación habitual de propiedades por la pandemia?

-Hay una estadística que dice que una persona promedio cambia un departamento cada siete años. De la masa de potenciales compradores y vendedores, el 14% anual hace un cambio, un movimiento. Porque se casa, nace un hijo, se separan, crecen los chicos y quieren tener su independencia.

Eso generó que, con todo este proceso recesivo y de la pandemia, hubo demanda retenida. De ese 14% bajó al 5%. Con lo cual hay un 7 u 8% que se fue acumulando. Eso está empujando un poquito al mercado.

-¿A un día de la elección, qué perspectivas tiene?

-Yo creo que los precios van a pegar un repunte. Veo un cambio en la tendencia del mercado. No es que vamos a volver a los precios del 2017, pero yo creo que va a mejorar. Y porque tampoco no hay otras opciones. El ladrillo le ganó históricamente a todas las variables.

En el largo plazo siempre la propiedad es una reserva de valor que es la que naturalmente la gente, sobre todo la gente conservadora, valora.

-¿Cómo ve en la actualidad la actividad de los desarrollos inmobiliarios?

-Hay muchos proyectos. Hasta el primer trimestre de este año, los precios eran interesantes para quien desarrolla, con lo cual podía salir a vender a precios económicos. Hoy levantaron un poquito los precios.

Los precios de las tierras habían crecido mucho. Y con este proceso recesivo bajaron bastante. Más que ese promedio que te dije y motivó que el desarrollador se posicione.

Y otro tema que no es menor es que hasta 3 años vos querías un terreno, tenías que pagarlo todo. Hoy lo bueno es que si yo soy propietario de una casa o tierra determinada sucede que el desarrollador arregla dar departamentos terminados o departamento a futuro en el mismo de terreno, o un mix.

s