Diálogos con José Tasa

Los papeles argentinos están en precios mínimos: ¿tiempo de comprar o pueden caer más?

El Gobierno tiene desafíos económicos por delante esta semana. El riesgo país sin techo y la desorientada brújula del ministro Guzmán.
Guillermo Laborda
por Guillermo Laborda |
Los papeles argentinos están en precios mínimos: ¿tiempo de comprar o pueden caer más? (Foto: archivo)

Los papeles argentinos están en precios mínimos: ¿tiempo de comprar o pueden caer más? (Foto: archivo)

Incertidumbre en Estados Unidos, incertidumbre en la economía doméstica, incertidumbre en la política local. Difícil en este contexto ser optimista. Pero aún así, los papeles argentinos están en valores mínimos que impulsan el clásico interrogante en situaciones límites: ¿es tiempo de empezar a acumular bonos y acciones argentinos? En el tradicional encuentro de los fines de semana con el banquero que se escuda detrás del seudónimo de José Tasa analizamos el difícil contexto local e internacional.

Semana compleja para el ministro Guzmán que debe poner en vigencia el aumento de tarifas de cara al último mes del semestre. Los números fiscales dados a conocer el viernes reflejan que la clave de su gestión, la administración de las cuentas públicas, está lejos de los objetivos planteados al inicio del año y de los incluidos en el acuerdo con el FMI. En el restaurante “Invernadero”, detrás de la Biblioteca Nacional, tapas de por medio, se habló también de cuanto sucede con las criptomonedas.

Periodista: Hay señales de que pasó lo peor en Wall Street…

José Tasa: Pareciera. Creo que la suba de las tasas de los Treasuries de EE.UU. han subido mucho y rápido. Esto significa que ya han descontado mucho de lo que se viene por parte de la Reserva Federal. El problema es la posibilidad de que la principal economía del planeta entre en recesión. Ahora bien las heridas son profundas como para que rápidamente todo vuelva a subir. El derrumbe de las acciones tecnológicas medidas por el Nasdaq es sólo comparable a la explosión de la burbuja de las “punto com” en 2001. La semana pasada cayeron 4%. Las empresas están absorbiendo además el impacto del cierre de las operaciones en Rusia. El viernes la noticia pasó por el abandono de McDonald´s de ese país tras 32 años de presencia. Es un ícono dado que su desembarco en Moscú se había producido tras la caída del muro de Berlín. Están pasando demasiadas cosas en poco tiempo en el mundo financiero. Pero tome en cuenta que el Nasdaq acumula un retroceso de casi 30% en seis meses. Es un baño de sangre. El bitcoin se mueve en función de las tecnológicas. Puede que haya llegado a un piso.

Periodista: ¿No es tiempo de comprar?

José Tasa: Sería muy cauteloso, como venimos sosteniendo desde hace tiempo en este espacio. Creo que lo peor es la falta de credibilidad que tiene la Reserva Federal hoy en el combate contra la inflación. ¿Se acuerda de que hace un año hablaba de “fenómenos temporarios” en el alza de precios? Esos errores de política económica son muy habituales en nuestro país pero no en la principal economía del planeta.

Periodista: En el mercado local tampoco los mercados tienen un rumbo cierto…

José Tasa: Para nada. El juego aquí pasa por apostar a la deuda que emite Guzmán y que ajusta por el CER y que ello le gane al dólar blue o al “MEP”. Es lo que todos hacen. Otros, los que tienen acceso a las cauciones bursátiles, toman fondos a esa tasa y lo reinvierten en las Letras indexadas por los precios. Es un diferencial de tasas no menos. Hay bicicletas siempre rodando en Argentina.

Periodista: La economía no crece demasiado. La inflación, sí.

José Tasa: El dato del INDEC de marzo mostró una caída de 0,7% contra febrero. Como siempre le digo, las conclusiones sobre indicadores mensuales no son de mi agrado. Pero más allá de esta disquisición estadística, creo que este año estará marcado por el crecimiento pero no es más que el arrastre estadístico del 2021. Se lo explico: como a fin del año pasado, tras la pandemia, se creció a mayor ritmo que en la primera parte del 2021, entonces se quedó en un nivel de producción inicial para este año, que aún manteniendo el nivel de actividad de diciembre, en la comparación anual marcará un crecimiento de 4,3% del PBI. Con la alta inflación, el poder de compra del consumidor seguirá en descenso por lo que impactará en los niveles de actividad. El consumo privado sufrirá los efectos inflacionarios. En el mejor de los casos habrá estanflación.

Periodista: El riesgo país no tiene techo pareciera. De nuevo coquetea con los 2.000 puntos…

José Tasa: Están en los mínimos niveles desde que se reestructuró la deuda pública. Perdieron casi la mitad del valor. ¿Tiempo de compra? No veo de corto plazo noticias que los hagan subir de precio por lo que prefiero mirar otras alternativas. Lo único que los puede hacer subir es la expectativa de que la llegada de un nuevo gobierno volverá a ubicar a los precios de la deuda argentina en una paridad arriba del 40%. Las dudas se centrarán de nuevo en si habrá reestructuración de la deuda en el 2024 y cómo será la misma. De nuevo, muchas dudas a corto y mediano plazo.

Periodista: ¿A Guzmán cómo lo ve?

José Tasa: Alberto Fernández lo sostiene y le da mayor rol. No lo digo sólo porque absorbió la secretaría de Comercio Interior de Roberto Feletti, que pasó a estar bajo el ministerio de Matías Kulfas y a su órbita en el Palacio de Hacienda. Es el hombre de confianza del presidente. Pensar que lo conoció en un aeropuerto en Estados Unidos, cuando ya estaba en campaña presidencial y desde entonces lo llena de mensajes económicos. Milagros argentinos. El problema de Guzmán no es la embestida que tiene del kirchnerismo sino más bien del INDEC, con los datos de inflación y actividad económica. Y esta semana se le suma lo de tarifas. Debe publicar los nuevos cuadros tarifarios. Federico Basualdo, el hombre del Instituto Patria en Energía, no firmó ningún papel. No avalan y no obstruyen. Esa es la cuestión: dejarlo sólo a Guzmán con los aumentos de gas y electricidad. Que se haga cargo.

s