Tasa de desocupación

Se achicó la brecha de género en el desempleo pero subió la tasa para los varones

La desocupación de las mujeres bajó, pero la cifra de los varones subió. Las jóvenes de 14 a 29 años continúan siendo el segmento más afectado por la falta de trabajo.
La brecha de empleo entre hombres y mujeres se achicó en el segundo trimestre (Foto: Twitter)

La brecha de empleo entre hombres y mujeres se achicó en el segundo trimestre (Foto: Twitter)

El desempleo en el segundo trimestre del 2022 cayó al 6,9% y al mismo tiempo se achicó la brecha que existe entre varones y mujeres al 1,7% respecto de los primeros tres meses del 2022, cuando era del 2,4%. Y si bien la diferencia cedió porque la cifra de desocupación de la población femenina es menor, también ocurrió porque la de los hombres creció.

Entre abril y junio del 2022, la cantidad de mujeres sin empleo que buscan activamente trabajo bajó 0,5% al 7,8% en relación al anterior período y un 2,6% comparado a un año atrás. En el caso de los varones, la desocupación fue del 6,1% lo que representa un aumento del 0,2% respecto al trimestre enero-marzo y del 2,9% interanual.

La brecha entre géneros es uno de los indicadores más claros de la desigualdad entre hombres y mujeres en la que las últimas sufren más las dificultades para acceder a puestos de trabajo. La diferencia y los porcentajes se vuelven más amplios en las poblaciones más jóvenes.

Para el segmento de las personas de entre 14 y 29 años, se da el número más alarmante de desocupación: 13,9% para las mujeres; mientras que para los varones el dato es de 12,6%. La cifra de las primeras cayó del 16,8% primer trimestre 2022 y del 22,4% que alcanzó en el mismo período 2021. Para los varones, el dato subió en relación al 11,4% del período inmediato anterior pero bajó de forma interanual.

¿Por qué el desempleo es mayor en las mujeres?

Economistas con perspectiva de género explican que esta elevación se da ya que se trata de edades en las que las mujeres tienen la mayor carga concentrada de tareas de cuidado. Las tareas de cuidado son todas aquellas que tienen que ver con la reproducción de la vida productiva: cocinar, limpiar, cuidar hijos, hijas, personas mayores, entre otras. Son actividades no remuneradas y, según advierten los analistas, su distribución inequitativa es el obstáculo más grande que tienen las mujeres a la hora de ingresar al mercado de trabajo.

desempleo-mujeres.jpg
Por qué bajó el desempleo en mujeres

Por qué bajó el desempleo en mujeres

Y cuando ese ingreso ocurre, son más propensas a tomar empleos del mercado informal, donde los sueldos son menores y las condiciones también.

Según la Encuesta Nacional de Uso del Tiempo (ENUT)ellas desarrollan el trabajo no remunerado en mayor proporción: el 91,6% de las mujeres se encarga del trabajo doméstico, de cuidado o de apoyo a otros hogares o voluntario mientras que, en el caso de los varones, lo hace el 73,9%.

"La realización de las tareas se incrementa con la edad y se reducen las diferencias entre varones y mujeres. En las edades jóvenes (14 a 29 años), el 83,0% de las mujeres realiza trabajo no remunerado, contra el 65,4% de los varones (más de 17 p.p. de diferencia). En cambio, en los mayores de 65 años, el 94,1% de las mujeres realiza este tipo de trabajo, mientras que en los varones alcanza el 83,1% (la diferencia se reduce a 11 p.p.)", indicó el informe.

Se habló de
-

Últimas Noticias

s