Masacre en Japón

Masacre en Japón: se atrincheró en una granja, acuchilló a dos mujeres y mató a policías

Japón tiene un severo control de armas, pero el uso ilegal está en aumento. Entre los muertos hay dos oficiales. Se suma al magnicidio del ex primer ministro Shinzo Abe.
Roberto Adrián Maidana
por Roberto Adrián Maidana |
Masanori Aoki el asesino de 4 personas

Masanori Aoki el asesino de 4 personas, dos de ellas, policías, en Japón. (Foto: Gentileza International Press)

Un hombre armado con un rifle similar a uno de caza y con un cuchillo causó una tragedia en Japón. Primero mató a dos mujeres a cuchilladas. Luego, mató a quemarropa a dos policías que llegaron al lugar para responder a un pedido de auxilio por el ataque a las mujeres.

El hombre se atrincheró en la granja de su padre, en las afueras de la ciudad de Nakano, en el centro de Japón. Tras varias horas de negociación, finalmente entregó las armas y quedó detenido. El asesino fue identificado como Masanori Aoki, 31 años, hijo del presidente de la Asamblea Municipal de la ciudad de Nakano.

Embed

La situación de violencia extrema en Japón con las armas de fuego va en aumento, pese a tener un rígido sistema de control. El caso del homicidio del ex primer ministro Shinzo Abe, en julio de 2022, puso en alerta a las fuerzas de seguridad, ante hechos que eran totalmente inimaginables en ese país.

Un ataque totalmente inesperado

Los vecinos que alertaron a la policía estaban totalmente sorprendidos, además de asustados. Contaron que vieron a un hombre persiguiendo a una mujer con un cuchillo hasta que finalmente la alcanzó. Esa fue su primera victima.

Para peor, la policía reveló que una persona que vio lo que había sucedido, cuando le preguntó por qué había asesinado a esa mujer, la respuesta fue: "La maté porque quería".

La otra mujer asesinada es una anciana.

No hay hasta el momento una explicación para la conducta del asesino, hijo de un político local. Por el momento se negó a declarar.

el lugar en donde se atrincheró el asesino en Japón.jpg
El asesino, de 31 años, se atrincheró 12 horas en la quinta de su padre, antes de rendirse. (foto: Gentileza Japan Times)

El asesino, de 31 años, se atrincheró 12 horas en la quinta de su padre, antes de rendirse. (foto: Gentileza Japan Times)

Doce horas atrincherado

Luego de asesinar a los dos policías que respondieron al llamado de emergencia, Aoki huyó hasta la casa de su padre, una quinta en las afueras de la ciudad. Allí permaneció atrincherado, rodeado por la policía. Las negociaciones se extendieron durante 12 horas hasta que finalmente, el asesino soltó las armas y se entregó.

La zona había sido aislada por la policía en un radio de 300 metros ante la amenaza que representaba Aoki con su armamento.

El hecho conmociona a la sociedad japonesa. Usuarios de las redes sociales japonesas han expresado conmoción y alarma por el incidente en Twitter, y uno lo calificó como un "crimen imperdonable". Las autoridades revelaron que el sospechoso tenía un permiso de armas de fuego aunque Japón tiene reglas muy estrictas sobre la propiedad de armas y solo permite que los civiles tengan rifles de caza y armas de aire comprimido.

Este caso abrió un debate inmediato para la sociedad nipona.

el lugar en donde asesinaron a dos policias.jpg
Desde 1990 no morían asesinados en un tiroteo dos policías en Japón. (Foto: Gentileza Japan Times)

Desde 1990 no morían asesinados en un tiroteo dos policías en Japón. (Foto: Gentileza Japan Times)

El asesinato de dos polícias sacude al Japón

Aoki, vestía un uniforme de camuflaje, un sombrero, anteojos de sol y una máscara,mató a los agentes de policía que primero respondieron a la emergencia. En cuanto llegaron al lugar, el asesino tomó su arma larga y les disparó sin más y a muy corta distancia. Nada se pudo hacer por salvarle la vida a los dos uniformados.

Para poder comprar y portar armas, las personas deben someterse a un examen estricto y pruebas de salud mental. En 2014, hubo solo seis incidentes de muertes por armas de fuego en Japón, en comparación con 33.599 en los EE. UU.

Aoki, vestía un uniforme de camuflaje, un sombrero, anteojos de sol y una máscara, disparó a los agentes de policía que respondieron a la emergencia. En cuanto llegaron al lugar, el asesino tomó su arma larga y les disparó sin más y a muy corta distancia. Nada se pudo hacer por salvarle la vida a los dos uniformados.

El magnicidio del expremier Shinzo Abe puso el tema de las armas como una preocupación para el Japón. Un país con un control muy severo para su acceso y tenencias.

Pero este caso - con la muerte de dos policías asesinados a quemarropa - es particularmente llamativo. Es la primera vez que matan así a dos agentes desde 1990.