Un caso extraordinario

Tiene 40 años y 45 hijos: la historia de la mujer más fértil del mundo

Mariam Nabatanzi vive en Uganda y dio a luz a 45 hijos. Algunos murieron durante el parto o recién nacidos. Abandonada por su esposo, solo piensa en que sus hijos estudien y puedan salir adelante.
Marcos Marini Rivera
por Marcos Marini Rivera |
La mujer hace lo imposible para que sus hijos crezcan felices.

La mujer hace lo imposible para que sus hijos crezcan felices.

Mariam Nabatanzi lejos está de conocer lo que es tener una vida tranquila. Vive en Uganda, tiene 40 años y lleva la etiqueta de ser "la mujer más fértil del mundo".

Su historia educa, conmueve y motiva. La mujer dio a luz a 45 hijos. Sí, como leyeron. Los 45 hijos fueron en tan solo 16 partos: 29 niños y 16 niñas. En la actualidad, seis de sus hijos han fallecido. El mayor tiene 27 años y el menor, tres. Y con un dato que impacta, todos sus embarazos fueron múltiples.

Mariam Nabatanzi 6.jpg
Mariam Nabatanzi es de Uganda y hoy a los 40 años tiene 38 hijos.

Mariam Nabatanzi es de Uganda y hoy a los 40 años tiene 38 hijos.

Un caso en el que los médicos creen que el factor genético juega un papel importante y crucial en su ADN. Mariam tuvo una vida de esfuerzos y de mucha dedicación. Es una mujer resiliente que con mucho coraje, esfuerzo y tesón, vive cada día pensando en sus hijos y busca soluciones para que puedan salir adelante.

"He pasado todo mi tiempo cuidando a mis hijos y trabajando para ganar algo de dinero”. "He pasado todo mi tiempo cuidando a mis hijos y trabajando para ganar algo de dinero”.

Solo da a luz mellizos, trillizos y cuatrillizos

Más de una vez, Mariam Nabatanzi se levantó con una esperanza que siempre se le negó: poder ser feliz. Ella asegura que no sabe lo que es serlo. Su historia estuvo siempre marcada por episodios violentos y por una fertilidad que resultó ser incontrolable para los médicos. Incluso, nadie en el mundo de la medicina llegó a obtener resultados certeros.

El médico Charles Kiggundu, ginecólogo del Hospital Mulago, ubicado en Kampala, la capital de Uganda, expresó al medio The Sun: "Mariam presenta un caso de hiperovulación. Es decir, cuando una mujer produce y libera más de un óvulo en cada ciclo menstrual de forma natural".

Mariam Nabatanzi 2.jpg
Fue abandonada por su esposo y hoy vive en la pobreza.

Fue abandonada por su esposo y hoy vive en la pobreza.

Embarazada durante 12 años

Mariam estuvo embarazada durante 12 años de su vida, fue abandonada por su marido y cada día se las ingenia para encontrar la manera de alimentar y de cuidar a sus hijos. Sobre toda la experiencia vivida, ella no duda en decir: "Crecí llorando, mi hombre me ha causado mucho sufrimiento", reconoció en una entrevista con la agencia Reuters. Con mucha tranquilidad, habló desde su casa, una aldea sencilla en Uganda en la que estaba rodeada de algunos de sus hijos que no paraban de correr a su alrededor.

"Toda mi vida se fue cuidando a mis hijos y trabajando para ganar algo de dinero. Comencé a tener responsabilidades de adulta siendo muy joven. No he tenido alegría desde que nací", confesó.

Además, Mariam contó que a los pocos días de haber nacido vivió su primera tragedia: su mamá la abandonó cuando apenas tenía unos meses. Su padre intentó rearmar su vida y se casó de nuevo. Sin embargo, años más tarde, su madrastra tomó una terrible decisión: le agregó vidrio molido a la comida de sus cinco hermanos.

Mariam Nabatanzi 5.jpg
En África hay más de 130 millones de niñas que han sido obligadas a casarse antes de cumplir los 18 años.

En África hay más de 130 millones de niñas que han sido obligadas a casarse antes de cumplir los 18 años.

Ese día, todavía está presente en la mente de Mariam. Ella se había ido a visitar a un familiar y al regresar a su hogar, todos sus hermanos estaban muertos. Logró escapar de ese infierno y se casó con tan solo 12 años. Dice que obligada por un familiar que la entregó con un hombre al que hoy prefiere no mencionar. El tenía 40 años, era polígamo y tenía varios hijos con sus otras mujeres.

Al año de haberse casado, Mariam fue madre por primera vez. Tuvo gemelos, dos años más tarde fueron trillizos y al poco tiempo, en su tercer parto, cuatrillizos. Su historia se modificó para siempre.

Casamientos no consentidos en África

En África hay más de 130 millones de niñas que han sido obligadas a casarse antes de cumplir los 18 años. Son números que impactan y ponen en la agenda un panorama bastante alarmante si se estiman las cifras otorgadas por el Fondo de la Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en proyección al año 2050. La entidad pronostica que, para ese año, habría 310 millones de niñas en casamientos no consentidos.

En Uganda, la tasa de fecundidad promedia es de 5,6 hijos por mujer, una de las más altas del continente africano y más del doble del promedio mundial de 2,4 hijos, según datos del Banco Mundial.

El día a día de Mariam

En la actualidad, vive en la aldea de Kabimbiri, en Uganda. En total dio a luz a 45 hijos. Seis de ellos murieron y hoy debe mantener a 38. Tiene cuatro partos de trillizos, tres de cuatrillizos y seis gemelos. El resto nacieron en partos únicos.

Mariam Nabatanzi 3.jpg
Vive con sus hijos en cuatro casas muy estrechas.

Vive con sus hijos en cuatro casas muy estrechas.

Cuando Mariam estaba en su sexto parto, ya tenía 18 hijos. Necesitaba detener esa descontrolada capacidad para quedar embarazada. Sin dudarlo, pidió un cita con un médico. Sin embargo, los especialistas le dijeron que no se podía hacer nada porque tenía los ovarios inusualmente grandes. Se le recomendó no usar anticonceptivos, como pastillas, porque podrían causarle problemas de salud.

Con 23 años, ya tenía 25 hijos. Volvió al hospital para buscar una solución. Y una vez más, la respuesta fue negativa. Marcada por un marido violento, no tuvo la posibilidad de evitar los embarazos: Mariam siguió teniendo hijos. Hace algunos años, fue abandonada por su esposo y ella se quedó sola. A pesar de los imponderables que le presentó la vida, siempre pensó en una solución para poder mantener a sus 38 hijos.

Embed

Sobre la relación violenta que tuvo con el padre de sus hijos, llegó a decir: "El me golpeaba cuando trataba de hablar con él sobre cualquier problema, especialmente cuando llegaba a casa borracho.... Los niños apenas saben quién es, ya que es un padre ausente que le hablaba a sus hijos por teléfono y no estaba físicamente", relató la mujer al canal africano Citizen TV. Finalmente, el hombre se fue y ahora Mariam imagina en darle una vida más tranquila y llena de amor a sus hijos.

"Mamá lleva toda la carga de la familia, ayudamos como podemos"

"Mamá está abrumada, el trabajo la está aplastando, ayudamos donde podemos, como cocinando y lavando, pero ella todavía lleva toda la carga para la familia. Lo siento por ella", llegó a decir Ivan, su hijo mayor, que hoy tiene 25 años y tuvo que abandonar el colegio secundario cuando se quedaron sin dinero.

Desesperada por tener ingresos económicos, Nabatanzi no se detiene y prueba con todas las estrategias posibles. Como hacer peluquería, decoración de eventos, recolección y venta de chatarra, elaboración de ginebra local y venta de hierbas medicinales. Sin embargo, el dinero se le va entre los múltiples gastos de alimentos, el cuidado de la salud, la vestimenta y los útiles para la escuela.

Vive como puede con sus hijos en cuatro estrechas casas, todas hechas de bloques de cemento y con techo de hierro corrugado. Su historia recorrió el mundo. En su mente, ella sólo piensa en darle a sus hijos oportunidades para que puedan estudiar y salir adelante. Sueña con sentir la felicidad que a ella le faltó en el cuerpo de sus hijos.

Embed

s