Muerte y misterio

Crimen de Agustina Fernández: el brutal relato de una policía que se quebró al recordar cómo halló a la joven

La mujer fue la primera en ingresar a la escena del hecho. Qué dijo sobre la actitud de Pablo Parra, el único acusado. Agustina Fernández fue asesinada el 2 de julio de 2022 en Cipolletti.

La joven estudiante de medicina tenía 19 años (Foto: archivo).

La joven estudiante de medicina tenía 19 años (Foto: archivo).

En la cuarta audiencia del juicio por el femicidio de Agustina Fernández, la policía Mariana Huircal, con 14 años de experiencia en la Comisaría 24, ofreció un testimonio emotivo y detallado al jurado sobre el ataque ocurrido el 2 de julio de 2022 en Cipolletti contra la estudiante de medicina.

Huircal relató que ella y un compañero estaban realizando una recorrida de rutina cuando recibieron un llamado de la comisaría 32 sobre "una mujer sin vida en calle Confluencia y Venezuela". En cuatro minutos llegaron al lugar, donde fueron guiados por un vecino llamado Adrián Monge al patio interno del complejo de departamentos.

En el interior, encontraron a Pablo Parra, quien les dijo que le habían robado y les instó a entrar a ver a Agustina, a quien creía muerta. Huircal describió la escena de Agustina y se quebró en llanto al recordar que "su cabeza estaba desfigurada".

La policía aplicó el protocolo correspondiente y confirmó que Agustina aún tenía pulso débil. Según su testimonio, mientras esperaban la ambulancia, Parra repetía que le habían robado, pero no mostraba preocupación por la víctima. Huircal permaneció junto a Agustina, tratando de reconfortarla mientras convulsionaba.

Pablo Parra.jpg
Pablo Parra, el único acusado por el crimen de Agustina Fernández (Foto: archivo).

Pablo Parra, el único acusado por el crimen de Agustina Fernández (Foto: archivo).

"Me arrodillé y le tomé su mano, le hablaba. No sé si me escuchaba. Fue feo porque tengo un hijo de su edad. Esperaba que reaccionara. En un momento empezó a convulsionar", dijo.

Cuando llegó la ambulancia, la médica confirmó que Agustina tenía una fractura de cráneo y la trasladaron rápidamente al hospital. Huircal se quedó en el departamento, mientras el encargado de calle de la comisaría se hacía cargo del operativo.

La policía notó que Parra solo se preocupaba por el robo y no mencionaba a Agustina ni preguntaba por ella. "Decía que le habían entrado a robar y por dónde habían entrado. Y se fue al patio", sostuvo, y detalló: "En ningún momento mencionó a Agustina, ni preguntó por ella. Ni pidió la ambulancia. Era una persona que solo preguntaba por el robo".

A pesar de su experiencia, Huircal admitió que la escena la impactó profundamente, especialmente al recordar que Agustina podría haber sido su hijo. Para ella, lo sucedido no parecía simplemente un robo debido a la crueldad implicada en el acto.

Crimen de Agustina Fernández en Cipolletti: cómo murió la joven

El 2 de julio de 2022, la joven de 19 años, estudiante de Medicina y oriunda de La Pampa, había acordado comer con Pablo Parra, su vecino y dueño de la vivienda donde se juntaron. Cerca de las 19.30, el joven salió del lugar. Compró helado y cervezas, y al regresar pidió ayuda a sus vecinos: Agustina Fernández se encontraba en el piso convulsionando. Murió días después en el hospital local debido a un "traumatismo encéfalo craneano" por los golpes que había recibido.

Durante meses, lo que ocurrió con la estudiante de medicina antes y durante las horas que permaneció en el lugar fue un enigma. En principio, para los investigadores, la principal hipótesis era la del robo de una persona que había entrado por atrás. En rigor, Parra declaró que del departamento faltaban tanto su teléfono como el de Agustina, un juego de llaves, mil dólares, un rosario y ropa.

agustina fernandez cipolletti.jpg
Agustina Fernández. Durante meses, lo que ocurrió con ella antes y durante las horas que permaneció en el lugar fue un enigma (Foto: archivo).

Agustina Fernández. Durante meses, lo que ocurrió con ella antes y durante las horas que permaneció en el lugar fue un enigma (Foto: archivo).

Sin embargo, a fines de ese año, el joven fue formalmente acusado por el femicidio. Por entonces, el fiscal de instrucción Martín Pezzetta dio detalles del caso y afirmó: “Ellos tenían una amistad y tuvieron relaciones sexuales. Parra quería un noviazgo, pero ella no”. De acuerdo con el funcionario judicial, Parra le regaló un anillo de compromiso e hizo reservas para viajar juntos a San Martín de los Andes, pero ella tenía pasajes para viajar a Santa Rosa. "Él tenía una obsesión con ella", afirmó Pezzeta.

Según la reconstrucción durante la instrucción, las puertas del complejo y el departamento del acusado no estaban forzadas y se pudo descartar a todos los visitantes que habían estado en el edificio. "No se encontraron huellas de otras personas y el único rastro de calzado detectado en la mesa -que se usó para trepar el muro y entrar por el patio- es de Pablo Parra", argumentó tiempo atrás Pezzetta.

Se habló de