Homicidio

Piden perpetua para la policía acusada de matar a una pareja para viajar a Disney

Sonia Rebeca Soloaga es juzgada como presunta autora de la tortura y asesinato de Alberto Chirico y su esposa María Delia Speranza en 2019.
Sonia Rebeca Soloaga es juzgada como presunta autora de la tortura y asesinato de Alberto Chirico y su esposa María Delia Speranza en 2019 (Foto: archivo).

Sonia Rebeca Soloaga es juzgada como presunta autora de la tortura y asesinato de Alberto Chirico y su esposa María Delia Speranza en 2019 (Foto: archivo).

Ciruzzi consideró a la imputada como autora de un “robo agravado por haber sido cometido con arma de fuego en concurso real con un homicidio triplemente agravado y falsa denuncia”.

La policía de 36 años está detenida desde julio de 2019 en un complejo penitenciario federal y la causa también tiene como segundo imputado al entonces novio de Soloaga, el también policía porteño Diego Alberto Pachilla, quien está excarcelado y sólo se le atribuye la figura de "encubrimiento doblemente agravado", ante la sospecha de que la ayudó a deshacerse del arma o de acomodar su declaración en la falsa denuncia.

Asistido por sus abogados Christian Poletti y Hernán Vega, Pachilla prefirió no declarar en su momento, pero en su interrogatorio previo afirmó que sigue manteniendo una relación con Soloaga, a quien visita en el penal, algo clave para su defensa porque intentarán conseguir su absolución planteando que no se puede imputar de encubrimiento a quien es pareja del autor de un delito.

El caso

Según la acusación, el 11 de junio de 2019, entre las 12:00 y las 14:30, la imputada ingresó a la casa ubicada en Eugenio Garzón al 3.500 con el objetivo de robarle a la pareja entre 70 y 80 mil dólares que tenían ahorrados para pagarle a su hija un viaje a Disney por su cumpleaños de 15 años. Para eso, los golpeó fuertemente y después les disparó a ambos con su pistola reglamentaria "con alevosía, y a fin de asegurar su impunidad, como así también el provecho del delito".

Luego de cometer los asesinatos, la oficial se fue del lugar y denunció que le habían robado su arma, y para esto, presentó una denuncia en la que sostuvo que había sido interceptada en las calles Recuero y Culpino por un Volkswagen Gol Trend y que luego hizo lo mismo una camioneta Renault Duster, desde la que habría bajado un hombre para sustraer su arma.

El doble homicidio fue descubierto por otra oficial de la Comisaría Vecinal 9C, quien advirtió que el portón de dos hojas de la casa del matrimonio estaba abierto, y como nadie respondió fue a buscar a la hija de la pareja, quien luego de ingresar salió a los pocos minutos diciendo que sus padres estaban tirados en el piso y que creía que estaban muertos.

La hipótesis de la fiscalía

La hipótesis de la fiscal que instruyó la causa, Estela Andrades, leída en la audiencia, es que Soloaga aprovechó la relación de confianza que había forjado durante semanas con los jubilados por ser la policía de la cuadra.

Según la acusación, primero los torturó a golpes y culatazos y luego los ejecutó a cada uno con un tiro en la cabeza, usando un almohadón como silenciador.

Para Andrades, el posible móvil del doble crimen fue la deuda que Soloaga tenía que saldar para poder pagar el viaje de su hija.

Se habló de