Casa Rosada

Alberto Fernández en modo "elecciones": anuncios económicos, novedades sanitarias y cambios de gabinete que deberán esperar

El Presidente anunció la salida paulatina de la pandemia con la mira puesta en las elecciones, mientras define los cambios de gabinete.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Elecciones y buenas noticias: Alberto Fernández anunció en un video grabado en Casa Rosada el viernes

Elecciones y buenas noticias: Alberto Fernández anunció en un video grabado en Casa Rosada el viernes, la salida progresiva de la pandemia. (Foto: Captura de pantalla)

Más allá del temor de que exploten los contagios a partir de la llegada de la variante Delta, en el Gobierno decidieron jugar a todo o nada para ganar los comicios. Preparan en ese marco, otra batería de anuncios de ayuda económica para los jóvenes y los sectores de clase media y baja, que forman parte del caudal histórico de votos que elijen al peronismo pero que hoy en el Gobierno temen perder.

Por eso este viernes, el Presidente, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero y la ministra de Salud, Carla Vizzotti, anunciaron la prórroga del DNU que establece los parámetros de restricciones para contener la pandemia, pero con cambios metodológicos y "reaperturas progresivas" de todas las actividades hasta que en noviembre, termine el plan de vacunación y la promesa de una vuelta a la normalidad casi total.

En un mensaje grabado en la Casa Rosada en la tarde del jueves después de una semana de aislamiento preventivo por el viaje a Perú, Alberto Fernández reapareció para anunciar que vuelve el turismo grupal para personas mayores que hayan completado su esquema de vacunación. También el ingreso de turistas extranjeros con esa especie de "pasaporte sanitario", empezando por países de la región.

"Volver a ser felices"

"Este es un punto de inflexión. El siguiente paso será regresar el público con aforo a eventos masivos al aire libre", prometió Alberto Fernández en el marco de las promesas de salida de la pandemia para "volver a ser felices" en "el país que queremos".

image.png

Dar buenas noticias es parte de la estrategia de campaña del oficialismo. Por eso, en el entorno de Alberto Fernández dijeron a A24.com que son “optimistas” con la posibilidad de un nuevo triunfo electoral y celebran las duras peleas internas en la alianza Juntos por el Cambio con sus máximos dirigentes y precandidatos “matándose en los medios”.

“Ganamos por 5 o 7 puntos en el conurbano y eso nos garantiza un triunfo nacional”, alardean en una de las oficinas del sector presidencial, pero por lo bajo, admiten que la intención de voto está mal comparando con el 45 % histórico que solían conseguir en los sectores medios y medios bajos que ahora aparecen enojados porque perdieron sus ingresos ante la caída de changas o que ven esfumarse sus salarios con la inflación.

Pese a la crisis social, en el Gobierno aseguran que “no hay peligro de una explosión social como en la crisis de 2001que se llevó puesto al gobierno de la Alianza con Fernando De la Rúa escapándose en helicóptero en medio de un caos político y represión y el grito de la sociedad para que "se vayan todos".

Confían en los efectos de reactivación que comenzarán a sentirse entre agosto y septiembre a partir de las reaperturas de paritarias que rondan el 45% y los aumentos que anunciarán esta semana a jubilados y beneficiarios de planes sociales, para que no quede trunca la promesa del gobierno de garantizar que "los salarios le ganen a la inflación".

"La campaña son los anuncios, más allá de los manuales truchos que circularon", dijeron a A24.com fuentes cercanas a Cafiero mientras celebraban las peleas internas en la oposición.

¿Qué pasa con los cambios de gabinete?

En otra oficina de Balcarce 50 agregaron que, mientras tanto, Alberto Fernández busca ganar tiempo para definir los cambios de gabinete que anunciará “la semana que viene”.

Pero en esta instancia se limitarán a reemplazar a los dos ministros que son candidatos: Daniel Arroyo que se va de Desarrollo Social para ser diputado por la provincia de Buenos Aires y Agustín Rossi en Defensa. Los cambios más profundos del gabinete quedarán para un relanzamiento de la gestión después de las elecciones.

"El presidente tomará juramento la semana que viene a su amigo el intendente de Hurlingham, Juanchi Zabaleta al frente del ministerio de Desarrollo Social", c onfirmaron fuentes cercanas a Alberto Fernández que anticiparon, buscarán renovarle la cara a una cartera muy cuestionada por movimientos sociales propios y ajenos.

En tanto, Alberto definirá este fin de semana a quien elige para reemplazar a Rossi, con quien la Casa Rosada y Cristina Kirchner se mostraron muy distantes por su decisión de pelearle la interna al gobernador del PJ, Omar Perotti con quien Alberto y Cristina sellaron alianza para la lista de precandidatos.

No obstante, en el Gobierno evaluaban que Rossi sigue siendo un dirigente muy respetado en el albertismo donde hacían cálculos que su lista para pelear las PASO en Santa Fe va a sumar más sectores al peronismo para mantener el gobierno en 2023, ante la oposición muy dividida en esa provincia considerada el segundo mayor bastión electoral después de la provincia de Buenos Aires, para ganar cualquier elección nacional.

https://twitter.com/RossiAgustinOk/status/1423648234455568389

Pero Cristina insistió en mostrar su malestar con el saliente ministro de Defensa: Mientras Rossi presentaba su lista en un acto en Santa Fe el jueves, Cristina Kirchner reapareció por primera vez desde el inicio de la pandemia en una reunión en el Instituto Patria (el lugar que más le gusta, según dijo en su cuenta oficial en Twitter), para mostrarse en una foto apoyando a los candidatos de la lista con el perottismo, en una nueva demostración de quién tiene el poder en el Frente de Todos.

https://twitter.com/CFKArgentina/status/1423386848848711684

Al mismo tiempo, Alberto Fernández debatía una tregua en la interna por definir el próximo gabinete, con su hijo y presidente del bloque de Diputados del FdT, Máximo Kirchner en un almuerzo que compartieron el jueves en el despacho presidencial de la Casa Rosada.

El Presidente recibió el viernes a Jake Sullivan, el principal asesor en Seguridad Nacional y Regional del Gobierno norteamericano de Joe Biden con el Ministerio de Defensa acéfalo.

La que comienza, será una semana plagada de anuncios económicos y políticos de un Gobierno preocupado por retomar la iniciativa económica, la mayor demanda de la sociedad, en medio de una campaña que amenaza con destapar más ollas, después del escándalo por las visitas en Olivos en plena cuarentena estricta.

"Reactivar, reactivar, reactivar a partir de las vacunas", es la principal promesa de campaña del Gobierno que en un pedido casi desesperado, insta a los jóvenes que no consiguen trabajo y extrañan la vida normal, que "no se vayan" del país.

s