Casa Rosada

Alberto Fernández ordenó congelar las peleas internas en el oficialismo hasta firmar el acuerdo con el Fondo

El proyecto de reelección de Alberto está pegado a salir airoso de las negociaciones con el FMI. ¿Qué candidatos asoman desde el kirchnerismo?
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández en la Plaza de Mayo por el Día de la Militancia personista

Alberto Fernández en la Plaza de Mayo por el Día de la Militancia personista, el 17 de noviembre de 2021 anunció la intención de que haya competencia en las PASO del Frente de Todos, de cara a la sucesión presidencial de 2023. El debate ya está abierto en el oficialismo. Foto. Archivo Presidencia

Alberto pidió esta semana, en medio de una ola de rumores desmentidos de cambios de gabinete, dejar las disputas internas al menos para después de sellar la carta de intención con el FMI y empezar a mostrar al Gobierno concentrado en resolver los problemas económicos y sociales.

Así lo confirmó a A24.com una alta fuente de la Casa Rosada luego de que la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, desmintiera que el Presidente esté evaluando cambios "ni ahora ni en los próximos meses", dijo.

La idea del Presidente es, según revelaron a este portal desde su entorno más cercano, consolidar el Gabinete y avanzar en la recuperación económica, para llegar en condiciones a pelear por la reelección, o al menos que el peronismo siga en el poder.

En esa línea se enmarcó el acto que compartió el viernes en Casa Rosada con la titular del PAMI y dirigente camporista Luana Volnovich, que había sido cuestionada dentro del mismo Gobierno, por veranear en El Caribe en medio de la crisis.

No habrá relanzamiento del gobierno después del acuerdo con el Fondo, porque la idea es mostrar que el Gobierno puede cerrar el problema de la deuda y comenzar ahora a cumplir las promesas de campaña de 2019 que no pudo cumplir por las restricciones de la pandemia.

“El acuerdo con el Fondo no soluciona todos los problemas, es en todo caso un antes y un después en el sentido de cerrar una etapa para poder empezar a hacer lo que vinimos a hacer”, señaló una funcionaria de peso hoy en el Gabinete nacional.

Las internas de género pisaron fuerte en el marco del discurso de Alberto Fernández que intentará consolidar como eje central de su mandato: que es el presidente que vino a terminar con el patriarcado. Pero esta idea le generó en las últimas semanas cruces internos con los hombres más cercanos de su entorno.

Esa interna quedó expuesta ante la pregunta de A24.com en la última conferencia de prensa de la portavoz, Gabriela Cerruti, quien apuntó no solo a los medios que utilizan "un discurso del siglo pasado" sino de intentar defenestrar el avance del feminismo en el Gabinete y en los círculos dirigenciales del Gobierno "describiendo a las mujeres funcionarias en culebrones de novelas mexicanas" o en "peleas y enredos como en los "cuentos de hadas y brujas".

Cerruti aprovechó la ocasión para despotricar contra los ministros albertistas, massistas y kirchneristas, sin distinción, que no cumplen con el cupo femenino en sus estructuras de gestión y explicó que por eso el Presidente tomó la decisión de intervenir con una resolución que ahora los obliga a designar mujeres y diversidades para cumplir la paridad de género, uno de los principales ejes con que pretende diferenciar a su Gobierno de anteriores.

Julio Vitovello (secretario General de Presidencia; Tristán Bauer (Cultura); Julián Domínguez (Agricultura) Gustavo Beliz (Asuntos Estratégicos) quedaron en evidencia por la escasa cantidad de mujeres en sus organigramas.

https://twitter.com/gabicerru/status/1494315132054228992

Reacomodamientos en el Frente de Todos pensando en 2023

Los nombres que circulan como ensayo de la pelea que se viene en el oficialismo para la segunda etapa de gobierno de Alberto Fernández, post pandemia y post acuerdo con el FMI, son múltiples y en los pasillos de la Casa Rosada algunos admiten que lo que se vivió en las últimas semanas es una pelea de todos contra todos.

Encontrar un funcionario que no hable mal de otro es una odisea. Pero por ahora la institucionalización del Frente de Todos sigue frenada, mientras el presidente Alberto Fernández ordenó a Manzur, a Cerruti, Vilma Ibarra, Gustavo Béliz, Juan Manuel Olmos, Juan Zabaleta, Gabriel Katopodis y Wado De Pedro, mostrarse juntos en distintos actos, para recomponer la congelada relación.

Alberto se reunió por primera vez en meses a solas con Wado De Pedro y desde ese momento se empezaron a mostrar gestos de acercamiento de uno y otro lado, después de los rumores de ruptura entre albertismo y kirchnerismo que se generaron por la renuncia de Máximo Kirchner el 28 de enero, a la jefatura del bloque de diputados del Frente de Todos.

Wado De Pedro, conocido delegado de Cristina Kirchner no solo en la Casa Rosada sino también en el PJ nacional y en el Frente de Todos, mantiene frenada la institucionalización de la coalición mientras el albertismo y Sergio Massa, el tercer socio de la Alianza de gobierno, negocian en Diputados y Senadores, apoyos para conseguir el aval del Congreso al acuerdo con el FMI.

Solo Máximo Kirchner puso primera para consolidar su liderazgo en el PJ bonaerense que legirá nuevas autoridades en internas el próximo 22 de marzo, como paso previo a una eventual candidatura a gobernador del principal distrito electoral del país, aunque nada está definido: hay muchos dirigentes del kirchnerismo pero también del albertismo y gobernadores e intendentes que avisaron que se anotarán en la pelea.

¿Qué candidatos se mencionan en el FdT para intentar mantener el poder?

La ola de rumores que el Gobierno se encargó de desmentir por ahora, muestran a un activo ministro del Interior, Wado De Pedro, posicionándose con videos y actos en las redes sociales y recorridas por el país, con u perfil simpático, descontracturado, con humoradas para conscientizar sobre la superación del problema de la tartamudez, casi como uno de los presidenciables de Cristina.

https://twitter.com/wadodecorrido/status/1494139747706585089

Por otro lado, cerca del presidente admiten que la candidatura a la reelección de Alberto está atada a la resolución del acuerdo con el FMI y a la necesidad de ordenar la economía, con la promesa de bajar la inflación y la pobreza como principales objetivos a cumplir.

En esa carrera se anota por lo bajo, el ministro de Economía, Martín Guzmán, con un perfil estrictamente técnico enfrentado al kirchnerismo, pero sin decirlo públicamente.

A Cristina Kirchner algunos la mencionan como posible candidata a senadora en 2023, al jefe de Gabinete, Juan Manzur, según la fuente que se consulte, algunos lo ubican fuera del gobierno y otros como armador político de la reelección de Alberto en alianza con una liga de gobernadores del PJ, y hasta como posible compañero de fórmula presidencial, sino encabezando una fórmula.

Máximo Kirchner compite con Axel Kicillof para quedarse en 2023 con la candidatura a gobernador bonaerense, según las mismas versiones no confirmadas oficialmente, pero que todos hablan en las charlas de rosca política en el Frente de Todos.

Sergio Massa, Daniel Scioli, son otros de los socios que apoyan la reelección de Alberto Fernández pero también suelen ser mencionados como posibles candidatos a presidente, en el caso de que Alberto Fernández por alguna razón, decida no competir en 2023.

La ruptura entre el albertismo y el kirchnerismo que se concentra en retener a su electorado de centroizquierda, si se da, va a ser cuando se tengan que definir candidaturas para el 2023, reconoció una fuente del oficialismo a A24.com.

La novedad esta semana fue el anuncio de un pequeño grupo de senadores del PJ que amenazaron con abrirse del comando de Cristina en la Cámara Alta y confirmaron que apoyarán al Presidente y el acuerdo con el FMI: Guillermo Snopek, Camau Espínola son algunos que adelantaron esa postura. Igual que Máximo Kirchner en Diputados, los senadores de provincias que gobierna la oposición, aclararon que no impulsan (por ahora) una ruptura en el bloque del Frente de Todos, pero sí aventan la discusión interna.

A este paso, habrá PASO en 2023 en el oficialismo, tal como anunció el Presidente en un primer acto de intento independentista el pasado 14 de noviembre en Plaza de Mayo, por el día de la militancia.

En el oficialismo se lamentan no haber abierto la competencia interna en las PASO legislativas que terminaron con la derrota del Frente de Todos en todo el país, frente a un fuerte crecimiento que tuvo pese a las diferencias internas, la coalición opositora de Juntos por el Cambio.

El problema de enfrentar a los distintos sectores en las PASO, es que el Gobierno va a tener más oposición interna en la futura campaña electoral que podría terminar beneficiando a la oposición, admiten algunas fuentes en Casa Rosada. De todas maneras, lo que suceda en 2 años en un país imprevisible como Argentina, es casi, una cuestión de ciencia ficción.

s