Congreso

Bienes Personales: ¿Por qué el oficialismo pudo ganar y recuperarse de la derrota por el Presupuesto?

Con un cambio de estrategia, logró que Juntos por el Cambio sufra una derrota incómoda. ¿Cuál fue la estrategia?
Pablo Winokur
por Pablo Winokur |
Diputados debatió la ley de bienes personales

Diputados debatió la ley de bienes personales

127 a 126 ganó el proyecto del oficialismo en la sesión por los cambios en la Ley de Bienes Personales. En la sesión de la semana anterior Juntos por El Cambio había votado una moción para que esta semana se debatiera un cambio en el impuesto a los Bienes Personales, que venía con media sanción del Senado. La idea era que solo tributen aquellos que tienen bienes o dinero por más de 6 millones de pesos; actualmente es 2 millones el monto a partir del cual se paga ese impuesto, lo cual en la práctica equivale a un auto y una cochera.

El oficialismo resistía a ese proyecto porque hoy tiene como prioridad mantener en orden las cuentas fiscales. Además no quería que la oposición se lo metiera por la ventana; si salía tal como lo votó el Senado hubiera sido una victoria política de Juntos por el Cambio.

Así surgió una estrategia parlamentaria que resultó ser efectiva: aceptar la suba del mínimo no imponible pero aumentar la alícuota (tasa de impuesto) para los que tienen más de 100 millones de pesos. De esta manera, el cambio no tiene costo fiscal: dejan de pagar un montón de contribuyentes y pagan un poco más los que más tienen.

El problema es que Juntos por el Cambio se había comprometido a no votar subas de impuestos, con lo cual quedó atrapado. ¿Votar a favor de la ley porque le reduce impuestos a los que tienen entre 2 y 6 millones de pesos? ¿O votar en contra porque le aumenta impuestos a los que tienen más de 100 millones?

Con la jugada oficial, la oposición no tuvo alternativa y votó en contra del dictamen oficialista. El Frente de Todos puso a Juntos por el Cambio en la dificil situación de tener que explicar por qué votaba en contra de una baja de impuestos.

Segundo punto. En la votación por el Presupuesto, la oposición tuvo 132 votos. Esta vez bajó a 126. ¿Cómo se explica la diferencia? Juntos por el Cambio tuvo dos diputados de viaje y una con Covid. Además, esta vez la izquierda votó con el oficialismo. El dato político es que JxC ni siquiera pudo sentar a todos sus propios Diputados. Otra derrota.

Los que faltaron fueron

  • Camila Crescimbeni (Pro, con Covid)
  • Alvaro González (Pro, de viaje)
  • Gabriela Koening (Evolución Radical, de viaje).

Seguramente habrá pases de facturas por los viajes. De todos modos, si Camila Crescimbeni no hubiera tenido Covid la votación hibiera resultado empatada en 127 y habría tenido que desempatar Sergio Massa, que como presidente de la Cámara no puede votar, salvo en caso de empate.

Como se ve, los números están muy finitos. En 2022 habrá que acostumbrarse a que en Diputados nadie tiene un lugar asegurado. Y que una votación se gana y la otra se pierde.

s