Elecciones 2021

¿Cómo llega el Gobierno a las PASO y qué define el oficialismo en estas elecciones?

A más de un año y medio de asumir, el Gobierno espera apoyo para plebiscitar la gestión de la pandemia. Del resultado dependerán los reacomodamientos y posibles cambios de gabinete.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández y Cristina Kirchner apuestan a plebiscitar la gestión de la pandemia. Del resultado de las PASO de este domingo

Alberto Fernández y Cristina Kirchner apuestan a plebiscitar la gestión de la pandemia. Del resultado de las PASO de este domingo, dependerán los reacomodamientos internos en el Gabinete del Frente de Todos. (Foto: Presidencia)

Por eso, además de definir candidaturas, las PASO son consideradas en realidad una gran encuesta que leerá la conducción del Frente de Todos la noche del domingo, para tomar decisiones de cara a la campaña para las elecciones legislativas del 14 de noviembre, en las que sí se definirá cómo quedará el equilibrio de fuerzas en el Congreso a partir del 10 de diciembre.

Más allá de los candidatos a diputados y senadores que resulten ganadores, del resultado de las PASO de este domingo dependerán también los reacomodamientos internos en el Frente de Todos y eventuales cambios de gabinete, que ya evalúa Alberto Fernández en medio de presiones internas y externas en una de las peores crisis económica y social de la historia del peronismo en el poder.

Plebiscito a la gestión de Alberto Fernández

Alberto Fernández usa la metáfora del "Día 100" para justificar que del año y medio que lleva de Gobierno, sólo pudo gestionar los primeros 99 días desde que asumió el 10 de diciembre de 2019. Porque cuando había empezado a ordenar la crisis heredada del macrismo, cayó la pandemia y tuvo que dedicar toda el esfuerzo a "gestionar la emergencia" desatada por el COVID-19.

El resto del año y medio en el poder tuvo que gobernar la emergencia con Decretos de Necesidad y Urgencia (DNU) que él mismo es cuestionado por no respetar, ayuda estatal inédita para sostener la economía, el empleo, empresas privadas, y más de 9 millones de argentinos que no figuraban en ningún registro porque formaban parte de la economía informal.

De ahí surge la frase "quiero que me recuerden como el Presidente de la pandemia", para justificar las medidas restrictivas que tomó para controlar la crisis sanitaria, que derivó en la profundización de la crisis económica y social hasta llevar a casi un 50% de población bajo el límite de la pobreza.

En ese marco, el lunes es el "Día 100" de gestión, dijo simbólicamente el Presidente, y empieza la verdadera campaña de cara a las primeras elecciones legislativas intermedias en las que se definirán el poder parlamentario que tendrán oficialismo y oposición de cara a los próximos dos años de mandato del Frente de Todos.

¿Qué pasará con el Gabinete después de las PASO?

Del resultado de este domingo dependerá el nivel de cambios y reacomodamientos que surjan en el gabinete de Alberto Fernández en los próximos días, o meses.

Aunque la mayoría de las encuestas hablan de un hipotético escenario de empate técnico en el mayor distrito electoral del país que define cualquier elección: la Provincia de Buenos Aires concentra el 37% del electorado nacional y en el entorno de Alberto Fernández confiaban que lograrán contener al electorado de clase media baja enojada por los efectos de la crisis y a los jóvenes indecisos que lo votaron cuando llegó al gobierno en 2019 y mantener el caudal electoral histórico del peronismo a nivel nacional.

El resultado también dependerá de cuánta gente vaya a votar este domingo, o si se cumplen los vaticinios sobre un menor nivel de participación un poco por el miedo a la pandemia, pero también por la apatía que muestran vastos sectores de la sociedad ante la grieta de la clase política que volvió a ubicarse en el centro de esta campaña electoral.

Por eso, desde el oficialismo en el último tramo de la campaña dedicaron sus discursos a un llamado a polarizar contra el principal opositor, pero también contra los libertarios y los candidatos antisistema.

Pero el objetivo de la Casa Rosada es mostrar que el "día 100" de gestión empieza recién el lunes a partir del plan de vacunación y la contención de la temida variante Delta; y como efecto de eso, la llegada de la reactivación económica, de la mano de la reapertura de paritarias, para frenar la pérdida de poder adquisitivo de los salarios ante la descontrolada inflación. Y que eso repercuta en el crecimiento industrial, la producción de Pymes y comercios.

Qué hacer con la deuda con el FMI, con el cepo al dólar, y a las exportaciones y el congelamiento de tarifas, son sin embargo, los principales temas pendientes de resolver.

Las cartas para estas PASO ya están echadas para el Gobierno y para la oposición, que aparece fragmentada en distintos sectores que apuestan a coptar el voto bronca contra el Gobierno.

Las críticas internas y los cambios de gabinete

El Gobierno tendrá por objetivo el domingo, mostrar un moderado triunfo y que no huela a derrota que lo obligue a tener que barajar todo y dar de nuevo, cualquiera sea el resultado.

Del resultado de las PASO dependerá el grado de cambios que Alberto Fernández acceda a hacer en el gabinete nacional, y el tiempo en que lo haga.

Si consigue un triunfo holgado, el escenario que analizan en la Casa Rosada es que los cambios sean después de las elecciones del 14 de noviembre para relanzar con aire fresco y caras nuevas el Gobierno.

Pero si el resultado no es satisfactorio y queda resentida aún más la imagen del Gobierno, los cambios podrían adelantarse a las elecciones generales de noviembre y también profundizarse llegando a las principales figuras más cuestionadas del Gabinete.

Esta última postura es la que sostienen cerca de Cristina Kirchner, que una vez más, mete presión hacia los ministros más cercanos al propio Presidente; en caso de una eventual derrota, intentarán responsabilizar para después mostrar cambios antes de las legislativas.

Noviembre sería un mes bisagra en la estrategia de la Casa Rosada. Si Alberto Fernández y el ministro de Economía, Martín Guzmán logran apoyo en la cumbre de Cambio Climático COP 26 convocada en Glasgow, Escocia, por el presidente norteamericano Joe Biden, podría recibir un fuerte apoyo internacional a la propuesta de canjear deuda externa por ayuda internacional para financiar políticas de infraestructura nacional para frenar los efectos del cambio climático antes del 2030 en el país.

Ahora la urgencia es la salida a la doble crisis. La carrera empieza el lunes. Si lo logra podría pensar en relanzar el Gobierno y hasta en su reelección en 2023. Pero si pierde, Cristina Kirchner podría imponer toda su impronta al Gobierno del Frente de Todos con Alberto Fernández y Sergio Massa, los gobernadores e intendentes del PJ, como socios menores.

s