Elecciones 2021

Debate: quién ganó y quién perdió entre los candidatos a diputados de la Provincia de Buenos Aires

En el debate que se vio el miércoles hubo ganadores y perdedores. ¿Qué fue a buscar cada candidato y qué logró durante las más de dos horas de encuentro?
Pablo Winokur
por Pablo Winokur |
Diego Santilli (Juntos)

Diego Santilli (Juntos), Victoria Tolosa Paz (Frente de Todos), José Luis Espert (Avanza Libertad), Nicolás del Caño (Frente de Izquierda), Florencio Randazzo (Vamos con Vos) y Cynthia Hotton (Frente Más Valores)

Se dijo la semana pasada cuando fue el debate de diputados por la Ciudad. En un debate electoral no hay ganadores ni perdedores. Hay estrategias posibles, hay intentos de capturar el voto de otro, o algún indeciso o alguna persona que no fue a votar en la elección anterior. También es una oportunidad para fidelizar el voto propio.

En la mayoría de los casos, las personas que miran un debate van a pensar que ganó el candidato que ya preferían desde antes. Van a reforzar sus propias percepciones previas. En pocos casos, los cruces entre los candidatos o las propuestas pueden inclinar la balanza para un lado o para el otro.

En la previa se podía pensar que cada uno de los candidatos podía tener algún objetivo:

  • Diego Santilli. Retener al votante propio, fidelizar a los halcones del PRO, intentar que no se escapen los que votaron a Manes en las PASO. No cometer errores para sostener la tendencia de las PASO.
  • Victoria Tolosa Paz. Convencer al kirchnerismo de que la acompañe después de lo que fue la derrota en las PASO y la crisis del gabinete de Alberto (recordar que Tolosa Paz es candidata de Alberto). Llamar a votar al votante histórico del peronismo que en las PASO se quedó en su casa o votó en blanco.
  • Nicolás del Caño. Convencer a los votantes de partidos de izquierda que no pasaron las PASO de que lo voten. Debatir con Espert para captar algún voto antisistema. Robarle algo al kirchnerismo por izquierda.
  • José Luis Espert. Mostrarse duro confrontando con el kirchnerismo para robarle a los votantes “halcones” a Juntos. Opacar a Cynthia Hotton para que no se vayan votantes por ese lado.
  • Florencio Randazzo. Tratar de convocar al peronismo desencantado pero que nunca votaría al PRO. Confrontar con los dos lados de la grieta.
  • Cynthia Hotton. Apelar al voto evangelista.

Hasta acá, la teoría. Aquel candidato o candidata que desarrolló la estrategia correcta y que logró llevarla a la práctica, puede considerarse ganador.

¿Cómo les fue realmente a los candidatos en el debate?

Diego Santilli

Diego_Santilli.jpg
Diego Santilli fue de menos a más y no cometió errores (Foto: Télam).

Diego Santilli fue de menos a más y no cometió errores (Foto: Télam).

Fue de menos a más. Se mostró duro por momentos. Demasiado coacheado, según reconocieron en su propio entorno.

De a poco se soltó. Cuando habló de la pandemia lo mencionó a Manes. Cita para llevar agua a su molino. Fue duro por momentos con Tolosa Paz: criticó que regalen heladeras a cambio de “dignidad”.

Y defendió la gestión de la Ciudad y la de Vidal. Poco elogio a la gestión de Macri. No ganó, no perdió. No cometió errores. No es poco para un candidato que está ganando con lo justo.

Victoria Tolosa Paz

Victoria_Tolosa_Paz.jpg
Victoria Tolosa Paz pareció hablarle a Cristina y al kirchnerismo duro (Foto: Télam).

Victoria Tolosa Paz pareció hablarle a Cristina y al kirchnerismo duro (Foto: Télam).

Por momentos parecía que le hablaba solo a Cristina y al kirchnerismo duro. Varias veces mencionó las causas judiciales de Macri y el sobrendeudamiento (“¿Alguien sabe dónde está Pepín?”, se preguntó).

Criticó otra vez a Larreta (“pusieron en riesgo la vida de los argentinos”) e intentó emparejar a Santilli al Jefe de Gobierno (“Está claro que a Santilli no le importa la Provincia sino la carrera presidencial de su jefe político”).

A diferencia de Santoro en el debate de la Ciudad, no hizo autocrítica. Cuando le mencionaron los escándalos del Gobierno (vacunatorio VIP, brindis de Alberto) apenas dijo que eran “cosas que ya no tienen sentido” y acusó a Juntos por el Cambio de solo pensar en “timba, especulación y Panamá”. Otra vez hablarle a Cristina.

Con esa estrategia no perdió, pero no ganó nuevos votantes. Quizás mejore la mirada que tienen sobre ellas otros miembros del espacio.

Por cierto, lo mejor del debate de Tolosa Paz fue la composición de la tribuna que la acompañó: dos ministros nacionales (Katopodis y Zabaleta), tres ministros provinciales (Martín Insaurralde, Leo Nardini y Cristina Álvarez Rodríguez) más Teresa García y Malena Galmarini. Una necesaria muestra de unidad en un peronismo en crisis.

Nicolás del Caño

Nicolas_del_Cano.jpg
Nicolás del Caño, uno de los ganadores de la noche. Mejoró mucho en relación con su último debate (Foto: Télam).

Nicolás del Caño, uno de los ganadores de la noche. Mejoró mucho en relación con su último debate (Foto: Télam).

Mejoró su técnica de debate. Reconoció que no fue una buena estrategia en el último debate hacer un minuto de silencio por la crisis en Ecuador. “No se adapta a los tiempos televisivos”, reconoció.

Tuvo algo de suerte. En el sorteo le tocó estar en el medio, un lugar central. También se encargó de pedir la palabra para arrancar los minutos libres.

Entendió que tenía que confrontar con Espert para capturar el voto bronca. Por eso se centró ahí mayoritariamente sin descuidar la pelea con el Gobierno: no se le puede regalar el voto de izquierda al Frente de Todos. “Hay que pararles la mano a las empresas que suben alimentos”, gritaba; “El capitalismo tiene responsabilidad evidente sobre la pandemia”.

Confrontó mayoritariamente con Espert. Por un lado para restarle votos a él. Por otro para mostrarse como la mejor opción para frenar el avance de la derecha.

No le fue tan bien como a Myriam Bregman la semana pasada. Pero fue uno de los ganadores de la noche.

José Luis Espert

Jose_Luis_Espert.jpg
José Luis Espert, otro de los que aprovechó la oportunidad, aunque por momentos se mostró demasiado agresivo (Foto: Télam).

José Luis Espert, otro de los que aprovechó la oportunidad, aunque por momentos se mostró demasiado agresivo (Foto: Télam).

De entrada se mostró agresivo, yendo a buscar votantes y a confrontar especialmente con Tolosa Paz y Del Caño. Aprendió de los errores de Milei la semana anterior. Aunque no forman parte del mismo espacio, representan al mismo segmento ideológico.

Entendió que tenía que confrontar solamente con la izquierda y focalizar en economía y un poco de inseguridad. “La empresa, por mí, que haga lo que quiera con los trabajadores”, le dijo a Del Caño sobre los derechos laborales.

“En un país normal Fernández no sería Presidente”, opinó sobre el manejo de la pandemia.

“Dicen estupideces, tienen que enseñar economía desde el jardín”, dijo en otra parte del debate.

Quizás, por momentos, estuvo demasiado agresivo. Pero manejó los tiempos del debate focalizando en confrontar con “la izquierda”. Ignoró a Hotton y Randazzo. Casi no le habló a Santilli.

Sólo en una ocasión se salió del libreto: cuando tocó el turno de las preguntas y se peleó con la producción del programa. Fue su punto más flojo. Pero fue uno de los ganadores del debate.

Florencio Randazzo

Florencio_Randazzo.jpg
Florencio Randazzo fue el más deslucido de los candidatos: casi no participó (Foto: Télam).

Florencio Randazzo fue el más deslucido de los candidatos: casi no participó (Foto: Télam).

Estuvo prácticamente desdibujado. Raro en un hombre acostumbrado a debates. Fue ministro del Interior de Cristina, jefe de gabinete de Provincia, precandidato a Presidente… No debería ser un lugar para tibios.

Pero Randazzo prácticamente no participó del debate. En el primer tema (“Calidad institucional, Seguridad y Justicia”) no abrió la boca, salvo en sus minutos fijos.

Por momentos no encontraba la cámara, no estaba claro si quería hablar o no. En muchos tramos hablaba con lenguaje técnico, describiendo reformas legales incomprensibles para la mayor parte de la sociedad.

Cuando le tocó hablar de pandemia, mencionó que iba a proponer un plan de salud integral o impulsar la ley de alcohol cero. Habló poco y nada del tema que lo convocaba.

Se mostró deslucido con las preguntas y respuestas con Cynthia Hotton.

Fue como que no estuvo. Se presentó para cumplir. Llamó la atención que en el saludo final, al concluir el debate, posó haciendo la V peronista. Raro para un candidato peronista que durante toda la campaña se encargó de esconder la liturgia. Si buscaba sumar votos, en el debate no lo logró.

Cynthia Hotton

Cyntia_Hotton.jpg
Cyntia Hotton tenía la chance de mostrarse ante el público, pero dejó pasar la oportunidad (Foto: Télam).

Cyntia Hotton tenía la chance de mostrarse ante el público, pero dejó pasar la oportunidad (Foto: Télam).

Una candidata que entró por la ventana. Apenas superó el 1,5% en las PASO. Tenía una gran posibilidad para hacerse ver. Una candidata religiosa (es evangelista), “Provida”, tenía que traer el discurso de los valores cristianos y llevarlo al extremo. No lo logró.

Tuvo algunos momentos memorables. “Soy una mujer de fe. Creo en Dios”, se presentó. "Tenemos que despojarnos de la ideología de género. Con los chicos no se metan". “Estábamos hablando de salvar vidas y a fin de año se instaló el debate del aborto y lo festejaron”. “Las iglesias estuvieron cerradas (en pandemia); el tema espiritual no era prioritario”.

Pero en muchos momentos le ganó su historia como diputada y especialista en Relaciones internacionales y habló de economía, política tributaria, agro y acuerdos políticos. Su propuesta se desdibujó.

En conclusión

  • Santilli. Se fue empatado con una victoria moral en su haber. Empatar es ganar.
  • Tolosa Paz. No perdió, no ganó. Aunque difícilmente haya conseguido votantes nuevos (que es lo que necesita para dar vuelta la elección).
  • Espert y Del Caño. Dos ganadores de la noche. Cada uno con su estilo, hablándole a su público, disputándose entre sí una parte del voto antisistema y confrontando contra quienes sus seguidores detestan. Les fue bien.
  • Hotton. Perdió la oportunidad de que todos hablen de ella y de su mensaje religioso. No habrá una segunda oportunidad.
  • Randazzo. No quiso participar. Perdió por abandono.

(*) El autor es periodista y politólogo. Participó de la producción de más de 20 debates televisivos. Suscribite a su newsletter www.lajungladelpoder.com.ar

Se habló de
s