icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Dudas, análisis y cálculos: cómo y cuándo se tomará la decisión de implementar el "toque de queda sanitario"

Dudas, análisis y cálculos: cómo y cuándo se tomará la decisión de implementar el
Alberto recibió a Kicillof y a Larreta en Olivos

El aumento de casos de coronavirus (Covid-19) generó que la famosa foto del trío del AMBA, con el presidente Alberto Fernández, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, regrese. Por ahora solo acordaron hacer reuniones semanales. Pero sobrevoló la posibilidad de dictar un toque de queda versión sanitario.

¿Hay chances reales de tal cosa? Por fuera de que en el mencionado encuentro, según pudo reconstruir A24.com de fuente nacionales, provinciales y de la Ciudad que estuvieron allí, no se volvió a tocar el tema. Pero poco a poco se llenaron ríos de tinta, horas de televisión y minutos de radio. Aunque cerca de Fernández procuren mantener el silencio, lo cierto es que la Casa Rosada se apresta a preparar el terreno por si necesita hacer algún tipo de anuncio.

A diferencia de los primeros meses de la cuarentena, que se extendió por ocho meses, las autoridades del AMBA y el jefe de Estado están convencidos de que no hay muñeca política para poder llevar adelante medidas restrictivas. Esto se debe a la serie de acontecimientos masivos que tuvieron lugar con el velorio de Diego Maradona primero y que luego continuaron con diferentes marchas políticas, dos vigilias (de celestes y verdes) por el tratamiento de la legalización del aborto y diferentes banderazos de equipos de fútbol.

Justamente el fin de semana, después de una serie de declaraciones del Presidente y otros funcionarios contra las fiestas clandestinas y las reuniones sociales (el discurso oficial de la Casa Rosada es apuntar contra los jóvenes), se vio una masiva movilización de hinchas de River por el superclásico sin distanciamiento social ni medidas de control sanitario.

Tanto Fernández, como Kicillof y Larreta son conscientes de que cualquier medida de limitación de la circulación u otro tipo de restricciones necesitan de cierto aval de la sociedad. “No se puede controlar con el poder de policía a todo el mundo”, explican. Es por eso que en la Casa Rosada apuntan a que la posibilidad de un toque de queda sanitario sirva como disparador para que la sociedad deje de relajarse.

A eso se la suma cierta autocrítica por parte de las autoridades nacionales. En la última semana el grupo de infectólogos que asesora al Presidente empezó a mencionar al velorio de Maradona como disparador y primer acontecimiento en este rebote de contagios que se vive en el AMBA.

Con ese margen de maniobra, Fernández tiene en mente tres medidas:

  • Restricción de las actividades a partir de las 22 horas
  • Modificaciones en la cantidad de personas que utilizan el transporte público
  • Refuerzo de seguridad en las calles.

Ninguna de las tres medidas, según reconocen puertas adentro, podría llegar a funcionar si no hay acatamiento por parte de la sociedad. La ecuación es simple: la cantidad de personas es mucho mayor a los efectivos de seguridad.

En cuanto a la provincia de Buenos Aires, que durante el año pasado fue la que pidió por mayores controles en plena cuarentena, también dejaron trascender que la posibilidad del toque sanitario es real. Ayer por la mañana el jefe de Asesores del Ministerio de Salud, Enio García, habló sobre eso.

"Hay medidas que sabemos que funcionan más y otras que tienen más defectos. Uno sabe que es un conjunto de medidas, no se trata de una sola. Se está hablando de toque de queda sanitario, puede ser una opción, es una carta dentro de la baraja, pero no tendría que ser la única", manifestó en una entrevista con Radio Rivadavia.

García asimismo manifestó que durante esta semana se tomarán las medidas que considera necesarias, pero no profundizó sobre las mismas. "Esta semana debemos tomar medidas para frenar los contagios. Se debe regular la circulación de las personas. Debemos regular más a los que vacacionen, se debe cuidar mucho al interior porque además el sistema de salud es mas chico”, consideró.

En la Ciudad ya se expresaron en contra de tomar cualquier tipo de medida antes del 10 de enero. El titular de la cartera sanitaria, Fernán Quirós, quiere esperar a ver cómo sigue la curva de contagios. Cerca de él, sin embargo, se muestran muy preocupados por los números que están viendo.

“El mayor problema es el hastío de la clase media/media alta y su relajación inevitable. Es muy difícil que se puedan tomar medidas en este contexto, pero la situación es complicada”, expresó una alta fuente oficial. Un dato no menor es que desde hace más de tres semanas empezaron a tener filas de personas en las UFUS, las unidades dentro de los Hospitales y los centros de asistencia médica para medir la temperatura y testear casos.

por Gonzalo Prado
SUBIR

NWS

Ovación

Show