La Jungla del poder

El menemismo se suma a Juntos por el Cambio y se ilusiona con sumar a Javier Milei

El "neomenemismo" quiere meterse en la discusión política. ¿Con qué dirigentes se referencian? ¿Por qué creen que sus ideas están más vigentes que nunca?
Pablo Winokur
por Pablo Winokur |
Carlos Menem

Carlos Menem, junto a Miguel Pichetto. El excandidato a vicepresidente podría liderar al grupo de exdirigentes de los 90 que busca ser una opción en 2023 (Foto: archivo).

Son momentos de definiciones. En el Ministerio de Economía negocian contra reloj el acuerdo con el FMI. Nadie tiene claro si van a llegar a presentarlo en el Congreso antes del discurso de apertura de las sesiones que va a hacer Alberto el 1° de marzo. Tampoco está claro quiénes lo van a apoyar y quiénes no: se podría dar la paradoja de que el acuerdo sea votado por la oposición y no por (todo) el oficialismo. En Diputados se habla de entre 18 y 20 del Frente de Todos que no lo acompañarían; en el Senado, más de la mitad de los senadores oficialistas ya se expresaron en contra o están dudando.

El senador provincial Omar Plaini (jefe del sindicato de Canillitas y hombre de Hugo Moyano) se preguntó en MMD, por A24: “¿Por qué no puede ser una ley como el aborto o el matrimonio igualitario que se vote sin disciplina partidaria?”. Libertad de consciencia.

Aunque esas eran leyes sociales. Esta es una ley de gestión. Y un voto dividido podría hacer estallar al oficialismo y también a la oposición. Hay sectores que vienen analizando esta posibilidad.

Quiénes integran Peronismo Republicano, la cuarta pata de JxC

Un grupo de peronistas se reúne semanal o mensualmente en la sede de los gastronómicos de Capital a hablar de política y a hacer planes a futuro. El anfitrión es Dante Camaño (secretario general de gastronómicos y hermano de Graciela), por supuesto a cargo del catering. Los encuentros transcurren entre café y té con masitas en el edificio de la calle Salta al 1300.

El grupo del “Peronismo Repúblicano” reconoce como su líder a Miguel Pichetto y están integrados a Juntos por el Cambio, como el cuarto partido del Frente, con la UCR, el PRO y la Coalición Cívica. Esta semana llevaron representantes a la Mesa Federal de Juntos por el Cambio.

La última reunión interna fue este miércoles y hubo unas 40 personas. Además de Pichetto, el espacio está conformado por dirigentes y funcionarios que fueron estrellas durante la década de los ‘90 e incluso participan dos Menem: el exdiputado Adrián Menem y su padre, Eduardo Menem, virtual vicepresidente hasta 1995.

Otros dirigentes que participan de los encuentros

  • Ramón Puerta y su hijo Pedro
  • Miguel Ángel Toma (exdiputado, ministro del interior y titular de la SIDE)
  • Juan Carlos Romero (exgobernador de Salta y candidato a vice de Menem en 2003)
  • Jorge Yoma (exdiputado y primo de Zulema Yoma, exmujer de Carlos Menem)
  • Jorge Pirra (exconcejal de la Ucedé)
  • Raúl Granillo Ocampo (exministro de Justicia de Menem)
  • Rodolfo Barra (exministro de Justicia e integrante de la Corte Suprema)

La presencia de Eduardo Menem sirve para amalgamar al grupo. No va siempre a las reuniones, pero cuando asiste sorprende su lucidez. En abril cumple 84 años.

En el último encuentro se resolvió que a mediados de marzo se lanzará una fundación para desarrollar los equipos técnicos del espacio. Además, quieren ser una opción competitiva dentro de Juntos por el Cambio. “Fundación Encuentro Republicano Federal”, es uno de los nombres que se baraja.

Eduardo_Menem_OK.jpg
Eduardo Menem es el hombre que amalgama a toda la dirigencia de este sector del peronismo (Foto: archivo).

Eduardo Menem es el hombre que amalgama a toda la dirigencia de este sector del peronismo (Foto: archivo).

Para el 15 de abril harán el lanzamiento formal del Peronismo Republicano nacional. En ese momento le van a pedir a Miguel Pichetto que sea su candidato a Presidente. ¿Un sueño imposible? “En mayo de 2019, Alberto estaba paseando a su perro en Puerto Madero y no lo saludaba nadie. En la Argentina, dos años es mucho tiempo”, dice uno de los armadores, de activa participación política en la década de los 90.

En el menemismo creen que tanto Pichetto como Patricia Bullrich representan las ideas de aquel espacio, vinculadas a la defensa de las libertades y la propiedad privada. También miran con buenos ojos a Javier Milei. “No en el estilo, pero sí en sus ideas. Es el único que hace una defensa de Menem sin reparos”.

De hecho, en La Rioja, Martín Menem -el otro hijo de Eduardo- fue electo legislador provincial en una lista que auspiciaba Milei, que incluso participó del cierre de campaña.

Los Menem mantienen buena relación con Milei y no descartan un acuerdo futuro. En cambio, miran con distancia a otros que son parte de Juntos por el Cambio, espacio político que integran. “Hay muchachos que piensan totalmente diferente o que dicen que el derecho de propiedad es secundario”, describen. En ese grupo encolumnan a Carrió, Stolbizer y (quizás) Larreta.

En la mesa chica del Peronismo Republicano que integran muchos exmenemistas se entusiasman con la idea de “Pichetto presidente” y creen que podría ser una alternativa a mediano plazo. Pero en el corto creen que hay otra opción para que sus ideas vuelvan al poder…

Cuál es el objetivo del Peronismo Republicano

Llegar al poder para hacer lo que hay que hacer. Esa parece ser la definición. Ven a Pichetto como un “halcón” por definición. Aunque Pichetto se sienta en la mesa con Larreta, creen que no va a definir hasta el final. Que por ahora va a avanzar en su propio armado, que habla también con Patricia Bullrich y que Mauricio Macri no está agotado y puede llegar. Los diálogos entre Pichetto y Macri son permanentes.

En el Peronismo Republicano creen que la discusión por la Provincia está saldada: el candidato tiene que ser Diego Santilli. Por eso, en la última semana se vio un encuentro entre Pichetto, Larreta, Santilli y Florencia Arietto, una dirigente que fue funcionaria de Patricia Bullrich y ahora aparece cerca de Larreta. En realidad es parte del Peronismo Republicano y suele participar de los encuentros de Gastronómicos.

Larreta_Pichetto.jpg
Horacio Rodríguez Larreta, Miguel Pichetto, Florencia Arietto y Diego Santilli, juntos en un encuentro durante la última semana.

Horacio Rodríguez Larreta, Miguel Pichetto, Florencia Arietto y Diego Santilli, juntos en un encuentro durante la última semana.

Hay otros dirigentes que juegan a dos puntas como Marcelo Peretta, del sindicato de farmacéuticos: es parte del Peronismo Republicano, pero también integra “los patricios” que se reúnen todas las semanas. Al final del camino todos son "halcones".

“Queremos lograr que el discurso duro cale en la sociedad y evitar que todo siga, pero que al final no cambie nada. No tenemos fierros como Larreta, pero tenemos ganas”, dice uno de los integrantes de larga militancia en el peronismo.

Hay un análisis compartido entre todos ellos que abarca también a Patricia Bullrich. A diferencia de otros momentos de la historia, en la gente no hay un discurso de “continuismo” sino disruptivo. Por eso, sería el momento de “hacer lo que Mauricio no se animó a hacer”.

Son varios los que creen que Milei es el que mejor interpreta el cambio de época. Por eso es necesario enfrentarlo. Pichetto y Bullrich pueden hacerlo en 2023. Pero hay alguien que puede hacerlo antes…

¿Un menemista en La Rosada?

En los análisis de mesa chica de este neomenemismo creen que hay otro actor que puede jugar: Alberto Fernández.

El Presidente viene haciendo silenciosamente todo lo contrario a lo que Cristina le dice. Sabe que los seguidores de la expresidenta “lo odian”. Llegó a la política de la mano de Domingo Cavallo. Quizás la solución a sus problemas de gobernabilidad sea buscar en sus orígenes. O esto piensan estos dirigentes.

“Carlos Menem llegó con un discurso totalmente distinto al que después se dio. Hoy está la base social para un cambio: la gente quiere acordar con el Fondo, hay un rechazo al autoritarismo y quiere que reduzcan el Estado… Es el momento ideal para retomar el ideario de hace 20 años”, dice uno de estos dirigentes que participa de la mesa chica. “O el neomenemismo lo hace Alberto ahora o lo hacen estos 3 (Pichetto, Bullirch y Macri) en 2023. Y Alberto conoce mejor que nadie estas ideas”. Recuerdan que Alberto Fernández, en los 90 militó, con Cavallo, Béliz y la propia Patricia: no creen que sea un hombre de izquierda.

La estrategia sería sutil. No hace falta romper con Cristina. Lo ideal sería que la apoye judicialmente, pero que en la gestión tome sus propias decisiones. Dicen que hay sectores de poder que podrían ayudarlo. “La política es un juego de vivos. Si el viento cambió, todos podemos cambiar”, sintetiza un militante del espacio.

Más claro fue Miguel Pichetto en el libro en el que fue entrevistado por Carlos Reymundo Roberts, (“Capitalismo o pobrismo, esa es la cuestión”): “Lo conozco desde hace años y no parece la misma persona”.

Quizas Alberto esté haciendo cálculos similares. Esta semana se mostró con la clásica Juventud Peronista en La Plata (enfrentada a La Cámpora y Kicillof) y en un acto del peronismo clásico en Catamarca.

La otra interna de Juntos por el Cambio

Mientras en el Peronismo Republicano hacen sus cálculos, desde la otra ala de Juntos por el Cambio hay preocupación.

Carrió hizo presentar un proyecto para autorizar al Presidente a cerrar el acuerdo con el FMI. Teme que un quiebre en la votación en el oficialismo y la oposición terminen limando la frágil paz social que hay en el país.

Horacio Rodríguez Larreta tuvo que adelantar un viaje a Jujuy que tenía previsto para abril. La idea era recorrer la provincia de la mano de Gerardo Morales. Una muestra de “unidad y gestión”, explicaron cerca de ambos mandatarios.

Larreta_Morales.jpg
Rodríguez Larreta, junto a Gerardo Morales. Una muestra de “unidad y gestión”.

Rodríguez Larreta, junto a Gerardo Morales. Una muestra de “unidad y gestión”.

Son los moderados que podrían ayudar en la gobernabilidad a Alberto Fernández, y que están enfrentados a los halcones. Necesitaban mostrarse unidos antes de que entre al Congreso el acuerdo con el FMI. También acompañaron en ese viaje Diego Santilli y Maxi Ferraro, presidente de la Coalición Cívica.

En ese viaje, los cuatro se expresaron duramente contra la invasión Rusia en Ucrania. Unas horas después, la CTA kirchnerista (que integra el Frente de Todos) emitía un comunicado absolutamente contrario a la posición de la Cancillería argentina.

“Expresamos nuestra enérgica condena a quienes hoy se acuerdan de mentar la paz cuando no dudaron en masacrar civiles mediante los bombardeos e intervenciones militares en Irak, Afganistán, la Franja de Gaza y tantos otros escenarios del terror. El discurso cínico de proclamar la paz y amenazar a la Humanidad con una hecatombe nuclear es absolutamente intolerable”, firmaron desde la Mesa Nacional que encabeza el diputado Hugo Yasky e integran, entre otros, Roberto Baradel, Milagro Sala y Luis D’elia.

¿Te gustó esta columna? Recibila en tu mail todos los domingos www.lajungladelpoder.com.ar

s