En medio de los escándalos por el financiamiento, la Justicia busca controlar las campañas electorales en redes sociales
Layer 1
CampañasOnLine

En medio de los escándalos por el financiamiento, la Justicia busca controlar las campañas electorales en redes sociales

La política internacional está en pleno debate por el uso de “fake news” en campañas electorales –particularmente a partir de los dudosos métodos que Trump usó para ganar las elecciones norteamericanas-; y la política argentina sigue conmocionada por la difusión de oscuros métodos para financiar sus campañas (leáse “aportantes truchos de Cambiemos” y los “bolsos” del kirchnerismo).

En ese contexto, crece la incertidumbre sobre los controles a las campañas en Internet, que cada vez insumen más recursos. No existían hasta ahora regulaciones claras y la publicidad en Internet (y sus derivadas) entraban en un gran agujero negro.

Ahora, la Cámara Electoral pidió a los partidos políticos y candidatos que se inscriban en un registro de “cuentas de redes sociales” y “sitios web oficiales” para evitar las “Fake News”, “trolls” y “bots”; y obligar a los partidos a presentar todo el material audiovisual de las campañas en Internet como parte de la rendición de cuentas que deben entregar al finalizar cada elección.

Sorpresivamente, el máximo órgano electoral de la Justicia determinó en un fallo suscripto por los dos jueces, Alberto Dalla Vía y Santiago Corcuera, la creación de un "Registro de Cuentas de Redes Sociales y Sitios Web oficiales de los candidatos, agrupaciones políticas y máximas autoridades partidarias". Esto último no va a ser obligatorio para los partidos, pero se especula que a todos les sirve tener autenticadas sus cuentas para evitar que escriban algo inconveniente en nombre de ellos. Hace poco, el peronista Miguel Pichetto se había quejado al respecto y presentó un proyecto de ley para regular el tema.

“También se les explica a los partidos políticos que a partir de las próximas elecciones, junto con la documentación respaldatoria de los informes finales de campaña, deberán acompañar el material audiovisual de las campañas en Internet y redes sociales”, explicaron fuentes de la Cámara.

Hasta ahora, no se incluían dentro de los controles de campaña a los gastos en publicidad u otras formas de difusión online. A partir de esta resolución, el cuerpo de auditores de la Cámara Electoral deberá también recabar la información de consultoras, agencias especializadas e incluso diseñadores.

Un dato adicional: la Justicia intentará hacer campañas de bien público para alertar a la ciudadanía acerca del “buen manejo ciudadano de la información política electoral”. Por supuesto, esto apenas son buenas intenciones. Difícilmente se resuelva en la Argentina lo que no logra resolver el mundo entero. Pero por algo se empieza.

A su vez, el Tribunal publicará en su sitio web todos los resultados del monitoreo de redes sociales y propaganda electoral en Internet. “Hasta ahora era un monitoreo básico el que se hacía. A partir de esto van a tener que mostrarnos todos los avisos, porque algunos no parecen publicidad o podrían ser campañas encubiertas”, explicaron a A24.com fuentes de la Cámara.

Aunque no lo dice expresamente, la resolución deja entrever una posición sobre otro debate que se viene: el uso de Internet para violar los plazos de campaña que prevé la ley. En los fundamentos advierte que las nuevas tecnologías dejan “abierto un campo que se desarrolla al margen de la regulación tradicional e, incluso, constituye un ambiente propicio para que se produzcan violaciones al régimen vigente en materia electoral”.

Esto es apenas un primer paso. Habrá que ver qué grado de aceptación tiene entre los partidos políticos.