icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

La historia secreta de cómo se desmadró el velatorio de Diego Maradona: el megáfono de Alberto, un llamado a Cafiero y el rol de CFK

La historia secreta de cómo se desmadró el velatorio de Diego Maradona: el megáfono de Alberto, un llamado a Cafiero y el rol de CFK
Tensión en Casa Rosada: El momento en que los hinchas ingresan a la capilla ardiente tras saltar las rejas de la Casa Rosada (Foto: A24.com).

Lo que fue pensado como una fiesta terminó con una nueva grieta política y la pelea por deslindar responsabilidades entre el gobierno nacional y el porteño. Pero qué pasó en realidad en la Casa Rosada y alrededores para que el histórico y multitudinario funeral de Diego Maradona termine con cientos de “barras bravas”, según la definición que dio el propio presidente Alberto Fernández, tomando la Casa de Gobierno.

A24.com fue testigo directo de los sucesos que llevaron a que la vicepresidenta Cristina Kirchner tuviera que salir escoltaba por la puerta de atrás de la Casa Rosada luego de un frío y breve reencuentro con el presidente Alberto Fernández, frente al féretro.

Mientras, la Policía porteña reprimía a los manifestantes en la 9 de Julio, y el Presidente salía con un megáfono al histórico balcón que da a la Plaza de Mayo, intentando calmar a la multitud que pujaba por entrar al velatorio. Y minutos después, unos 300 hinchas rompían la reja de la sede de Gobierno y tomaban el mítico Patio de las Palmeras.

Todo en medio de la intransigencia de la exesposa de Diego Maradona, Claudia Villafañe, y las hijas, Dalma y Giannina, a extender el horario del velatorio.

Solo Cristina pudo convencerla cuando llegó, a las 14:34. Serían tres horas más de lo previsto, hasta las 19. Pero ya era tarde.

Ese plan tuvo que ser cambiado 5 minutos más tarde, cuando una horda de bárbaros trepó las rejas y, en avalancha, copó el ingreso al velatorio por la puerta de Balcarce 50, poniendo en riesgo, inclusive, al féretro donde estaban depositados los restos de Diego.

En una lavada autocrítica por el fracaso del operativo de seguridad en la Casa Rosada, el Presidente, un día después, admitió que “deberíamos haber previsto la posibilidad de que asistan barras bravas”. Pero insistió con que “el operativo fue un éxito" porque se cumplió el plan de evacuación de un desborde a través de la explanada presidencial, y nadie resultó herido.

Alberto dijo que la toma solo duró 8 minutos y que el operativo diseñado por la Casa Militar preveía una evacuación por la entrada del Salón de los Bustos, que da a la explanada de la calle Rivadavia. Intentó aclarar que no hubo riesgo a la seguridad presidencial, y que todo estuvo bajo control, pese al caos que se vivió entre las 14:30 y las 17:30, cuando se retiró el féretro de la Casa.

La grieta con Larreta

El argumento oficial fue que el desbande se produjo como consecuencia de la represión ejercida por la policía de la Ciudad.

¿Pero qué fue lo que pasó, minuto a minuto, el día que los hinchas tomaron la Casa de Gobierno?

El propio Alberto Fernández relató ese tenso momento un día después:

  • “Todo estuvo bien hasta que tipo 14:30 muchos saltaron las vallas, no respetaron la cola, se agolparon en la entrada de Balcarce 50".
  • “Todo transcurrió bien hasta ese momento, cuando muchos percibieron que no podrían ver a Maradona, saltaron las vallas de la Casa de Gobierno y vinieron muchos hinchas de fútbol, mucha gente exacerbada en su ánimo que solemos ver en las canchas. Vinieron a tratar de entrar de cualquier modo".
  • "Al mismo tiempo, la Ciudad, advirtiendo que seguía llegando gente, tomó una decisión que fue cerrar el paso de gente en 9 de Julio y Avenida de Mayo. Pero no solamente lo cerró, sino que lo hizo de un modo muy violento, con una violencia singular".

La cronología, en realidad, fue la siguiente:

  • 6:00

Abrieron la puerta de Balcarce 50 para que la gente empiece a desfilar sus 5 minutos frente al féretro ubicado a 6 metros de la entrada. Rodeado por la familia de Diego y unos pocos agentes de seguridad de la Casa Militar vestidos de civil, cuidando la valla que separaba al público del Diez.

Todo se desarrollaba con normalidad, con algunos gritos desgarradores de gente llorando, arrojando remeras, banderas y flores a Diego.

  • 14.15

Cafiero recibe un llamado telefónico de uno de sus asistentes y, preocupado, avisa a Alberto que estaban reprimiendo en 9 de julio y Avenida de Mayo con balas de goma y camiones hidrantes y que una horda de manifestantes se dirigían hacia la Rosada para intentar ingresar.

Casi en el mismo momento, se dirigía hacia la Casa Rosada la vicepresidenta Cristina Kirchner. Llegó acompañada por el gobernador Axel Kicillof.

  • 14.34

Ingresa CFK por el Salón de los Bustos y se dirige a la capilla ardiente, ubicada en la planta baja, sobre la galería de los patriotas que da a Balcarce 50. Saluda a la familia y despide a Diego. Sola, frente al féretro, le habló a Maradona y le dejó de ofrenda dos rosarios.

En ese momento, cierran las puerta de la Rosada y la gente deja de pasar porque estaba Cristina Kirchner. Pidieron privacidad.

El clima empezaba a enrarecerse, con jóvenes vestidos con camisetas y cantando “Maradooo” frente a las rejas de la Casa Rosada, pujando por entrar.

  • 14.36

Presidencia, en un comunicado oficial, informa que el cortejo fúnebre con el cuerpo de Diego Armando Maradona partirá a las 17 desde la Casa Rosada y transitará por la Avenida 9 de Julio hasta la subida de la Autopista 25 de Mayo Acceso Oeste para que las personas que vinieron a despedirse del ídolo argentino y no pudieron acceder a la capilla ardiente le den el último adiós. Respetando la decisión de la familia, el velatorio culminará a las 16:30.

  • 14:40

CFK, Alberto, Wado de Pedro y Kicillof rodean en círculo, a un costado del féretro, a Claudia Villafañe, Dalma y Giannina Maradona. Primero Cristina, después Alberto, y se sumaron luego Kicillof y De Pedro. Con ademanes -indicando lo que estaba sucediendo afuera- trataban de convencer a la ex de Maradona sobre la necesidad de extender el horario para que entre la mayor cantidad de gente y se calmen los ánimos.

  • 14:57

Estallan los barras bravas, que saltan por encima, fuerzan y abren la reja del frente a la Casa Rosada e ingresan rompiendo todos los protocolos, por la fuerza, a la puerta donde estaba la capilla ardiente. Se llevan a CFK al despacho de Wado de Pedro, que la acompaña junto a Kicillof.

  • 14:58

Alberto sale a las rejas de Balcarce 50 a intentar hablar, pero la situación estaba desbordada, y es evacuado hacia el primer piso. Desde el balcón que da a la Plaza de Mayo (por el Salón de los Científicos) le habla a la multitud que pujaba por entrar con un megáfono, pidiendo calma. Pero desoyen las palabras del Presidente y empiezan a saltar la reja.

  • 15:21

Tras colarse por la fuerza, la horda pasó frente al féretro, custodiado por algunos familiares y amigos. Entre ellos, el intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde, que estaba justo en el lugar. Antes, los hinchas enfrentaron a los policías y gendarmes que custodiaban el frente de la Rosada, que intentaron repelerlos con gas pimienta. El gas llegó a sentirse en la capilla ardiente.

Los hinchas se colaron por una puerta interna de la Casa Rosada y, en lugar de salir a la calle por la puerta de Balcarce 24, como estaba previsto en el operativo, se desviaron hacia el Patio de Palmeras.

Tensión en Casa Rosada: el momento en que los hinchas ingresan descontrolados al Patio de las Palmeras (Foto: A24.com).
Tensión en Casa Rosada: el momento en que los hinchas ingresan descontrolados al Patio de las Palmeras (Foto: A24.com).

Primero entraron 10, después 20, terminaron siendo unos 300 los que tomaron así el Patio de las Palmeras, luciendo banderas y camisetas de distintos clubes de fútbol.

Otra imagen del momento en que los fanáticos coparon la Casa Rosada (Foto: A24.com).
Otra imagen del momento en que los fanáticos coparon la Casa Rosada (Foto: A24.com).
  • 15:26

El féretro ya es invadido por hinchas y gas pimienta. En ese momento, Alberto Fernández sale al balcón del primer piso con un megáfono, pidiendo calma. Pero ya es tarde. Mientras, a Cristina la evacuan por el subsuelo del museo que lleva a la salida que da a la parte posterior, hacia la avenida Paseo Colón.

  • 15:50

Tras saltar y cantar por varios minutos y refrescarse en la fuente del Patio de Palmeras, los hinchas aceptan la invitación de los custodios de Casa Militar y empiezan su salida desordenada por el Salón de los Bustos que da a la explanada de la calle Rivadavia, en el lateral derecho de la Casa.

En ese paso, tiran la estatua del expresidente radical Hipólito Yrigoyen, que fue repuesta un día después sin mayores daños.

  • 16:00

Retiran el féretro de la capilla ardiente y lo resguardan en el salón de Pueblos Originarios (planta baja). Una versión oficial indica que Claudia Villafañe y sus dos hijas también son evacuadas, pero después la desmienten.

  • 17:30

Una vez que evacuan a todos los hinchas y liberan la Casa, Alberto, acompañado por Cafiero, De Pedro y la ministra de Seguridad, Sabrina Frederic, ordenan anunciar que “Diego Maradona sería trasladado en caravana por una cápsula de seguridad con el siguiente itinerario: Av. Paseo Colón, Autopista 25 de Mayo, Perito Moreno, Acceso Oeste, Camino del Buen Ayre y calle Roca hasta el Cementerio Jardín de Bella Vista.

El momento en que los hinchas son evacuados pacíficamente por el Salón de los Bustos y la explanada de calle Rivadavia, por donde suelen ingresar todos los presidentes (Foto: A24.com).
El momento en que los hinchas son evacuados pacíficamente por el Salón de los Bustos y la explanada de calle Rivadavia, por donde suelen ingresar todos los presidentes (Foto: A24.com).

Habían analizado como alternativa sacar el cuerpo de la Casa Rosada en helicóptero, pero finalmente lo descartaron porque las calles de la ciudad todavía seguían colmadas de fans de Diego esperando poder despedirlo y temían mayores desbordes.

Entonces, el acuerdo con la familia fue: una despedida final, íntima, de Claudia y sus hijas, a puertas cerradas en el Salón de Pueblos Originarios, y trasladarlo en caravana para que lo puedan saludar los que habían hecho la larga fila desde la madrugada.

A esa hora, la cola de gente llegaba de Casa Rosada a Plaza Constitución.

Más tarde, con el cuerpo de Diego fuera de la Rosada y la mayoría de la gente fuera de la Plaza, empezó la otra pelea, por quién debía pagar el costo político de todos los errores que terminaron con decenas de heridos y detenidos, luego liberados.

Ahora quedan investigar responsabilidades de las autoridades policiales y las caras de los barras que violentaron la sede de Gobierno.

Según anunció Alberto Fernández, "están todos filmados por las cámaras de seguridad de la Casa Rosada". Pero también le pidió al secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, que "investigue si hubo violación de los derechos humanos en la represión de la policía de la Ciudad" y mencionó un caso en que vio a un efectivo "disparándole balas de goma a dos metros a un hombre que estaba caminando con una bandera".

La grieta por las fallas de seguridad en el funeral de Maradona quedó así en medio de la pelea por la quita de coparticipación federal de Nación al gobierno de Horacio Rodríguez Larreta. Algunos hablan de un pase de facturas de Larreta a Fernández; otros, de inoperancia de ambos lados. La pelota rebota de uno a otro lado.

por Stella Gárnica
SUBIR

NWS

Ovación

Show