icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Nueva etapa: Alberto ya no habla de "apretar el botón rojo" y elimina del diccionario la palabra cuarentena

Nueva etapa: Alberto ya no habla de
El Presidente, este jueves, durante una reunión virtual con Schiaretti (Foto: Télam).

En menos de 48 horas, el presidente Alberto Fernández cambió el “botón rojo” por “trazar un horizonte” y “dejar de hablar de cuarentena”. Ingresó así en una nueva fase de la pelea epidemiológica: la psicológica y comunicacional. En esta semana, la Casa Rosada recibió información y encuestas que revelan el profundo hartazgo de la ciudadanía por el encierro de 150 días por el coronavirus. Por primera vez la imagen negativa de Alberto superó la positiva.

El cambio de estrategia obedece al agotamiento social, la inevitable debacle económica, la destrucción de puestos de trabajo y los escasos resultados sanitarios que tiene para mostrar, con aumentos de casos y fallecimientos.

El anuncio de la fabricación de la nueva vacuna del laboratorio AstraZéneca en la Argentina sólo fue un alivio que el Presidente buscó potenciar para descomprimir el malestar social previo al anuncio de que el lunes 17 la cuarentena seguirá igual que ahora, con algunos pocos cambios en la Ciudad de Buenos Aires.

La nueva “fase” psicológica y comunicacional de la cuarentena tendrá las siguientes pautas:

  • Desaparece la palabra “cuarentena”.
  • No hay marcha atrás en las fases.
  • Apelar a la responsabilidad individual y social.
  • Flexibilización de a poco pero continua.
  • Se unieron los psicólogos, psiquiatras, antropólogos y sociólogos que venían trabajando en el Ministerio de Salud.

En la provincia de Buenos Aires, el gobernador Axel Kicillof no aplicará ningún cambio. El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta sólo reanudará los deportes individuales, tenis, golf y remo, más una reapertura en comercios de las estaciones de Once y algunas en Retiro y Constitución. Postergó la reapertura de plazas, bares y restaurantes con mesas en el exterior.

Según pudo saber A24.com, en la intimidad de la Presidencia se profundizó el malestar esta semana porque el promedio de fallecimientos ronda los 150/200 por día y el número medio de contagios está superando los 7000. “Encerramos a todos durante 150 días y los resultados no están acompañando”, dijo un funcionario que conoce a fondo las preocupaciones del palacio.

Los sondeos reservados hablan con mucha certeza del nivel de cansancio de la gente. “Hay que encontrarle una salida a la cuarentena. No podemos seguir cerrando porque ya nadie la acata. Y si abrimos se multiplican los contagios”, agregó otro funcionario.

En ese escenario de tensiones, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, puso en duda que en la próxima temporada de verano la gente pueda irse de vacaciones y movilizarse por el país. Sus declaraciones cayeron tan mal en la prensa que recibió un pedido de Balcarce 50 de relativizar esos pronósticos.

Gollán terminó diciendo que fue sacado de contexto por el Grupo Clarin y que si había un tratamiento terapéutico con plasma o una vacuna se podría programar la temporada estival.

El escenario es preocupante, aunque no de colapso. La Argentina tiene 11,25 fallecimientos cada 100.000 habitantes. La cifra comenzó a crecer en las últimas semanas en muertes diarias; llegó el 11 de agosto a 303 y el 12 a 158.

Aún es bajo si se lo compara con Suecia (56,71), España (61,08), Italia (58,28), Estados Unidos (50,35), Brasil (48,58), México (42,74), Reino Unido (70,01), Chile (54,34) o Perú (67,21).

Es alto frente a Noruega (4,82), Uruguay (1,07), Paraguay (1,24), China (0,33), India (3,41), o Venezuela (0,82), aunque estos tres últimos países tienen cifras que merecerían un mayor análisis.

Pero en cantidad de contagios, la Argentina está superando a Alemania, Reino Unido, Italia y Francia, que fueron los escenarios más tensos en marzo y abril. La curva de casos positivos no parece aplanarse sino que progresivamente sube y nadie encuentra la cima.

Es por ello que el martes último, Alberto dijo que “estamos en el peor momento” en el AMBA y, si bien descartó volver a una cuarentena estricta, advirtió que “el botón rojo siempre está a mano porque la preservación de la salud es lo importante”.

Sin embargo, cuando anunció la fabricación de la vacuna de AstraZéneca en el laboratorio Mabxience, de Hugo Sigman, con el financiamiento de la fundación de Carlos Slim, dijo en Olivos una frase sugestiva: “Que a mí me sigan hablando de cuarentena es algo que me asombra”. Despuntó allí la nueva estrategia comunicacional.

Se completó ayer cuando se reunió con los infectólogos, esta vez acompañados por especialistas en salud mental. Allí se convino la idea de “plantear un horizonte” para la gente y de "dejar de hablar de cuarentena", tal como hizo el Presidente anteayer.

No obstante, la estrategia contempla seguir con la concientización. La única herramienta a mano para lograr el distanciamiento social es la apelación a la “responsabilidad social”. Y por allí irán tanto el Presidente, como Kicillof y Rodríguez Larreta. Alberto dijo que los ciudadanos “se relajaron equivocadamente” y anunció que “seguirá reclamando responsabilidad” para que la gente acate el encierro.

“La vacuna es una solución para el futuro y no para el presente. En el presente los casos crecen y los fallecimientos crecen. Y eso depende esencialmente de la conducta ciudadana o social. Todos vemos que la actividades se han liberado en gran medida. Que a mí me sigan hablando de cuarentena es algo que me asombra. La gente sale, se cuida con barbijo, algunos respetan la distancia social, los negocios están abiertos, tanto en la Ciudad y Gran Buenos Aires”, resumió su nueva postura Alberto Fernández en Olivos.

Es por eso que la reunión de expertos en Olivos tuvo ayer nuevos integrantes. Estaban los infectólogos de siempre: Pedro Cahn, Mirta Roses y Gustavo Lopardo; uno nuevo, Javier Farina; y un psiquiatra, Santiago Levin; la psicóloga Alicia Stolkiner y el sociólogo e investigador Juan Piovani. Esta vez, el cónclave tuvo un carácter mutidisciplinario. Sólo después de ello, se reunió con Kicillof y Rodríguez Larreta para repasar los números y los anuncios de este viernes, cuando se prorrogará el aislamiento social.

Con los nuevos expertos, se convino en privilegiar la salud mental.

“Evaluamos de manera muy positiva la estrategia sanitaria del gobierno nacional”, dijo uno de los expertos que participó. Sin embargo, dejó algunos llamados de atención. “Estamos casi todos de acuerdo en el ‘qué’ y la discusión final es el ‘cómo’”, señaló otro. “Se convino comunicar un horizonte temporal, sin mentir. La vacuna abre una oportunidad única. También hay que dejar de hablar de cuarentena”, señalaron en la Casa Rosada a A24.com.

También se acordó en “hacer mucho hincapié en la salud mental del personal de salud, hay un sufrimiento marcado, un cansancio, necesitan mayor cuidado y perspectiva temporal”.

Los infectólogos destacaron que “la tasa de letalidad continúa en el 2%, lo que significa que se están haciendo cosas bien y el sistema de salud está respondiendo”.

Un agrupamiento similar hizo Axel Kicillof, quien también integró a su mesa de interconsulta a nuevos especialistas multidisciplinarios. "Los especialistas hicieron hincapié en continuar impulsando el uso de tapabocas, el distanciamiento físico y controlar la circulación, ante el crecimiento de los casos", explicaron desde la gobernación. Ya no hablaron, como otras veces, de tomar medidas más duras.

por Mariano Obarrio
SUBIR

NWS

Ovación

Show

Más Noticias