Casa Rosada

¿Por qué en el Gobierno dicen que la negociación con el Fondo está en fase de "chicken game"?

Las negociaciones con el FMI están trabadas. La foto con la oposición no aparece. Un viaje clave podría destrabar el mayor desafío económico del gobierno desde que empezó la gestión.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Martín Guzmán y Kristalina Georgieva en un encuentro en 2021 en el G-20 en Roma. Las negociaciones con el FMi están en su momento de mayor tensión

Martín Guzmán y Kristalina Georgieva en un encuentro en 2021 en el G-20 en Roma. Las negociaciones con el FMi están en su momento de mayor tensión, admiten en el Gobierno. Foto: Archivo) 

"Estamos en una fase de chicken game", dicen fuentes al tanto de las negociaciones del Gobierno argentino con el staff técnico del FMI, que según cuentan, las conversaciones entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, con el Fondo "son fluidas y cotidianas", pero evitan informar sobre los contenidos porque se encuentran justamente en la etapa de mayor tensión que en la teoría de los juegos de la Ciencia Política se suele caracterizar como "chicken game".

La expresión "juego del gallina" se aplica como metáfora a una situación en la que dos bandos se enzarzan en una escalada en la que no tienen nada que ganar y en la que sólo el orgullo evita que se echen atrás. El juego se basa en la idea de crear presión psicológica hasta que uno de los participantes se echa atrás.

Eso es parte de la negociación y en esa teoría se enmarcan los últimos cruces de declaraciones entre el FMI -que sacó el lunes un documento advirtiendo sobre la necesidad de aplicar políticas restrictivas para contener la inflación en economías emergentes como la Argentina- con el Gobierno argentino.

A la advertencia del FMI le siguió una devolución que hizo el presidente Alberto Fernández en una entrevista radial este mismo lunes, con críticas al organismo internacional, y se sumaron otros cruces con notas críticas de diarios conservadores de los Estados Unidos como el Financial Times advirtiendo sobre la posibilidad de que Argentina vuelva a caer en default, si no cierra el acuerdo con el plan de ajuste que propone el FMI.

Del lado argentino destacaron al mismo tiempo -todo el mismo día- los apoyos recibidos de un grupo de legisladores norteamericanos del Partido Demócrata alineados al gobierno de Joe Biden, que reclamaron eliminar las sobretasas que cobra el FMI por haber recibido un prestamo más allá de lo que le correspondía como socio del Fondo, cuando el gobierno de Mauricio Macri firmó el préstamo Stand By por 57.000 millones de dólares en 2018.

"Le instamos a que apoye una revisión inmediata de la política de sobrecargos en el FMI y que apoye la eliminación de estos aranceles injustos y contraproducentes", señala la carta de legisladores demócratas dirigida al Gobierno de Estados Unidos.

Y agrega: "La política de sobrecargos del FMI es un obstáculo para el crecimiento y la inversión social en los países en desarrollo y debilita los esfuerzos para abordar los inmensos desafíos que enfrenta el mundo en este momento".

A ese apoyo de legisladores demócratas norteamericanos, se sumó el mismo día una carta del economista premio Nóbel, ex miembro del FMI y padrino político de Guzmán, Joseph Stiglits.

¿Qué dicen en el Gobierno sobre el clima de tensión con el FMI?

Martín Guzmán 2.jpg
El ministro de Economía, Martín Guzmán, encabezó este lunes en Washington DC, junto al presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Miguel Pesce, y sus respectivos equipos técnicos, una reunión de trabajo con el staff del FMI, liderado por Julie Kozack y Luis Cubeddu.  (Foto: MECON)

El ministro de Economía, Martín Guzmán, encabezó este lunes en Washington DC, junto al presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Miguel Pesce, y sus respectivos equipos técnicos, una reunión de trabajo con el staff del FMI, liderado por Julie Kozack y Luis Cubeddu. (Foto: MECON)

En el Gobierno admiten que hoy "nadie sabe cuándo ni cómo puede salir un acuerdo" con el Staff del FMI para firmar entre enero o febrero una carta de intención de un acuerdo que contemple como explicó Guzmán la semana apsada ante gobernadores. Confían en que la reunión de Cafiero con Antony Blinken, la semana que viene puede ser útil para que Biden decida apoyar el plan económico y de refinanciación de la deuda del Gobierno argentino.

"Estamos en etapa de precaución, de discreción, no podemos dar fecha ni como sale el acuerdo, porque es prematura. El diálogo vía zoom sigue siendo fluido, casi diario entre Guzmán y el staff del Fondo", explicaron fuentes del gobierno.

Según rascendió de fuentes de Washington, el ministro se habría comunicado en los últimos días con Ilan Goldfajn, el economista brasileño y nuevo director del Hemisferio Occidental del FMI, responsable del diseño del programa de refinanciación de la deuda a 10 años que negocia la Argentina.

Cerca de Guzmán sostienen que "el diálogo con el staff del FMI sigue siendo muy fluido y cotidiano", pero la orden es no difundir información por el momento.

En realidad, nadie tiene la seguridad de hacia dónde se va, ni de un lado ni del otro dicen que se cae el acuerdo o que está cerrado. En ese marco, el Gobierno apuesta al viaje del canciller Santiago Cafiero el próximo lunes 17 de enero para reunirse el martes 18 con el canciller estadounidense (secretario de Estado), Antony Blinken para destrabar la negociación, junto a las gestiones "muy activas" -como había anticipado A24.com la semana pasada- que realizan el embajador en EE.UU, Jorge Arguello con funcionarios de la Casa Blanca y los vínculos que mantiene con el Departamento de Estado el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz.

Desde la Casa Rosada consideran los apoyos recibidos del ala progresista del Partido Demócrata (los legisladores) y la carta de Stiglitz, un instrumento de presión para lograr el apoyo de la secretaria del Tesoro, Yellen para eliminar las tasas de sobrecargos y la aprobación del programa plurianual que presentó Guzmán.

En el Gobierno admitieron como cierta una versión que surgió desde Washington sobre una conversación el pasado viernes de Guzmán con el nuevo jefe del staff del FMI; el economista brasileño con quien, admiten, "en algún momento de manera formal".

Reunión con la oposición

Larreta Morales encuentro.jpeg

La reunión con la oposición quedaría supeditada a que el Gobierno firme una carta de intención con el FMI para que el acuerdo sea tratado en el Congreso. No hay fecha, hora ni lugar acordado todavía. En eso trabajan desde el entorno de Alberto Fernández en conjunto con Sergio Massa.

Sin embargo, tanto desde el entorno del presidente Alberto Fernández con el jefe de Estado a la cabeza y el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, negocian contra reloj con la oposición la convocatoria a la reunión con gobernadores y legisladores de Juntos por el Cambio que podría concretarse la semana que viene, aunque aún no tiene ni horario, día, ni lugar definido, admitieron las fuentes a A24.com.

"La oposición dice cosas que no sustentó en su propio mandato. Es extravagante pedir como condición para reunirse tener firmada la carta de intención con el FMI y pedir planes económicos quinquenales mientras cuando ellos gobernaron no tuvieron plan, más que dos o tres clichés del conservadurismo clásico", ironizaron desde el oficialismo.

En tanto, cerca de Guzmán ratifican que el ministro espera el encuentro y que no tiene problemas de volver a ir a debatir al Congreso, ya que "ha ido reiteradas veces a exponer al Parlamento, de hecho estuvo sentado varias horas mientras se debatía el proyecto de Presupuesto 2022 que finalmente rechazó la oposición, así que nadie lo puede acusar de no dar la cara".

s