Sigue la crisis

Sale la inflación (mayor a la esperada) y el Gobierno implementa una batería de medidas para frenarla

El Presidente Alberto Fernández analiza medidas para frenar el dólar y la caída de los bonos. El futuro de Martín Guzmán en economía y el misterioso avión venezolano varado.
Mariano Obarrio
por Mariano Obarrio |
Guzmán buscó oxigeno con los anuncios de incentivos al cobre

Guzmán buscó oxigeno con los anuncios de incentivos al cobre

En medio del escándalo por la llegada del sospechoso avión venezolano-iraní y del tembladeral financiero por la desconfianza de los mercados, el gobierno de Alberto Fernández anunció este lunes medidas de estímulo a las exportaciones del cobre, en línea con los rubros de la energía y la economía del conocimiento, pero el ministro de Economía, Martín Guzmán, sigue analizando políticas para frenar la caída de los bonos y el aumento del dólar en todas sus versiones.

“Se están estudiando medidas por la caída de bonos y la suba del dólar, siempre las hay, veremos cuáles y cuándo”, dijo a A24.com un funcionario que intermedia entre la Casa Rosada y Economía. Guzmán necesita recuperar la iniciativa tras la salida del gabinete de Matías Kulfas como ministro de Desarrollo Productivo.

Las nuevas medidas se podrían anunciar este miércoles tras la reunión de gabinete y la asunción posterior de Daniel Scioli como ministro reemplazante de Kulfas.

Los datos de la economía suman tensión a la pelea Cristina - Alberto

Este martes el Indec publicará a las 16 el nuevo índice de inflación que rondará el 5,5% para mayo. El jueves el Banco Central podría aumentar la tasa de interés de 61 hasta alrededor de 70% para desalentar la compra de dólares que le agrega tensión a la crisis permanente entre el presidente Alberto Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El mismo Banco Central, que dirige Miguel Pesce, uno de los apuntados por la vicepresidenta, compró 25 millones de dólares, el dólar oficial quedó este lunes en 127,60 pesos, el paralelo en 216, el "contado con liqui" 237,74 y el MEP 227,37.

Nuevamente, el fantasma del terrorismo islámico en la Argentina

La jornada sumó tensión por las sospechas de complicidad que pesan sobre el gobierno de Alberto Fernández por el ingreso de un avión que podría estar vinculado a organizaciones de inteligencia de un país terrorista como Irán. Esas sospechas se agravaron cuando el gobierno de Paraguay informó por la tarde que había avisado a la Argentina 20 días antes de la llegada de la aeronave en coordinación con los Estados Unidos.

¿Nadie recibió el aviso en la Argentina? El paso del presidente por la Cumbre de Las Américas en Los Angeles no descomprimió aquellas tensiones. El avión venezolano iraní llegó al país el lunes, antes de que el Presidente viajara a los Estados Unidos y la Argentina había recibido el aviso.

Alberto Fernández hizo en Los Angeles un discurso crítico del gobierno de los Estados Unidos delante del presidente Joe Biden: defendió a Cuba, Venezuela y Nicaragua, considerados dictaduras por Washington y aliados al régimen de la República Islámica de Iran. Condenó los bloqueos a esos países, criticó a la OEA y al gobierno de Trump. El discurso descomprimió transitoriamente la tensión con Cristina Kirchner.

El comandante sospechado de pertenecer a la inteligencia exterior de Irán

Pero la sospechosa llegada del avión de la empresa venezolana Embratur con el comandante iraní Gholamreza Ghasemi, vinculado a Al Quds, una organización de inteligencia exterior de la Guardia Revolucionaria Islámica, vinculada con el atentado a la AMIA, no hizo más que poner al Gobierno en la mira norteamericana, justo cuando el presidente necesita que Biden respalde a nuestro país en el Fondo Monetario Internacional.

El Presidente fue felicitado por aquel discurso antinorteamericano por el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que en ese momento estaba en Irán. El avión venezolano podría tener vínculo con el gobierno de Caracas y al estar tripulado por agentes iraníes podría ser parte de un dispositivo de inteligencia de Teherán.

El juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, impulsó la causa junto a la fiscal Cecilia Incardona, cuando la DAIA se convirtió en querellante y pidió investigar a los iraníes. El conflicto se agrava con las horas.

Indicios que se incrementan con las horas

Villena retuvo los pasaportes por 72 horas de los tripulantes retenidos en la Argentina: Gholamreza Ghasemi; Mahdi Mouseli; Mohammad Khosraviaragh; Saeid Vali Zadeh, y Abdolbaset Mohammadi. No se sabe si, además de Ghasemi, el resto pertenece a la Fuerza Quds, de la Guardia Revolucionaria de Teherán.

La sospecha que habrá que despejar es si llegaron con apoyo de algún organismo oficial. Esto ocurre a poco más de un mes de la reunión bilateral de Alberto Fernández con Biden, el 25 de julio.

El avión venezolano iraní llegó a la Argentina el lunes 6 de junio, cuando en el país se discutía la carta de 14 paginas que escribió Kulfas para ratificar sus acusaciones al kirchnerismo por la licitación del gasoducto Néstor Kirchner. Ningún organismos de seguridad de la Argentina informó el incidente y eso genera dudas en la oposición.

El escándalo se destapó solo cuando el gobierno de Uruguay le denegó el aterrizaje y debió regresar a la Argentina, primero a Córdoba y luego a Ezeiza sin activar el transponder, el dispositivo de los aviones para informar su trayectoria. Eso incrementó los indicios de una irregularidad y el riesgo aeronáutico.

Todos sabían la gravedad, pero nadie informó

Para el ex jefe de la ex SIDE Miguel Angel Toma, la Argentina sabía de la gravedad del asunto y nadie informó. Las empresas Shell e YPF se negaron a cargarle combustible al avión de Embratur porque sabían que el vuelo era irregular. Podían sufrir sanciones en Estados Unidos por asistir a una aeronave vinculada a una organización terrorista.

El hecho de que hubiera 14 tripulantes venezolanos y 5 iraníes es inusual, por la cantidad, para un avión de carga. Y más si uno de ellos está vinculado a la Guardia Revolucionaria Islámica, acusada en la justicia local de ser la que ejecutó el atentado a la AMIA en 1994 con 85 muertos y centenares de heridos.

Pese al aviso de Paraguay, ni la Policía de Seguridad Aeroportuaria ni la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), que comandaba Cristina Caamaño –reemplazada la semana última por Agustín Rossi- tomaron las precauciones para impedir el vuelo de sospechosos iraníes. Caamaño, sugestivamente, está propuesta para ser embajadora en Israel en lugar del renunciado Sergio Urribarri, acusado por corrupción en Entre Ríos.

El Gobierno busca oxígeno con las exportaciones del cobre

En medio de ese tembladeral judicial, político y financiero, el gobierno de Alberto Fernández buscó recuperar en algo la iniciativa económica con un anuncio de beneficios para las exportaciones del cobre. “Va en línea con estabilidad tributaria y con otros rubros como energía y economía del conocimiento”, dijo a A24.com un funcionario cercano a Guzmán.

Mientras el mercado esperaba medidas para frenar la suba del dólar y del riesgo país y la caída estrepitosa de los bonos argentinos, el ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció un nuevo régimen optativo para los derechos de exportación –retenciones- del cobre con una alícuota progresiva.

Lo hizo durante el foro de Minería de Canadá en forma virtual porque no pudo viajar porque la aerolínea United le canceló el vuelo el sábado y el domingo.

Alícuotas variables entre 0 y 8% para las exportaciones de cobre

“Hoy hay importantes y grandes proyectos de inversión en análisis y la medida favorecerá la dinámica en el sector”, dijo Guzmán. “Estamos dando a cada empresa la opción de elegir entre dos alternativas: mantener una tasa fija de 4,5% o un esquema de tasas variables de 0 a 8% según el precio del mineral”, dijo el ministro de Economía.

Previamente, Guzmán había estado analizando las medidas con Alberto Fernández, con quien también analizó la inestabilidad de los mercados financieros y su repercusión en la Argentina.

“La adhesión al nuevo régimen es voluntaria e incorpora, por primera vez en Argentina, progresividad y flexibilidad al régimen tributario minero argentino”, dio Guzmán. “La medida apunta a promocionar la producción y exportación de cobre a través de un nuevo esquema de derechos de exportación”, señaló el ministro.

Los impuestos con alícuotas progresivas según el precio del mineral son utilizados en distintas partes del mundo, por ejemplo en Chile y en Perú. El régimen de alícuota variable para las retenciones a las exportaciones se aplica desde mayo del 2020 a los hidrocarburos mediante el decreto 488/20: la alícuota varía también entre 0 y 8%, según el precio internacional del petróleo.

El Gobierno apuesta a las exportaciones de cobre porque hay muchos proyectos en etapas avanzadas que ubicarían nuevamente a nuestro país como uno de los productores destacados en el mundo. Y la actividad minera podría generar divisas, crear puestos de trabajo y aportar recursos fiscales a nivel local, provincial y nacional.

s