icons
Cotización dólar:
Compra
--
Venta
--
BUENOS AIRES
T. --
H. --
POLÍTICA

Del "per saltum" de la Corte al salto de los muertos por Covid-19: los dos debates que tensionan al gobierno de Alberto Fernández

Del
El Presidente atribuyó el escrache a Lorenzetti a Juntos por el Cambio y acusó a los opositores de “fascistas y nazis” (Foto: Télam).

El gobierno de Alberto Fernández vive momentos de nerviosismo. La presión del kirchnerismo duro al ala moderada de la coalición se hace cada vez más visible. El Presidente culpó otra vez a Juntos por el Cambio de organizar el “escrache” contra el juez de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti como presión para que el máximo tribunal falle en contra del kirchnerismo. Pero hoy la Corte se negaría a conceder el per saltum a los tres camaristas que lo reclaman porque fueron desplazados de sus cargos.

Según confiaron a A24.com fuentes judiciales, la Corte insistirá para que sea la Cámara en lo Contencioso Administrativo la que resuelva sobre los desplazamientos dispuestos por el Senado y el Poder Ejecutivo de los camaristas Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Germán Castelli. Así, no concederían hoy el per saltum interpuesto por esos magistrados para neutralizar a los K.

Los dos primeros habían confirmado desde la Cámara Federal el procesamiento de Cristina Kirchner en la “causa cuadernos” de la corrupción K. Castelli debía llevar el juicio oral como miembro del Tribunal Oral Federal 7. La caravana de protesta contra Lorenzetti en su propio domicilio fue condenada por Mauricio Macri y por Horacio Rodríguez Larreta. Pero Alberto la atribuyó a Juntos por el Cambio y acusó a los opositores de “fascistas y nazis”.

Los archivos son lapidarios a veces. En 2013, cuando la Corte frenó la ley de medios audiovisuales, la presidenta de Madres de Plaza de Mayo, Hébe de Bonafini, encabezó un acto junto con todos los funcionarios K y convocó a “tomar la Corte Suprema”.

En medio del nerviosismo, Máximo Kirchner le reclamó ayer a Ginés González García que obligue a todas las provincias a registrar con exactitud los fallecidos por Covid-19 para no dejar en soledad al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, que debió blanquear el viernes último 3583 muertes que no habían sido cargadas al sistema oficial. Kicillof es uno de los que aspira a suceder a Alberto en 2023; quizás el favorito de Cristina Kirchner.

Durante la jornada de ayer, los voceros oficiales de la Rosada no emitieron respuesta ante semejante presión de Máximo. Todo ocurre en medio de versiones de oxigenación del Gabinete, alimentadas por el kirchnerismo, que ataca por lo bajo a los ministros albertistas.

La pelea judicial

La pelea por los jueces Bruglia, Bertuzzi y Castelli está en su clímax. El Presidente fue el viernes último muy duro contra el titular de la Corte, Carlos Rosenkrantz, por convocar a una reunión para este martes con la intención de tratar el per saltum pedido por los camaristas. Luego de la marcha de las luces del jueves pasado a los Tribunales y de la protesta frente a la casa del juez Lorenzetti, en Rafaela, la convocatoria de Rosenkrantz expondrá demasiado a los magistrados del máximo tribunal.

Lorenzetti mantiene una postura contraria a los camaristas. Alberto Fernández considera que Rosenkrantz responde al ex presidente Mauricio Macri y por eso quiere reafirmar a los camaristas en sus últimos cargos.

Según pudo saber A24.com en fuentes judiciales, Juan Carlos Maqueda también quedó molesto con Rosenkrantz por la exposición a la que los somete. La postura de Lorenzetti y Maqueda es no confrontar con el Senado, que hace tres semanas rechazó el pliego de esos jueces.

En ese sector aseguran que Macri cometió en 2017 un error al no enviar el pliego de acuerdos al Senado y conformarse con una acordada de la Corte, la número 7, que decía que no necesitaban acuerdo del Senado porque el traslado era en una misma jerarquía judicial. Hoy, ese criterio no prevalece en la Corte.

En cuanto a la jueza Elena Higton de Nolasco, estaría más cerca de Lorenzetti y Maqueda. En la Corte aseguran que la magistrada le debe su cargo a Alberto Fernández durante el gobierno de Néstor Kirchner y que no estaría dispuesta a enfrentarse.

Horacio Rosatti podría tener una postura similar a la de Rosenkrantz, pero en medios judiciales señalan que lo podría dejar solo si no encuentra un tercer voto para abrir el per saltum.

“No deberían conceder el per saltum”, conjeturó un analista del tribunal. En ese caso, la postura de la Corte sería esperar a que resuelva la Cámara en lo Contencioso Administrativo, que ayer debió postergar su resolución. “En todo caso, la Corte es partidaria que el caso llegue por la vía del recurso extraordinario, que será una vía más larga, porque el per saltum es muy excepcional”, señalan.

La Cámara en lo Contencioso ayer pospuso su sentencia porque los camaristas Guillermo Treacy y Jorge Alemany emitieron sentencias discordantes sobre los traslados de Bruglia, Bertuzzi y Castelli. Treacy los rechazó de plano y Alemany pidió traslado al Senado y al Ejecutivo.

Ahora deberán llamar a un tercer voto porque el tercer integrante de la sala, Pablo Gallegos Frediani, se había excusado porque él mismo era un juez trasladado. La Corte sostendría que no hay un caso de gravedad institucional y que se debe esperar el fallo de la segunda instancia, no un per saltum.

De todos modos, esa decisión generará ruido político otra vez. Es por ello que Alberto Fernández repudió en un tono muy fuerte la protesta ante la casa de Lorenzetti y cargó contra la oposición.

"Eso no es un reclamo popular, es el más vil de los escraches, propio del fascismo y del nazismo. No tiene nada que ver con la democracia", dijo el Presidente al inaugurar un hospital.

Más allá de las críticas de Alberto, también Macri y Rodríguez Larreta condenaron la protesta.

El "salto" en Provincia

En medio de eso, Máximo Kirchner defendió a su aliado Kicillof, el pollo de Cristina Kirchner para las presidenciales de 2023, que fue criticado por todo el arco opositor por blanquear 3583 fallecimientos que no se habían registrado antes.

"Sucede algo extraño. El que quiere ocultar la cantidad de fallecidos es alguien que está muy interesado en aperturas, no quien está interesado en que la gente se contagie lo menos posible", dijo el hijo de la ex presidenta en referencia a Rodríguez Larreta.

Y por ello le cargó presión al Ministerio de Salud de la Nación. "Lo que debería hacer el ministro de Salud, Ginés, en virtud de lo que sucede en la provincia, es exigir a todos los distritos del país, inclusive la Ciudad, que extremen los controles y busquen si han tenido estas situaciones en sus territorios", señaló el jefe del bloque del Frente de Todos.

"En el gobierno de Axel fueron los que más insistieron en que las aperturas debían ser mucho más lentas de lo que sugería la Ciudad", defendió Máximo. "Se pusieron a ver y buscar qué cantidad de fallecidos podían tener. ¿Por qué se hace esto? Porque pasó en todo el mundo, en ciudades como Nueva York. Incluso, el diario ABC tituló que había más muertos en España de los que tenían registrados", dijo.

Para respaldar a Maximo Kirchner, Alberto Fernández respaldo a Kicillof y dijo que “la pandemia finalmente nos dejó más muertos de los que creíamos tener" y elogió al gobernador por “decir la verdad" y por detectar que “hubo errores”.

La gobernación explicó que el cambio de la carga obedeció a que se fusionaron tres sistemas de cargas: el SISA (nacional), Sistema de Gestión de Camas (SIGEC) y el Registro de las Personas.

Así fue como se pasó de 8.983 muertos a 12.566, un 40% más, en un solo día. La letalidad en la Provincia aumentó de 2,2% a 3,2%. Y en la Nación, las muertes totales pasaron de 15.208 a 18.791, un 22% más, y la tasa de letalidad también se incrementó, de 2,2 a 2,7%.

Ahora la idea es que todas las provincias repitan el proceso para demostrar que era un problema generalizado, de lentitud de carga en las provincias, municipios y hospitales.

por Mariano Obarrio
SUBIR

NWS

Ovación

Show