Casa Rosada

Sin presupuesto 2022, Alberto Fernández analiza cómo gobernar los próximos dos años

Fracasó el diálogo con la oposición en el Congreso y el Gobierno enfrenta meses de incertidumbre mientras intenta avanzar en un acuerdo con el FMI. El detrás de escena de las negociaciones.
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández monitoreó la maratónica sesión de Diputados desde Olivos. Qué hará ahora la Casa Rosada tras el rechazo del Presupuesto 2022

Alberto Fernández monitoreó la maratónica sesión de Diputados desde Olivos. Qué hará ahora la Casa Rosada tras el rechazo del Presupuesto 2022, retomará el diálogo con la oposición?

Desde la Casa Rosada admitieron a A24.com la incertidumbre que atravesaban en el entorno del Presidente luego de que se produjera la primera ruptura del diálogo político en pleno recinto de la Cámara de Diputados, tras 21 horas de sesión, en medio de acusaciones cruzadas entre oficialismo y oposición por el Presupuesto 2022.

"El presupuesto era invotable”, dijeron desde la oposición y Máximo Kirchner redobló la apuesta. La grieta se volvió a imponer entre oficialismo y oposición, y perdió la apuesta por el diálogo, como prometía el Gobierno en las negociaciones con el FMI.

¿Cómo siguen las negociaciones con el FMI?

Se trata de la primera derrota política del Gobierno en el Congreso, que marca un inicio de una nueva etapa en la que el Gobierno se deberá preparar para gobernar los próximos dos años sin las mayorías en el Congreso. Se trata de un cambio traumático para el peronismo en general, ya que es la primera vez que el peronismo deberá gobernar en minoría siendo una coalición.

El último antecedente fue en 2010 durante el anterior gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, cuando el entonces denominado Grupo A del Congreso, integrado por PRO, la coalición Cívica y el radicalismo antes de conformar la actual alianza de Juntos por el Cambio, no le votó el presupuesto, y Cristina terminó gobernando los dos últimos años de ese mandato, por decreto. La diferencia es que ella era Presidenta y líder de su propio espacio.

Alberto Fernández está acostumbrado a gobernar por DNU. Lo hizo en los casi dos primeros años de pandemia. Pero ahora hay exigencias planteadas por el FMI para cerrar un acuerdo para reestructurar la deuda que tenga apoyo político y social general.

La ruptura del diálogo en vivo y en directo

Diputados.jpg
Con dudas sobre el quorum, se empieza a debatir el Presupuesto 2022 (Foto: Telam).

Con dudas sobre el quorum, se empieza a debatir el Presupuesto 2022 (Foto: Telam).

Mientras la sociedad miraba por TV las 21 horas de sesión, los diputados del oficialismo y una oposición fragmentada en varios bloques, con varias idas y vueltas y distintas posiciones, la grieta volvió a ser la protagonista. Con cruces de acusaciones de vedetismo, egos y acusaciones cruzadas sobre la responsabilidad de quién provocó la ruptura del acuerdo para postergar unos días más el debate.

Eso no se pudo. ¿Por qué? El oficialismo aceptó incluir modificaciones al proyecto original presentado el 15 de septiembre por Martín Guzmán, negociando con gobernadores del PJ.

En la Casa Rosada dicen que le faltaban solo 6 votos para conseguir la mayoría simple. Pero esos votos nunca llegaron, porque desde sectores que podrían convertirse en aliados, como el lavagnismo, reclamaban lo único que el Gobierno no estaba dispuesto a entregar: modificar las proyecciones de Guzmán sobre 33% de inflación, el dólar a $131 y déficit fiscal de 3,5% con crecimiento del 4% para 2022.

El secretario de Relaciones Parlamentarias, Institucionales y con la Sociedad Civil, Dirigente del Movimiento Evita, Fernando Chino Navarro, con despacho en la casa Rosada, devolvió las acusaciones a la oposición:

"Observamos el fracaso de la política en general y el grado de irresponsabilidad inusitada de la oposición. Yo no puedo creerlo. Estamos discutiendo un presupuesto, que es criticado y cuestionado, ligado a una negociación del gobierno con el FMI por una deuda contraída por Macri". "Lo que dijo Máximo era la verdad", insistió Navarro.

Uno de los dirigentes del oficialismo con mayor experiencia como jefe de bloque de diputados durante los anteriores gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner, Agustín Rossi, coincidió en responsabilizar a la oposición:

Por primera vez en la historia parlamentaria argentina, se vota en contra de un presupuesto. La causa no fue un discurso, es una decisión política de la oposición de poner palos en la rueda a la gestión del @alferdez, de complicar la recuperación de la Argentina”, dijo Rossi en línea con el discurso y la estrategia oficial.

Desde la oposición fuera de Juntos por el Cambio, la izquierda directamente rechazaba toda negociación con el FMI, mientras que el lavagnismo criticó a ambos extremos de la grieta por “no escuchar”.

El detrás de escena de las negociaciones y porqué se rompió el diálogo

Martín Guzmán con Sergio Massa en la previa a la votación del Presupuesto 2022.jpg

Desde un principio estaban complicados los números según reconocían en el oficialista Frente de Todos, después de diversas propuestas para buscar consenso.

El jueves, durante un cuarto intermedio en medio de la maratónica sesión, Massa propuso que se votara el proyecto pero que se sumara la cláusula de la posibilidad de reevaluar las variables macroeconómicas en 30 de junio de 2022. La idea era garantizar a mitad de año evaluar si el presupuesto está acorde a las variables,modificando por el congreso.

Más cerca de la madrugada apareció una propuesta del ejecutivo de llamar a cuarto intermedio y seguir la semana próxima. Eso propuso Alberto. El ministro de Obras Públicas, muy cercano al presidente, Gabriel Katopodis, llegó con esa propuesta para seguir la discusión el martes.

Tal es así que cerca del cierre de la definición, estaba avanzada la posibilidad que el proyecto volviera a comisión para volver a revisarlo, pero después sucedió lo que sucedió.

proyecto pase a revisión del presupuesto 2022.pdf

Según fuentes del oficialismo, al momento previo de la definición estaban los números dados para que el proyecto vuelva a comisión y se siga con el debate el próximo martes. Pero algo pasó en la mesa chica de la oposición, que terminó cambiando el pre acuerdo.

De nuevo, el juego de suma cero en las negociaciones en una Argentina en la que nadie gana. En este caso volvió a ganar la grieta que como definió alguna vez el politólogo Pacho O’Donell, atraviesa a lo largo la historia a la Argentina, potenciada por la costumbre política de no aceptar al otro y tomarlo como enemigo. La historia sigue siempre igual...

s