Coronavirus

La variante Delta ya está en Argentina, ¿por qué bajan los contagios en lugar de estallar?

La cepa proveniente de la India desembarcó en varias provincias del país y la Ciudad. Sin embargo, los casos diarios siguen disminuyendo día a día. A24.com investigó el porqué y qué podemos esperar.
Jesica Mihelj
por Jesica Mihelj |
La variante Delta tiene un número de transmisión mayor que otras variantes y disminuye un 10 a 15% la efectividad de las vacunas contra el coronavirus.

La variante Delta tiene un número de transmisión mayor que otras variantes y disminuye un 10 a 15% la efectividad de las vacunas contra el coronavirus.

¿Los argentinos habremos escapado a las garras de la variante Delta?, ¿o es simplemente la calma que antecede al huracán?

A24.com habló con profesionales para buscarle una respuesta al presente que estamos viviendo, repleto de reaperturas, clases presenciales, asistencia a las canchas y una sensación de regocijo: las reuniones volvieron y muchos pudieron verse a la cara después de meses de aislamiento.

Contagios por coronavirus en baja y aparición de la Delta

Embed

El Ministerio de Salud de la Nación informó este viernes que Argentina registró 4.318 contagios y 161 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas. Número que contrasta con el récord de 41.080 nuevos contagios reportados el pasado 27 de mayo en la cresta de la segunda ola. Por otra parte, el registro más alto de muertes diarias se dio el 22 de junio con 792 fallecimientos.

Las autoridades de salud de distintas provincias destacaron que en las últimas semanas observaron una baja en las internaciones en terapia intensiva por complicaciones derivadas del coronavirus. La provincia de Buenos Aires alcanzó diez semanas consecutivas de caída de casos y presenta una baja sostenida del 70% en algo más de dos meses.

Esa tendencia se replica en otras provincias y la Ciudad, donde -según el ministro Quirós- "hoy se está en los valores más bajos de contagios desde que se inició la pandemia".

Internaciones Covid.jpg

Sin embargo, la variante Delta comenzó a colarse en los reportes sanitarios. "No se pudo detectar el vínculo epidemiológico con viajeros", "la circulación comunitaria es cuestión de días" explicó Quirós sobre los casos positivos por la Delta en la Ciudad que no fueron contacto estrecho de argentinos que viajaron al exterior.

El virus avanza más rápido en las provincias de Córdoba y Buenos Aires. En la primera de ellas ya se detectaron 91 casos positivos, dos de ellos mortales. El origen del contagio fue un viajero que violó la cuarentena y murió. Incluso hallaron restos de la variante Delta de coronavirus en las aguas cloacales. Varios expertos coinciden en que se trata de una pista más de que esta versión más contagiosa está avanzando en Argentina.

En Buenos Aires, el gobierno confirmó 63 casos confirmados: 59 son viajeros internacionales, 2 asociados a la importación, 2 casos sin antecedentes. En Mendoza y Santa Fe también se detectaron casos.

El jefe de asesores del Ministerio de Salud bonaerense, Enio García, aseguró que en la región del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) existe una circulación comunitaria de la variante Delta, pero no hay un "aumento de casos vinculado a eso". ¿Por qué no?, ¿es el efecto de la vacunación contra el coronavirus?

Variante Delta: cuánto tardará en volverse predominante

Variante Delta.jpg

En Argentina, los contagios por Delta no son tan pocos que se pueden contar con los dedos, pero sí son lo suficientemente escasos como para no ser dominantes. Las variantes Manaos, de Brasil, y la Andina, propia de Latinoamérica, lograron derrotar a la Beta, de Sudáfrica, y la Alfa, del Reino Unido, a la hora de desgranar los casos positivos en el país.

¿Podrá la Delta ser aplacada por las cepas ya dominantes en Argentina? No se sabe, aunque Mario Lozano, docente de la Universidad Nacional de Quilmes, investigador del CONICET, miembro de la Sociedad Argentina de Investigación Bioquímica, de la Asociación Argentina de Microbiología y de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Virología, brindó datos a A24.com para entender cómo se comportó en el resto del mundo.

"Hoy no estamos mal parados para recibir la Delta gracias a la vacunación. En otros países y en todos los continentes, la variante Delta se convirtió en la variante abrumadoramente mayoritaria en apenas 4 a 6 semanas después que se demostrara su transmisión comunitaria y atravesara el umbral de ser detectada en el 1% de los casos totales", indicó.

Prevalencia de la variante Delta en los continentes.png

"En la mayoría, 9 de cada 10 casos son provocados por la variante Delta del SARS-CoV-2. Sólo en Sudamérica no se encuentra algún país donde se haya convertido en la única variante que circula", detalló.

Una de las teorías que manejan algunos expertos es que la presencia de variantes muy contagiosas -como las variantes Gama y Lambda (Manaos y Andina, respectivamente)- frenaría la dispersión de la variante Delta ya que ésta no podría desplazarlas lo suficientemente rápido, y por lo mismo su crecimiento sería más lento.

"Hasta hace poco sabíamos que Delta había desplazado muy rápidamente a la variante Alfa (originaria del Reino Unido) tanto en Inglaterra como en Israel, y que tanto Gamma como Lambda (Manaos y Andina) desplazaron a Alfa en Argentina o Chile. Este era el principal sustento de esa hipótesis", desarrolló Lozano.

Sin embargo, "después que la variante Delta pasó el umbral del 1% de los casos registrados, demoró solo 4 ó 5 semanas para llegar al 20% de prevalencia en México, Sudáfrica, España y Estados Unidos, y 8 a 10 semanas para superar el 80%. En Brasil, llegó al 70% de prevalencia después de 6 semanas".

Argentina retrasó el ingreso de Delta: ¿por qué preocupa tanto?

restricciones vuelos.jpg

Argentina parece haber retrasado exitosamente el ingreso de la variante Delta del coronavirus gracias a las restricciones aeroportuarias, estableciendo cupos diarios de ingreso de pasajeros del exterior y limitando los destinos de los vuelos que entran y salen del país.

"La variante originada en la India es la más contagiosa detectada hasta ahora, siendo la causante de la tercera ola en varios países. Al llegar, va desplazando a las demás variantes, y está asociada a un mayor riesgo de hospitalización y muerte", refirió Mirna Biglione, investigadora en el Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y SIDA, que depende la Universidad de Buenos Aires y el CONICET, y miembro de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica.

Biglione remarcó la importancia de contar con un porcentaje alto de personas vacunadas ya que "Delta tiene un número de transmisión (RO) mayor que otras variantes; a partir de una persona infectada se contagiarían 5 o 6 en lugar de 3".

"Podríamos tener una alta demanda e impacto en nuestro sistema de salud, en relación al testeo, consultas y seguimiento de pacientes. Aquellas personas con esquemas incompletos representan un mayor riesgo de camas ocupadas. Incluso algunos casos de neumonía por Covid-19 moderada requieren de oxígeno e internación, aunque no implique una admisión en UTI", remarcó.

Seguir manteniendo las medidas de prevención para enlentecer la propagación del virus y cuidar a las personas que aún no tienen su esquema completo, inclusive a adolescentes y menores de edad, particularmente aquellas personas de riesgo, es otro factor fundamental para sostener el retraso de la variante Delta.

Segunda dosis: la herramienta clave para frenar a la variante Delta

AstraZeneca-sinoparhm-cordoba-error.jpg

La investigadora Mirna Biglione explicó a A24.com que "tenemos evidencia suficiente de que la segunda dosis es necesaria para protegernos de un coronavirus severo frente a esta nueva variante".

"Si bien es cierto que las vacunas pierden efectividad para prevenir la infección y síntomas leves (no evita que el virus entre en el cuerpo y comience a multiplicarse), nuestro organismo desarrolla inmunidad, por lo cual el virus podrá entrar, pero tendrá una menor carga viral. Se conserva la efectividad contra la hospitalización debido a un coronavirus severo y evita la muerte en la mayoría de los casos", precisó.

Argentina se enfrenta a la variante Delta armada con un gran escudo protector: el 62,4% de la población ya recibió una dosis de la vacuna contra el coronavirus y el 35,5% ya tiene dos. Los mayores, los más vulnerables al virus, son los que primero recibieron la formulación contra el Covid-19, justamente para evitar más muertes.

Sin embargo, la variante que nació en la India es capaz de sortear la inmunidad que otorga una sola aplicación y, por ello, es fundametal completar el esquema de vacunación. Con eso en mente, la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, anunció que el objetivo es "llegar a septiembre con las segundas dosis" porque "la Delta es imposible que se contenga".

Vacunación adolescentes.jpg

Mario Lozano, incluso, remarcó que "la Delta disminuye la eficiencia de las vacunas en un 10 o 15% para evitar contagios" y que para alcanzar la famosa "inmunidad de rebaño" es fundamental vacunar también a los menores de 12 años.

"Lo que se sabe por experiencia internacional es que cuando se llega al 50% de la población vacunada con dos dosis la cobertura es significativa frente a la variante Delta y cuando se llega al 70% lo que se ve es que la ola empieza a decrecer", dijo el ministro Quirós.

Todavía falta que un 34,5% de los argentinos reciban su segunda dosis para alcanzar ese standard del 70%. Es decir, faltan cerca de 20 millones de aplicaciones para alcanzar el objetivo. La carrera está lista: vacunación vs. Delta. ¿Cuál llegará primero a la meta? En 4 ó 5 semanas se sabrá.

s