Emprendedores

Cómo es la start-up cordobesa "al estilo Amazon" que llamó la atención de inversores globales

Se trata de Clicoh y sedujo a la aceleradora más importante del mundo. Sus creadores venían de dos fracasos antes de consolidar esta propuesta que apunta a mejorar las operaciones de eCommerce.
Carlos Toppazzini
por Carlos Toppazzini |
De izquierda a derecha: Juan Altamirano

De izquierda a derecha: Juan Altamirano, Agustín Novillo Saravia y Emiliano Segura, co-fundadores de Clicoh.

A los 19 años, Agustín Novillo Saravia ya sabía que quería tener un proyecto propio para convertirse en emprendedor. Y así lo hizo. Pero no iba a ser tan sencillo. Unos días antes de lanzar su empresa de servicios corporativos de limpieza, un amigo lo alertó de que otro conocido estaba por emprender el mismo proyecto y en la misma ciudad.

Lejos de arrepentirse o apurarse, Agustín se dejó llevar por la curiosidad y acordó un encuentro con ese potencial competidor. Así conoció a Emiliano Segura y, después de un par de charlas, ambos entendieron que lo mejor para el proyecto era unir fuerzas y crear juntos la empresa. Así lo hicieron, aunque nueve meses después decidieron venderla ante la primera oferta que tuvieron de otro empresario del sector. Un negocio de baja rentabilidad y sin grandes desafíos no los entusiasmó.

Sin embargo, el trabajo conjunto les mostró que debían seguir asociados y usaron el dinero de la venta (US$ 15.000) para fundar Clicoh, una start-up que ofrecería soluciones completas de logística para comercio electrónico.

Tres meses más tarde, se sumó al equipo Juan Altamirano, amigo de Emiliano, que con el aporte de ideas innovadoras también se ganó el puesto de co-fundador.

La tercera es la vencida

De todas maneras, tampoco iba a resultar fácil. Antes de llegar al actual modelo de negocios tuvieron otros dos que fracasaron: primero, bajo el formato de aplicación de delivery y, después, como servicio de última milla.

“Tuvimos que repensar dos veces el modelo de negocios para sobrevivir”, destaca A24.com Novillo Saravia, CEO de la compañía.

Y explica que ser una app de delivery o un servicio de última milla hace dos años no era mala idea: “Pero llegamos tarde al mercado y nos encontrarnos con una competencia fuerte que nos dificultó el crecimiento o conseguir fondos”.

De todas formas, esa situación les ofreció mucha experiencia y, sin buscarlo, “aparecieron varias empresas de eCommerce que nos pedían hacer alianzas para distribuir más rápido sus productos porque su distribución no funcionaba o la experiencia era mala”, agrega.

Entonces, comenta, detectaron una necesidad grande en el mercado que decidieron “resolver con tecnología que le permitiese a las empresas un seguimiento en tiempo real de sus órdenes, entregas en menos tiempo y una reducción notable en los costos”.

El despegue con el eCommerce

Por suerte para estos emprendedores, el tercer intento fue el definitivo y el que captó el interés de YCombinator, la aceleradora más importante a nivel global, que los sumó a las otras 6 empresas argentinas que ya tenía en su estructura.

Así, Clicoh se transformó en una solución punta a punta para facilitar todo el proceso detrás de una operación de eCommerce: almacenamiento, empaquetado, transporte y disponibilidad de más de 800 puntos de retiro, o la opción de entregar a domicilio en menos tiempo, con hasta un 40% de ahorro respecto de la distribución tradicional.

En pocas palabras, su tecnología resuelve todo lo que sucede detrás de escena cuando un usuario realiza una compra online y comienza a esperar la entrega del producto.

Según Novillo Saravia, “no somos el fruto de una mente brillante sino más bien el resultado de escuchar a tiempo la necesidad de nuestros clientes que a medida que veían nuestro desempeño nos pedían nuevos servicios”. Sin esa capacidad de escuchar atentamente, asegura, “la empresa hubiera desaparecido a los dos años”.

Hoy, desde sus oficinas del barrio Cerro de las Rosas, a pocos kilómetros del centro de la ciudad de Córdoba, cuentan con más de 50 colaboradores para gestionar sus operaciones en Argentina, Chile, México y Uruguay. En 2020 facturaron más de 600.000 dólares.

Parte del equipo Clicoh basado en Córdoba.JPEG
Los cofundadores de Clicoh con el equipo de la compañía

Los cofundadores de Clicoh con el equipo de la compañía

El sueño del unicornio

Al ingresar como miembro a YCombinator en enero de este año, los emprendedores entregaron 7% de sus acciones a la organización. En abril, cerró una ronda de capital semilla a través de importantes inversores globales de primer nivel.

“Haber llegado a YCombinator es la señal de apoyo más clara de una comunidad importante de emprendedores e inversores mundiales que ven en las ideas del equipo fundador una oportunidad de desarrollar un negocio que lleve a nuestra empresa a convertirse en unicornio”, señala el CEO de la compañía.

Actualmente, su foco está en el segmento B2B para ofrecer servicios a pequeñas o grandes empresas de eCommerce; negocios tradicionales con tiendas online; start-up y pymes que se vuelcan a vender por Internet.

Entre algunos de sus clientes se destacan AB Inbev, Pritty, Rappi, ForMe, UberEats y otras miles de tiendas online que funcionan en Tienda Nube, Shopify y Mercado Libre.

Desde la empresa consideran que el margen de crecimiento para brindar servicios logísticos al comercio electrónico es tan grande que los sedujo de inmediato para desarrollar un proyecto en toda Latinoamérica.

“Sin fuertes competidores a la vista e inspirados en el modelo de rápida entrega de Amazon, orientamos todo nuestro potencial a desarrollar una solución completa para la tercerización de la logística de empresas de eCommerce que operan en la región”, aseguran.

Y no termina ahí. Los próximos pasos están marcados por el crecimiento de operaciones en México y el inicio de actividades en Colombia. “Gran parte del equipo se encuentra en Córdoba y ya estamos en proceso de búsquedas, no sólo para el desarrollo local sino también para roles regionales que necesitamos cubrir por la creciente presencia en la región”, pronostica Novillo Saravia.

Se habló de
s