Guerra entre Rusia y Ucrania

El desafiante mensaje de Volodimir Zelenski a Rusia: "No daremos el sur del país a nadie"

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, se reunió con sus tropas y les ordenó que "no duden de su victoria".
El mensaje del presidente de Ucrania a sus tropas: No daremos el sur a nadie

El mensaje del presidente de Ucrania a sus tropas: "No daremos el sur a nadie, el mar será ucraniano y será seguro". 

En un raro desplazamiento fuera de Kiev, donde Zelenski pasa la mayor parte del tiempo desde el inicio de la ofensiva rusa, a fines de febrero, el presidente viajó este sábado a Mikolaiv y visitó por primera vez a las tropas desplegadas cerca de Odesa.

El mensaje de Zelenski a sus tropas: "No duden de su victoria"

El mensaje de Zelenski fue claro: "No daremos el sur a nadie, vamos a retomar todo, el mar será ucraniano y será seguro", dijo. Y agregó, refiriéndose a sus tropas: "Tienen confianza y, mirándoles a los ojos, es obvio que no dudan de su victoria".

Desde hace semanas, las tropas rusas concentran sus acciones en el este y el sur de Ucrania luego de haberse retirado de Kiev, tras el inicio de la invasión. "Las pérdidas son importantes, muchas casas han sido destruidas, la logística civil se ve afectada y hay numerosos problemas sociales", admitió Zelenski.

Presidente de Ucrania 28 Reuters.jpg
"Pedí que las personas que han perdido a sus seres queridos reciban una mayor asistencia", reconoció Volodimir Zelenski. 

"Pedí que las personas que han perdido a sus seres queridos reciban una mayor asistencia", reconoció Volodimir Zelenski.

La ayuda a las familias ucranianas que perdieron todo

"Pedí que las personas que han perdido a sus seres queridos reciban una mayor asistencia. Vamos a reconstruir todo lo que ha sido destruido. Los misiles rusos son menores que las ganas de vivir de nuestro pueblo", afirmó Zelenski.

Un video difundido por la Presidencia mostró a Zelenski con el gobernador local, Vitalii Kim, en Mikolaiv, capital de la provincia homónima, ante la fachada destruida de la sede de la administración regional tras un ataque ruso en marzo que dejó 37 muertos.

Zelenski-donbass-ucrania.jpg

Esta ciudad portuaria e industrial que tenía medio millón de habitantes antes de la guerra sigue bajo control ucraniano es cercana a Jerson, región prácticamente ocupada por los rusos.

Además, se encuentra en la carretera hacia Odesa, el mayor puerto de Ucrania, que está también bajo control ucraniano y en el centro de las negociaciones, ya que hay millones de toneladas de grano ucraniano bloqueadas allí. Rusia, que controla esta zona del mar Negro, argumenta que las aguas están minadas.

Ucrania afirma que se "prepara para lo peor"

La batalla es constante cerca de la localidad de Severodonetsk, en la región oriental del Donbass, que desde 2014 ya estaba controlada parcialmente por separatistas prorrusos. El objetivo de Rusia ahora controlar totalmente esta cuenca minera, compuesta por las provincias de Lugansk y Donetsk.

Serguei Gaidai, gobernador de la región de Lugansk, en la que se sitúan las ciudades de Severodonetsk y Lisichansk, advirtió de que en las últimas horas hubo más destrucción en la planta química de Azot, donde se refugian más de 500 civiles, entre ellos 38 niños.

Lysychansk Ucrania 1.jpg
Continuan las tareas de rescate Lysychansk (Foto: AP)

Continuan las tareas de rescate Lysychansk (Foto: AP)

"La situación es difícil, en la ciudad de Lysychansk y en toda la región", dijo el gobernador. "No hay ningún lugar seguro", confesó. Y describió que los rusos "bombardean nuestras posiciones las 24 horas del día".

"Hay que prepararse para lo peor y lo mejor vendrá sólo", dijo Gaidai. "Por supuesto que tenemos que prepararnos", aseguró el responsable, que dijo temer que los rusos rodeen la ciudad y corten las rutas que garantizan el suministro.

Con una población de casi 100.000 habitantes antes de la guerra, en Lisichansk apenas queda el 10%. La ciudad se prepara para los intensos combates en la calle. Allí, los soldados cavan pozos y ponen alambradas, la policía coloca vehículos quemados para frenar el tráfico y muchos habitantes que aún estaban en la ciudad, deciden finalmente marcharse a un lugar más seguro.

s