Marcado por la tragedia familiar

Un método obsesivo y su cercanía con la muerte: Paul Auster, el escritor que perdió un hijo y una nieta por sobredosis

La tragedias familiares siempre persiguieron al novelista Paul Auster. Su forma de vivir tuvieron un impacto en su creación literaria. La vida de un hombre que siempre trabajó a un ritmo frenético y se casó con una escritora para sentirse comprendido.
Marcos Marini Rivera
por Marcos Marini Rivera |
Las tragedias familiares siempre tuvieron un impacto en la creación literaria de Paul Auster. 

Las tragedias familiares siempre tuvieron un impacto en la creación literaria de Paul Auster. 

Paul Auster es uno de los escritores estadounidenses más leídos en español. Es alguien que encontró en sus palabras una manera de expresarse sobre algunas de las tragedias familiares que más lo marcaron. Todo eso tuvo un impacto en su creación.

No le gusta perder el tiempo y la escritura le sirvió como un refugio donde siempre se sintió pleno. Aunque afuera de ese universo, la vida le presentó reveses sin solución: una nula relación con su hijo recientemente fallecido y una muerte de un padre ausente que está presente en su libro La invención de la soledad.

"Hay muchas personas que traspasaron la edad a la que llegaron sus padres. Llegar a tener una edad mayor a la que llegó a alcanzar mi padre, me parece que es como correr un velo invisible y adentrarme en un lugar extraño. Era una cosa que me atemorizaba. Durante varios meses pensé el hecho de que mi padre estaba perfecto de salud y de golpe cayó muerto. Pensé que me podía pasar a mí. Era la edad en que los hombres que tenían el apellido Auster morían", llegó a decir durante su visita a Buenos Aires en la Feria del Libro de 2018.

Paul Auster y su hijo 2.jpg
Una relación conflictiva: una de las pocas fotos de Paul Auster con su hijo Daniel.

Una relación conflictiva: una de las pocas fotos de Paul Auster con su hijo Daniel.

El escritor que siempre se obsesionó por trabajar

Paul Auster es esa persona que siempre trabajó a un ritmo frenético. Con Siri Hustvedt, su esposa, que también es escritora, se encargaron de crear un mundo donde la vida social fue siempre muy restrictiva. "Caíamos derrumbados después de trabajar. En general yo trabajaba seis días y medio a la semana. Los domingos solo trabajaba medio día. Escribía porque sentía que estaba corriendo con esta idea de la muerte".

El método de trabajo de Paul Auster es arcaico. Todavía escribe a mano con un cuaderno. No sabe o no quiere hacerlo de otro modo. Se levanta y su rutina es siempre la misma: desayunar y leer el New York Times. Esa es su manera como dice de "absorber ese mundo loco en el que vivimos". Tiene una pequeña sala de trabajos. Desde las 7.30 hasta caída la tarde no conoce otro lugar en el mundo que no sea su escritorio. "Con frecuencia paro, doy vueltas y al moverme surge el ritmo de palabras, surgen nuevas emociones y mejores palabras".

Paul Auster 1.jpg
Paul Auster siempre trabajó a un ritmo frenético:

Paul Auster siempre trabajó a un ritmo frenético: "Escribía porque sentía que estaba corriendo con esta idea de la muerte", llegó a reconocer.

Sobre su pasión literaria, Paul Auster llegó a reconocer: "Cada párrafo tiene su propia forma y su propio ritmo hasta que me parece que está más o menos terminado. Todo depende de cómo vaya el trabajo. Empiezo a hacer marcas y anotaciones, lo corrijo una y otra vez. Vuelvo de nuevo al cuaderno y escribo. Así escribí todos mis libros. No puedo componer con mis dedos en el teclado, necesito un lápiz en la mano. Quizá es porque así es como aprendí a escribir. Es algo que está muy arraigado en mí".

La vida de Paul Auster con su esposa Siri Hustvedt

Paul Auster y su esposa 1.jpg
Paul Auster y Siri Hustvedt, una de las parejas más importante de la literatura a nivel mundial.

Paul Auster y Siri Hustvedt, una de las parejas más importante de la literatura a nivel mundial.

Y cuando Paul Auster termina de escribir sus libros, encuentra en Siri a su primera lectora. Él llegó a decir en más de una oportunidad que es muy fácil estar casado con una escritora. “Me facilita mucho la vida. Es una persona brillante. Es un honor y un placer estar en su compañía. Sabe qué significa escribir y yo sé que significa para ella escribir", reflexionó.

"Yo la necesito como cualquier escritor necesita un lector. Tenemos una especie de pacto. Somos completamente honestos uno con el otro. Si hay algo que no nos gusta, lo decimos", afirmó.

La muerte de Daniel Auster, su hijo

En estas horas se conoció que Daniel, su hijo, falleció por sobredosis a los 44 años mientras se encontraba en libertad bajo fianza por la muerte accidental de su hija de 10 meses.

Según confirmaron fuentes policiales, Daniel murió por sobredosis. El hijo del novelista se enfrentaba a cargos por el homicidio involuntario de su bebé, Ruby Auster, de 10 meses, cuya muerte ocurrió el pasado 1° de noviembre.

Esa tarde, los servicios de emergencia recibieron una llamada desde la residencia de Auster en Brooklyn y cuando llegaron se encontraron a la pequeña inconsciente. De inmediato, fue trasladada al hospital pero se confirmó su fallecimiento. Según determinó el equipo forense más tarde, sería por una “intoxicación aguda” por drogas.

Daniel había sido arrestado a mediados de abril por la muerte de hija Ruby. Era el hijo mayor del escritor estadounidense, quien también tiene una hija, Sophie, con la novelista Siri Hustvedt.

Paul Auster y su hijo, ya no mantenían relación. Según la prensa estadounidense, la historia es conflictiva y viene de larga data. Incluso el afamado escritor jamás lo ocultó.

En 2008 y en 2010, Daniel fue detenido por posesión ilegal de drogas. Mientras que en 2009 le acusaron de hurto menor y posesión de material robado. Desde que comenzaron sus problemas, apenas tuvo contacto con su padre y su madre.

Siri Hustvedt también publicó un libro titulado Todo cuando amé, donde narra distintos episodios policiales por tenencia de drogas que tiene como protagonista a Daniel. En tanto, Lydia Davis, la madre de Daniel, también escribió algo sobre su hijo en un texto que dice lo siguiente: "Ser una persona egoísta tiene algo de útil: cuando tus hijos sufren no te importa tanto, porque tú estás bien. Pero no funciona si solo eres un poco egoísta. Tienes que ser muy egoísta...".

Conocida la muerte de su hijo Daniel, la tragedia lo vuelve a poner en el centro de la escena como así también una de sus frases más celebres: "Te preocupas más por tus hijos que por ti mismo. Pero, en cualquier caso, estamos solos en nuestras cabezas", llegó a publicar una vez. Lejos estaba esa idea de la ficción.

Se habló de
s