Casa Rosada

El factor Scioli: acercamientos al kirchnerismo, agenda hiperactiva y la fórmula del optimismo para 2023

Scioli se mostró con Kicillof y Alicia Kirchner. Es elogiado por Cristina y tiene buena relación con Alberto. ¿Por qué piensan en él para 2023?
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Daniel Scioli hace equilibrio entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner y se acerca a gobernadores ultra-k. La agenda hiperactiva del nuevo ministro con Alicia Kirchner y Axel Kicillof. Foto: MInisterio de Desarrollo Productivo. 

Daniel Scioli hace equilibrio entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner y se acerca a gobernadores ultra-k. La agenda hiperactiva del nuevo ministro con Alicia Kirchner y Axel Kicillof. Foto: MInisterio de Desarrollo Productivo. 

Scioli no quiere hablar todavía de candidaturas pero en el oficialismo nadie lo descarta para la carrera presidencial de 2023.

Desde su entorno más cercano señalan que desistiría de ser candidato si Alberto Fernández decide presentarse a competir por la reelección en 2023. Pero en las últimas semanas, apareció Cristina Kirchner, con mensajes con fuertes críticas hacia el presidente que en la Casa Rosada interpretaron como un reclamo para que Fernández se corra de la pelea para el 2023.

Cristina en ese marco, expresó un llamativo apoyo al flamante ministro de Desarrollo Productivo, que reflotaron las posibilidades del ex motonauta para ir por la revancha tras la derrota electoral de 2015 en la fórmula que encabezó junto a Carlos Zannini.

Alberto Fernández en la jura de Daniel Scioli y Agustín Rossi.jpeg

En las últimas horas trascendieron rumores desde el Instituto Patria -usina política de la vicepresidenta- que indican que Cristina Kirchner estaría pensando en la alternativa de volver a presentarse como candidata a presidenta en 2023, y entre los posibles compañeros de fórmula, en esos rumores no descartaban a Scioli o a Massa.

Esto surgió después de que Cristina criticara la gestión del equipo económico que encabezan Martín Guzmán en el ministerio de Economía, Mercedes Marcó del Pont en la AFIP y Mario Pesce en el Banco Central, por lo que denunció "un festival de importaciones".

Pero la vice le envió ese mismo día desde Avellaneda, un gesto público que Scioli no tardó en responder: "Tengo expectativa que con Scioli esto se corrija", había dicho la vicepresidenta y el ministro prometió en sus primeras declaraciones a la prensa, poner el foco en frenar " a los empresarios que especulan con las importaciones" para stockearse en medio de la crisis de reservas del Banco Central.

La agenda hiperactiva de Scioli y la grieta del Frente de Todos

Daniel Scioli con Axel Kicillof en Mar del Plata.jpeg

Desde el albertismo más duro interpretaron el mensaje de la vicepresidenta como un avance en la definición de la próxima fórmula presidencial dejando afuera al presidente.

Por eso, el Movimiento Evita salió a reimpulsar la candidatura a la reelección de Alberto Fernández y en medio de las críticas de la vicepresidenta, anunció que armarán un partido político de los movimientos sociales para reclamar al kirchnerismo que "tanto la fórmula presidencial como los candidatos a intendentes y gobernadores para 2023 no se elijan a dedo" y abran la competencia en las PASO 2023 dentro del Frente de Todos.

En ese clima de ebullición en el oficialismo, Scioli se reunió apenas asumió con varias cámaras empresarias como CAME, CGERA y la UIA, con delegados de Sergio Massa como el titular del BICE, José Ignacio De Mendiguren, y comenzó la recorrida por las provincias, mostrándose con gobernadores del radicalismo y el massismo. Esta semana ensayó un fuerte acercamiento al kirchnerismo.

Este jueves se mostró en una maratón de actos con el gobernador cristinista Axel Kicillof en Mar del Plata, aunque desde La Plata buscaron despegarse de la exposición con el ex gobernador y ex candidato presidencial del Frente para la Victoria en 2015.

Scioli arrancó en Mar del Plata con una recorrida por planta de laboratorio en el parque industrial de Mar del Plata, visitó la conocida fábrica de alfajores Havanna solo, y recién al final de la jornada compartió un acto de entrega de escrituras en el Teatro Auditorium, junto al gobernador Kicillof que prefirió fotografiarse más con dirigentes de La Cámpora, como la titular de la ANSES, Fernanda Raverta.

Más tarde Scioli voló a Santa Cruz, el pago chico de Cristina Kirchner, para firmar convenios y sacarse fotos de cercanía con la gobernadora Alicia Kirchner, hermana del ex presidente Néstor Kirchner, con quien además de dialogar sobre el financiamiento para parques industriales y de exportación de minería desde esa provincia, recordaron cuando Scioli fue vicepresidente y candidato a presidente del FPV.

La nuevo rol de Scioli: Entre Cristina y Alberto Fernández

Cristina Kirchner recibió a Daniel SCioli en el Senado, antes de ser designado ministro de Desarrollo Productivo.jfif

El sábado 10 de mayo, casi un mes antes de ser designado por Alberto Fernández como nuevo ministro de Desarrollo Productivo en reemplazo de Kulfas, Scioli fue recibido por CFK en el Senado.

La vicepresidenta llamó al entonces ex embajador en Brasil para hablar sobre las relaciones comerciales y políticas con Brasil, vínculo que el ex motonauta se encargó de cuidar en un delicado equilibrio entre el presidente actual Jair Bolsonaro y el candidato a sucederlo y ex presidente, Lula Da Silva.

Cristina analiza la posibilidad de postularse de nuevo a la Casa Rosada con las expectativas de que su amigo Lula regrese a la presidencia de Brasil, y sumen un mapa de presidentes de centroizquierda en sudamérica, como cuando gobernaba Néstor Kirchner, Lula Da Silva y Hugo Chávez, entre otros.

Scioli desayunó un día después con Alberto Fernández en Olivos y el 15 de junio, tras la salida de Kulfas en medio de la pelea por el gasoducto Néstor Kirchner, Alberto con el aval de Cristina, le ofreció el cargo.

Daniel Scioli con Axel Kicillof en La Plata.webp

Como primer gesto de acercamiento, un día después de haber jurado en la Casa Rosada ante más de 300 invitados, entre ellos gobernadores, empresarios y gremios, Scioli armó su primer reencuentro de trabajo con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof y su ministro de Producción, Augusto Costa. Regresó a La Plata y a su ex despacho de la gobernación para dar el puntapié a la gestión en una foto sugestiva con dos funcionarios que responden a Cristina Kirchner y con los que trabajará “a la par”.

La agenda de Scioli continuó en la primera semana con el INTI y las principales cámaras empresarias CAME, UIA, CGERA, difundió un informe del CEP que este jueves utilizó la vocera presidencial Gabriela Cerruti para desmentir a la vicepresidenta sobre el festival de importaciones, destacando el crecimiento de la industria y de las importaciones como consecuencia de eso, pero aclarando que en la balanza comercial las exportaciones superan a las importaciones.

Daniel Scioli en una conocida fábrica de alfajores en Mar del Plata.jpeg

Pero Scioli buscó escaparse de la grieta mostrándose cerca del campo, al acompañar al ministro de Agricultura, Julián Domínguez, al Congreso esta semana para reclamar que se apruebe el proyecto del Ejecutivo frenado desde el año pasado, que Alberto Fernández considera fundamental para aumentar las exportaciones.

Daniel Scioli se reunió con gobernadores Raúl Jalil (PJ-CAtamarca) y Gerardo Morales (UCR-Jujuy).jpeg

También se reunió con otros gobernadores del oficialismo y de la oposición, como el catamarqueño Raúl Jalil (PJ) y el radical de Jujuy, Gerardo Morales, encuentro del que también participó, por videoconferencia, el gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, por el massismo, donde ponderó el rol de la minería en las provincias del norte: “Quiero destacar la gran tarea que han realizado los gobernadores en crear las condiciones para la recepción de inversiones por más de 4 mil millones de dólares”, señaló.

Y aplicó la "agenda positiva" que le pidió Alberto Fernández al tomarle juramento: hacer crecer las exportaciones para atraer dólares a las débiles reservas del Banco Central. El objetivo es poner un ancla urgente a la inflación para blindar a Guzmán.

Pero la persistente estampida de precios y la pelea interna por la administración de los planes sociales que expuso esta semana Cristina Kirchner contra los movimientos sociales como el Evita, que se transformaron en la sustentación política de Alberto Fernández, volvió a poner en duda todo, hasta la unidad de la coalición de gobierno.

s