Campaña 2021

El Gobierno busca cambiar las reglas de juego de las elecciones (como en 2009) y se enfrenta al pedido de boleta única

Ante las urgencias de la pandemia y la llegada de la segunda ola, el Frente de Todos explora caminos con la oposición. El antecedente de Néstor Kirchner y los reparos de Juntos por el Cambio.
por Nicolás Poggi | 04 de abril de 2021 - 21:48
Máximo Kirchner

Máximo Kirchner, Sergio Massa, Wado de Pedro, Axel Kicillof y Cristian Ritondo en la Casa Rosada. (Foto: archivo)

Si bien fue por razones distintas, el kirchnerismo tiene experiencia en alterar el esquema de las elecciones, aún siendo las PASO una criatura que ellos mismos crearon. En 2009, con la excusa de la crisis económica que alteraba el equilibrio mundial, Néstor Kirchner promovió el adelantamiento las legislativas en todo el país, lo que sin embargo no impidió que el Gobierno perdiera en distritos clave como la provincia de Buenos Aires.

Ahora, ante las urgencias de la pandemia y la llegada de la segunda ola, el Frente de Todos explora caminos con la oposición para volver a modificar las reglas en el mismo año electoral. Un planteo que los gobernadores propios y ajenos venían haciendo desde el año pasado pero que no fue escuchado oportunamente. Y el reloj corre.

La primera propuesta que presentó el Gobierno consiste en postergar las PASO de agosto a septiembre y las generales de octubre a noviembre. Una idea que la oposición deberá debatir en el Congreso, más allá de que desde Juntos por el Cambio culpan al peronismo por haber difundido un “principio de acuerdo” que, según aseguran, no es tal.

A muchos les había llamado la atención, en agosto del año pasado, que el oficialismo aprobara en el Congreso sin más un proyecto de Cristian Ritondo para dotar de más fondos a los municipios bonaerenses. Para monitorear el avance de esa ley, los dirigentes de la oposición fueron convocados la semana última a la Casa Rosada. Pero la reunión terminó en polémica cuando desde el oficialismo plantearon que se había llegado a un acuerdo para posponer las PASO; los opositores presentes lo desmitieron. Sin embargo, referentes del oficialismo como el propio Sergio Massa subieron la vara y ahora apuestan por fulminar las PASO para votar una sola vez en este turno.

Antecedente

Corría marzo de 2009. El gobierno de Cristina Kirchner, afectado por la crisis de la 125 y la recesión económica, resolvió adelantar las elecciones legislativas de octubre a junio para llegar a las urnas en la mejor forma posible, con la excusa de que la crisis financiera mundial de entonces tornaría insostenible pasarse un año de campaña.

Lo promovió Néstor Kirchner y lo anunció Cristina. Las elecciones, originalmente fijadas para el 25 de octubre, se adelantaron al 28 de junio. No fue el único cambio que introdujo Néstor Kirchner: también creó la figura estrafalaria de las “candidaturas testimoniales”, por las cuales todos los gobernantes debían ponerse al frente de las listas legislativas de sus distritos para competir por bancas en las que nunca asumirían.

Nada de eso alcanzó. El Frente para la Victoria, que llevaba en los primeros lugares de la nómina bonaerense al propio Kirchner, Daniel Scioli y Massa, entre otros, perdió contra una alianza entre Francisco De Narváez, Felipe Solá y Mauricio Macri. Alberto Fernández había dejado la jefatura de Gabinete un año antes, disconforme con la estrategia de confrontación con el sector agropecuario. A fines de ese año, después de la derrota, el kirchnerismo sancionó la ley de las PASO en acuerdo con algunos sectores de la oposición.

La pandemia le ofrece ahora al Gobierno la posibilidad de volver a modificar las reglas de juego en un año electoral. La segunda ola de coronavirus aparece, para la oposición, como una excusa difícil de confrontar. Pero la resolución del entuerto sigue siendo incierta.

El debate

La discusión también fue aprovechada por distintos sectores para interponer propuestas como la boleta única de papel, que solucionaría muchos de los inconvenientes derivados de votar en pandemia. “Insistimos en eso porque reúne tres condiciones: es más equitativa, más económica y disminuye riesgos ante el Covid-19”, le dijo a A24.com el jefe del bloque de diputados de Consenso Federal, Alejandro “Topo” Rodríguez, un espacio que ya había presentado el año pasado un proyecto en esa dirección.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FTOPOarg%2Fstatus%2F1378700115213479940

La bancada lavagnista, que además de Rodríguez integran Graciela Camaño y Jorge Sarghini, sostuvo que la boleta única “simplifica y reduce una gran cantidad de acciones propias del proceso electoral, lo que ayuda a minimizar la exposición al Covid-19", además de agilizar los procesos de “diseño, impresión, transporte, distribución, disposición, reposición, recuento y control de las boletas, permitiendo un ahorro de más del 75% en los costos". Dos provincias aliadas de este espacio en interbloque, como Santa Fe y Córdoba, ya la aplicaron.

En el mismo sentido se expresó, desde el campo del análisis, el politólogo Lucas Romero, director de la consultora Synopsis. “Toda discusión del sistema de reglas electorales supone una discusión de razonabilidad y otra de conveniencias, y gran parte del debate sobre las PASO es sobre este último punto”, evaluó en diálogo con A24.com.

“Desde lo que sucede a nivel internacional, en elecciones nacionales hubo suspensiones o postergaciones durante la primera etapa de la pandemia. Casi el 70% de las elecciones se realizaron en tiempo y forma, y las postergaciones, o sea el 30% restante, se hicieron durante abril, mayo o junio. La tendencia no es postergar sino llevar adelante los procesos electorales”, puntualizó.

Para Romero, si la discusión es sobre el contexto sanitario se presenta una buena oportunidad para discutir mejoras como la boleta única, que, entre otras ventajas, “resuelve el problema del faltante de boletas, que afecta al proceso de elección de candidatos”. “Que los partidos tengan que garantizarse la presencia de boletas es un demérito para el sistema de competencia”, amplió.

https://api.scraperapi.com/?api_key=1e0f56943452409b556fd540b2fa059c&premium=true&url=https%3A%2F%2Fpublish.twitter.com%2Foembed%3Furl%3Dhttps%3A%2F%2Ftwitter.com%2FLucaRomero%2Fstatus%2F1378738596094603269

El consultor argumentó además que un sistema de boleta única permitiría “acomodar los protocolos electorales al contexto sanitario”. ¿Cómo? “Podrían prepararse biombos relativamente chicos, en lugares amplios, para votar”. Como los centros de vacunación. De todos modos, advirtió Romero, el hecho de que esta posibilidad no forme parte del debate demuestra que la discusión no es sobre lo sanitario sino sobre conveniencias.

El gobierno de Mauricio Macri ya había intentado, sin suerte, avanzar hacia un sistema de boleta única, aunque en ese caso bajo una plataforma electrónica. Las negociaciones las llevó adelante en 2016 el entonces ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con la intención de aplicar los cambios en las elecciones del año siguiente. Se encontró con el rechazo de los senadores del peronismo y el proyecto quedó en la nada.

Sergio Massa.jpg
Ganancias, ¿un nuevo punto de conflicto? El proyecto de Sergio Massa fue criticado por CRA.

Ganancias, ¿un nuevo punto de conflicto? El proyecto de Sergio Massa fue criticado por CRA.

Como sea, Massa fue ahora más allá y pidió eliminar las PASO o hacerlas “el mismo día” que las elecciones generales. “Preferiría un acuerdo de las fuerzas políticas que evite la realización de las primarias, o con la realización el mismo día, para no someter a los argentinos a tener que ir dos veces a votar", le dijo el presidente de la Cámara de Diputados, por Radio Del Plata, a Horacio Verbitsky, el nuevo “gurú” de los domingos de los dirigentes del Frente de Todos.

Mientras tanto, lejos de estas discusiones, ya son 5 las provincias que desdoblaron sus elecciones para este año: Corrientes y Santiago del Estero elegirán gobernador con fecha a confirmar; Misiones y Jujuy votarán en junio y Salta lo hará en julio. Los gobernadores no quieren ser arrastrados por esa pulseada. Que Dios siga atendiendo en Buenos Aires.

Se habló de