Violencia institucional

Familiares, amigos y vecinos reclamaron justicia por el crimen de Lucas en Barracas

El joven futbolista de Barracas Central fue baleado por efectivos de la Policía de la Ciudad a la salida de un entrenamiento.
Familiares

Familiares, amigos y vecinos protestan en Barracas por el crimen de Lucas G.

Algunos con camisetas del club y otros con banderas y carteles en contra de la violencia institucional, los protestantes acudieron a la intersección de las calles Velez Sárfield e Iriarte para expresar su indiginación con el accionar de los policías porteños, que ya fueron separados de su cargo.

"Tenemos mucha bronca. Yo estoy con ellos en los entrenamientos, en los partidos, y queremos justicia. Lucas era un buen chico, son como nuestros hijos. Queremos justicia para que esto no vuelva a pasar", expresó una de las mujeres presentes en la marcha.

"Queremos más seguridad, queremos policías que nos cuiden, no que maten a nuestros hijos. Queremos que esto no quede impune como otros casos, que paguen por lo que tengan que pagar", agregó la entrevistada por el cronista de A24.

Embed

¿Qué le pasó a Lucas G?

El hecho ocurrió este miércoles a las 9.30 cuando, en circunstancias que aún son materia de investigación judicial, el adolescente y tres amigos se movilizaban en un Volkswagen Suran y al detenerse en un kiosco situado sobre la calle Luzuriaga, de Barracas, fueron interceptados por efectivos de la brigada de la Comisaría Vecinal 4C quienes, según su versión, creyeron que iban a cometer un robo.

La policía dijo que los jóvenes se negaron a ser identificados, embistieron con el vehículo a dos efectivos y tras una persecución a los tiros que se extendió hasta el cruce de Alvarado y Perdriel, el futbolista fue hallado herido de dos tiros en la cabeza en el asiento del acompañante, dos de sus amigos fueron detenidos y un tercero escapó, aunque más tarde se presentó en sede policial con su madre y quedó aprehendido.

La decisión del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires

El ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Marcelo D'Alessandro, informó este jueves que los policías involucrados en el asesinato de Lucas G, el joven futbolista de Barracas Central que fue baleado y murió por la tarde, fueron separados de su cargo.

En conferencia de prensa, el funcionario porteño indicó que "anoticiado del hecho, inmediatamente ordené a la oficina de Transparencia y Control Externo que realice el sumario administrativo correspondiente a los efectos de deslindar las responsabilidades el desarme de los efectivos, los separamos de función operativa y el pase a disponibilidad".

D'Alessandro también expresó su "más profundo pésame a los papás, amigos y familiares de Lucas. Ante este hecho irreparable, es un dolor que nos atraviesa a todos".

Se habló de
s