Casa Rosada

La Casa Rosada busca frenar otro paro de la CGT y reflota un proyecto de reforma laboral acotado

El Gobierno cede en artículos que rechazaban los gremios en la nueva reforma laboral. La idea es que sea debatida en el Congreso en paralelo a la nueva Ley ómnibus e incluye un blanqueo de trabajadores no registrados.

Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
La CGT llega con sus reclamos a la Casa Rosada por primera vez en la era Milei. Los detalles de las negociaciones que plantea el Gobierno. Foto: Archivo.

La CGT llega con sus reclamos a la Casa Rosada por primera vez en la era Milei. Los detalles de las negociaciones que plantea el Gobierno. Foto: Archivo.

El Gobierno con el ministro del Interior Guillermo Francos como principal negociador, convocó a la cúpula de la CGT a la primera reunión formal en la Casa Rosada, para intentar frenar un nuevo paro general que analiza realizar la central obrera en medio de duros cruces con la Casa Rosada por la licuación de salarios y la decisión de los ministerios de Economía y de Capital Humano, de no homologar aumentos salariales en paritarias que estén por encima de la inflación.

Según confirmó este miércoles el vocero presidencial, Manuel Adorni, el encuentro que se produce en un marco de estricto hermetismo y creciente tensión entre el Gobierno y la CGT, forma parte de la concreción del "canal de comunicación abierto" que tiene el Gobierno "con todos los sectores más allá de la molestia que puedan tener algunos" con el plan económico libertario.

El funcionario cercano al presidente, dijo en su habitual conferencia de prensa con periodistas en la Casa Rosada, que "esta reunión es parte de ese intento que tenemos con todos los sectores, para vivir en paz, y que a nadie se le complique la vida o que tenga que dejar de ir a trabajar porque otros lo obligan", señaló al referirse de manera crítica al paro que analiza la CGT y distintos gremios como los Camioneros por la demora de más de un mes a la homologación de sus negociaciones paritarias.

El vocero de Milei relativizó la idea de que para evitar un paro el Gobierno esté negociando una concesión o marcha atrás, en algunos temas molestaron a los gremios: por ejemplo el techo en negociaciones paritarias por debajo de inflación o artículos rechazados de la reforma laboral, pero en los hechos, esos serán temas de la reunión que a las 16,30 encabezará el ministro político de la gestión Milei.

Adorni relativizó el conflicto salarial con Camioneros, al sostener que la demora en homologar la paritaria de un 45% firmada entre gremio y empresarios, en realidad no se debió a una decisión de ponerle un techo a los aumentos salariales, como había dicho el propio ministro de Economía, Luis Caputo.

El vocero de Milei había dicho en conferencia anterior, que en esa negociación puntual, "no se cumplieron algunas pautas administrativas, que estaban en observación por parte de la secretaría de Trabajo", que depende del ministerio de Capital Humano.

Y este miércoles agregó: "nosotros donde creemos que hay algún derecho afectado intervenimos y esto no tiene nada de malo. Tema paritario no vamos a homologar por encima de la ley o cuestiones administrativas que haya que cumplir. Pero en la discusión con la CGT, no hay nada para conceder".

La primera reunión que asistirá la cúpula de la CGT a la Casa Rosada en la era de Javier Milei, fue convocada a las 16,30 y tiene como eje central un intento de bajar los decibeles del enfrentamiento que generó la reforma laboral que intentó aplicar el Gobierno con el polémico DNU 70/23 que fue frenado por la justicia a partir de un amparo de la central sindical.

Fuentes del Ministerio del Interior admitieron a A24.com que será un encuentro a "agenda abierta" y que dentro de la misma, el Gobierno pedirá bajar los decibeles al clima de confrontación y les anunciará a los referentes cegetistas que acordó consensuar un nuevo proyecto de ley de reforma laboral que presentarán en los próximos días ante el Congreso, los diputados de la UCR encabezados por Rodrigo De Loredo y Karina Banfi.

Los puntos centrales de la negociación entre el Gobierno y la CGT

francos.jpg
El ministro del Interior Guillermo Francos sobre el Pacto de Mayo:

El ministro del Interior Guillermo Francos sobre el Pacto de Mayo: "Nadie puede oponerse". (Foto: archivo)

En ese marco, la Casa Rosada recibirá a los jefes de la CGT, Rodolfo Daer y Carlos Acuña; no asistiría el más crítico líder camionero Pablo Moyano. Está en carpeta el planteo del nuevo proyecto de reforma laboral acotado que sea tratado en el Congreso en paralelo al nuevo borrador de Ley Bases, que incluye también un blanqueo de trabajadores en negro.

Se espera que esta iniciativa de la UCR se entregue al Gobierno este miércoles. Esa nueva versión en principio, no tocará los aspectos más ásperos en la relación con los gremios, como los aportes sindicales y los fondos de las obras sociales, además de la prohibición de protestas y asambleas. El texto se conocerá, precisamente, cuando la Casa Rosada reciba a la CGT, que venía amenazando con un nuevo paro general.

La nueva versión de la ley ómnibus contiene el blanqueo y moratoria para las empresas que regularicen la situación de sus trabajadores. Así, el proyecto contempla extinciones de acciones penales, condonación de deudas y la baja del Registro de Empleadores con Sanciones Laborales.

La reforma que presentarán los radicales incluirá un período de extensión de prueba mayor que el actual, un fondo de cese laboral voluntario y la eliminación de multas por falta de registración. Distintas fuentes libertarias reconocían desde hace días que no era la reforma que ellos querían, ya que buscaban algo más drástico, como lo mostró el texto del DNU, pero que lo que había propuesto la oposición dialoguista era “mejor que nada”. Para insistir con una reforma más disruptiva cifran sus expectativas en lo que pasará después de las elecciones de 2025 con una nueva composición parlamentaria.

El capítulo fiscal tendrá la propuesta de restituir la cuarta categoría del impuesto a las ganancias con un piso de 1,8 millones de pesos para solteros y de 2,2 millones de pesos para casados con hijos. En la Casa Rosada y el Palacio de Hacienda hacían hincapié en la escala progresiva del impuesto, que va del 5 al 35% según los ingresos.

La relación entre el Poder Ejecutivo y la CGT se tensó no solo tras la fuerte devaluación de diciembre, sino también por la implementación del DNU 70/2023, que tocó fibras sensibles en los sindicatos como las contribuciones y aportes obligatorias, más el intento de reforma laboral que ahora el Gobierno intenta avanzar con el consenso ya acordado de la mayoría de los gobernadores y legisladores del PRO, la UCR y partidos provinciales, con excepción de los peronistas más cercanos al kirchnerismo.