La Jungla del poder

¿Javier Milei puede ser presidente? ¿Y Cristina?

La mayoría de los sondeos muestra al economista libertario como el dirigente con mejor imagen. Su figura sacude a todo el mapa político. Las preocupaciones en el peronismo.
Pablo Winokur
por Pablo Winokur |
Cristina Kirchner y Javier Milei

Cristina Kirchner y Javier Milei, dos protagonistas que podrían terminar compitiendo mano a mano por la presidencia en 2023 (Foto: archivo).

Falta muchísimo para 2023, pero hay un clima de época que está cambiando. Un clima que “la casta política” (permítame, señor Milei, que le robe la expresión) no logra interpretar. Ya el principal problema de la Argentina no son las instituciones, la corrupción, la Justicia, ni siquiera la inseguridad… La inflación está al tope de cualquier encuesta. O sea, ya nadie sabe si mañana va a llegar a fin de mes.

Por primera vez una encuesta de opinión muestra a Javier Milei y los liberales compitiendo y logrando un empate técnico en el segundo lugar con el peronismo. Es un sondeo de Opina Argentina, la consultora que dirige Facundo Nejamkis y una de las más leídas en la Casa Rosada; también en el Gobierno porteño.

Según la última medición, si las elecciones presidenciales fueran hoy, la cosa quedaría así:

  • Juntos de Larreta y Macri: 32%
  • Frente de Todos de Alberto Fernández y Cristina Kirchner: 24%
  • Liberales de Espert y Milei: 21%

La diferencia entre los liberales y el peronismo es de 3%. El margen de error de esa encuesta es de 3%. Es lo que en la jerga de los encuestadores se llama “empate técnico”.

Esta encuesta en sí misma no significa nada:

  • Falta mucho.
  • El método de encuesta telefónica engrosa al votante no peronista.
  • Presupone que Milei y Espert van a ir juntos, cosa que está muy lejos de la realidad.

Pero sirve como un termómetro para entender qué pasa.

La encuesta tiene otros datos interesantes. ¿Cuánta gente estaría dispuesta a votar cada una de esas opciones? Divididos entre los “nunca lo votaría”, “podría llegar a votarlo” y “seguro lo voto”.

  • Cristina, Alberto, Axel y Massa tienen un rechazo del 70%. El techo electoral (sumando todos los que podrían votarlo) es de 29%.
  • Larreta, el mejor posicionado en Juntos por el Cambio, tiene un techo de 46% que podrían votarlo. Más abajo Bullrich (42%) y Macri (39%). Ya no está tan abajo Mauricio.
  • Y acá la novedad. Milei tiene el techo más alto que Larreta. 47% suman los que lo votan seguro y los que podrían votarlo.

Dicho en otros términos. Si las elecciones presidenciales fueran hoy, siempre según esta muestra, Milei es el mejor ubicado en la competencia.

milei.jpg
Javier Milei. Según una encuesta, su nombre está muy bien posicionado en la carrera hacia la presidencia (Foto: archivo).

Javier Milei. Según una encuesta, su nombre está muy bien posicionado en la carrera hacia la presidencia (Foto: archivo).

Otros datos de esta encuesta:

¿Quién es el principal responsable de la crisis? El 62% cree que el gobierno de Alberto. Es el peor número de toda su gestión

  • El 77% lo evalúa a Alberto negativamente.
  • El 72% cree que la inflación va a aumentar en los próximos meses y el 70% que su situación económica va a ser peor.

¿Te gusta esta columna? Recibila en tu mail todos los domingos www.lajungladelpoder.com.ar

¿Es una encuesta aislada? ¿Qué más hay atrás del fenómeno?

Existe otra consultora que no suele publicar sus trabajos. Los muestra en privado a quien quiera verlos. No están en WhatsApp, ni en PDF ni hay powerpoint. Los números se pueden ver en una computadora, en una oficina en el microcentro, a metros de la Casa Rosada.

Son encuestas que lee habitualmente Alberto Fernández y que incluso lo alertaron en la última elección que se estaba achicando la diferencia con Juntos por el Cambio. Fue la previa del festejo de la “derrota digna”.

Es de las pocas encuestadoras que trabaja con muestras de más de 15.000 casos, y que hace un tracking diario. El corte al que tuvo acceso A24.com fue del domingo pasado. Esta encuestadora observa:

  • Javier Milei viene creciendo y es el dirigente con mejor diferencial de imagen (positiva menos negativa) del país. Por ahora, los números no le dan para meterse en el balotaje. Pero viene creciendo. Pegadita, aparece Patricia Bullrich.
  • Horacio Rodríguez Larreta derrumbó su imagen. Mantiene niveles altos, pero muy lejos del 50% de aceptación que tenía hace un año. La tendencia es a la baja.
  • La imagen de Alberto tuvo una leve suba desde las elecciones hasta febrero. Se derrumbó definitivamente con el índice de inflación de marzo y está en el peor momento. Es irremontable.
  • Macri viene mejorando sostenidamente su imagen. Pero sigue al fondo de la tabla.
  • Es el único dirigente de peso opositor que pelea el descenso. Con él están Kicillof, Cristina, Alberto y Massa. Ninguno se salva.

Dato menor. El dirigente con mejor imagen positiva es Fernán Quirós, el ministro de Salud de la Ciudad de Buenos Aires. Estos días corrieron versiones de que Larreta lo quiere para jefe de Gobierno.

Este mismo sondeo revela algunos datos extra sobre lo que opina la gente.

  • El oficialismo no la pierde la elección 2021 por la economía, sino por el Covid-19. El diagnóstico del kirchnerismo de que se perdió por no distribuir es por lo menos exagerado.
  • La corrupción, que solía estar al tope de los “problemas” que veía la gente, fue desplazada por la inflación.
  • Alberto es protagonista de un fenómeno raro: es el único dirigente que pierde día a día seguidores en Instagram, a pesar de haber sido papá hace poco. Políticamente, es irrelevante, pero muestra un poco la baja popularidad del Presidente.
Alberto_Fernandez.jpg
La imagen de Alberto Fernández continúa en caída y a esta altura parece irremontable (Foto: archivo).

La imagen de Alberto Fernández continúa en caída y a esta altura parece irremontable (Foto: archivo).

Hecho todo este mapita ahora te voy a contar lo que puede pasar políticamente en las próximas semanas y meses. Recordatorio de la semana pasada: la economía está mal y va a ir peor, salvo que cambie mucho el viento internacional. Puede haber una calma temporaría que se va a cortar el 12 de mayo a las 16 cuando se conozca la inflación de abril.

Milei y el kirchnerismo

El kirchnerismo empieza a ver como una oportunidad el crecimiento de Milei. Divide el voto opositor y aumenta las chances de revertir lo que creen que puede ser una catástrofe electoral.

La suba de Milei como opción antisistema vuelve a poner en el tablero a Cristina Kirchner. En estos días empezó un “operativo clamor” para pedir que sea candidata a presidenta.

Con 70% de imagen negativa, la presencia de Milei en un balotaje podría hacer que pase lo imposible: que un votante opositor blando (“palomitas”) por miedo a Milei la vote a Cristina o vote en blanco. ¿Podría volver Cristina a la presidencia?

Aun perdiendo, es más fácil ser opositor de un personaje antisistema que de Horacio Rodríguez Larreta.

Y fundamentalmente, el kirchnerismo empieza a entender que quizás -como dice Dolina- “más vale compartir la derrota con los amigos, que la victoria con los extraños o los indeseables”.

Por las dudas, la semana pasada armaron el bloque propio de Unidad Ciudadana en Senado (con la excusa de ganar un consejero de la Magistratura) y esta semana Máximo Kirchner se sacó foto con dirigentes del Frente de Todos de Provincia (pero sin albertistas).

Maximo_Kirchner.jpg
La foto de Máximo Kirchner con dirigentes del Frente de Todos, pero sin albertistas.

La foto de Máximo Kirchner con dirigentes del Frente de Todos, pero sin albertistas.

Juntos y revueltos

Juntos por el Cambio participó esta semana de una situación nunca vista en política. Los que van arriba en cualquier encuesta y que tienen más chances de llegar al poder en 2023 arman un comunicado para cerrarle la puerta a la coalición a Javier Milei. Lo mencionan con nombre propio (en política al que viene abajo siempre hay que ningunearlo) y le dicen que no va a poder sumarse a Juntos por el Cambio, algo que él jamás pidió. Conclusión, todos estuvimos tres días hablando de Milei y haciéndole propaganda gratis.

Juntos por el Cambio.jpeg
La cumbre de dirigentes de Juntos por el Cambio en la que le cerraron la puerta al ingreso de Javier Miliei (Foto: Juntos por el Cambio).

La cumbre de dirigentes de Juntos por el Cambio en la que le cerraron la puerta al ingreso de Javier Miliei (Foto: Juntos por el Cambio).

Algunos miembros de la mesa nacional de Juntos por el Cambio saben de estas cosas:

  • En 2013, Carrió venció sus propios límites. Pateó a Pino Solanas y se fue (dos años después) con Macri.
  • En la UCR, en 201,5 mientras algunos intentaban cerrar una alianza con el socialismo, otros terminaron abrochando a Mauricio Macri, en las antípodas ideológicas del partido centenario.
  • En 2019, mientras Pichetto intentaba construir Alternativa Federal, Massa se terminó aliando con el kirchnerismo. Sin lugar por el centro, él se fue con Macri.

Los apuntados de “traición” en este caso son Macri y Bullrich. Los dos desmienten que estén buscando una alianza.

En el caso de Bullrich -dicen en su entorno- lo que busca es mostrar cercanía para que el votante de Milei identifique en ella las mismas propuestas, pero con más capacidad de llevarlas a la práctica. Hasta hace un año y medio, ella era la loca que decía barbaridades. Ahora hay alguien a la derecha de ella, que se volvió más o menos competitivo. El votante que quiere un cambio rotundo, aunque con cierta previsibilidad, la va a votar a ella. “La gente no va a votar a un loco”, dicen. Esa es la hipótesis que manejan sus equipos.

En el medio, los del medio

Otros actores están preocupados por lo que puede pasar ya no en 2023, sino en los próximos dos años.

Por las dudas, los intendentes están “alambrando sus distritos”. Es decir, se repliegan y no van a opinar demasiado de la interna del Frente de Todos. La prioridad es retener los municipios. Hacia el fin de esta semana va a haber una fuerte foto de unidad de los intendentes para institucionalizar sus posiciones frente al poder central.

Algo parecido con los gobernadores. Se centran en sus provincias, desdoblan su elección local de la nacional. Hay malestar con Alberto. Por eso, el chaqueño Jorge Capitanich (que está preparando un plan de gobierno para implementar ahora o en 2023) el viernes recibe a Cristina, con la excusa de darle un diploma honoris causa.

Massa ve todo con preocupación. Cuanto peor le vaya a Alberto, peor le va a ir a él. Ya no tiene la intención de voto que tenía en 2019. Desde la Cámara de Diputados no tiene mucho para mostrar.

Pero tampoco gana si se mete en el Ejecutivo, si el Gobierno no tiene rumbo: los logros van a ser de Alberto Fernández y las derrotas de él. Tendría que garantizarse el control sobre los puestos clave. Cada vez más voces le piden que lo haga.

Martín Redrado aparece también como candidato eterno a ministro de Economía; sus reuniones con Cristina son cada vez más frecuente. Aunque ahora quiere que dejen de verlo solo como un economista; cree que su mirada política también puede aportar desde distintos lugares. El domingo presentó su libro junto a Facundo Manes; uno peronista, el otro radical.

Alberto sigue apostando a su reelección. No queda claro si es una expresión de deseo real o si solamente es para evitar ver licuado el poco poder que le queda.

Parece que se va a transitar así hasta que lleguemos a 2023. ¿Lo aguantará la economía?

¿Te gustó esta columna? Recibila en tu mail todos los domingos www.lajungladelpoder.com.ar|

s