Opinión

¿Qué onda Javier Milei?

La irrupción en la escena política de Javier Milei nos obliga a intentar comprender los aspectos centrales de su figura. ¿Es un líder que llegó para quedarse?
Gabriel Slavinsky
por Gabriel Slavinsky |
Javier Milei es considerado hoy la figura política con mejor imágen

Javier Milei es considerado hoy la figura política con mejor imágen

El liderazgo

El liderazgo es la mezcla de componentes innatos, experiencias adquiridas, habilidades políticas, de comunicación y persuasión y sobre todo, mucho contexto. Milei no es una excepción por lo que expresa una combinación de factores coyunturales, comunicacionales y personales.

Ejemplos de contexto

Martin Luther King no podría haber sido quien fue probablemente si Rosa Parks no se quedaba sentada en el bus en el pueblo de Montgomery en el Estado de Alabama en 1955. Y más localmente Kirchner seguramente no hubiera llegado a la presidencia sin la crisis de 2001

La persona y el personaje

Javier tiene méritos, los tiene, esto es indudable:

  • Inteligencia para descubrir los espacios no explorados por otros candidatos
  • Osadía política de plantarse en el lugar que ningún opositor transitó
  • Valentía para trascender varios límites tibios que recorre hoy la política
  • Concentración en la diferencia para expresar lo que pocos dicen. Se basa en marcar las discrepancias.
  • Vehemencia en los tonos para sobresalir en la escena
  • Titula muy bien: “La culpa la tiene la maldita casta política”, “Argentina va en camino a ser la villa miseria más grande del mundo”, “la inflación es un negocio para los gobernantes”, “El déficit fiscal es una estafa”, etc.

No es solo imagen

Si bien la imagen vale más que mil palabras, Milei basa sus formas en un contenido real. Hay contenido en lo que dice, puede posicionarse como alguien que sabe y conoce.

El combo JM

El todo es más que la suma de sus partes, en el caso JM se vislumbra: contenido, diferencia, confrontación, una dosis de excentricidad, planteo de horizonte y critica el pasado por ineficiente. La partes separadas no son del todo significativas, el conjunto es bastante más potente, puesto en el escenario político actual

La rebeldía

Su actitud rebelde es contraria a la de muchos dirigentes pero sobre todo, a la situación que vive el presidente con su vice. El contraste indica que Milei “se la juega” y Alberto no.

Armado político

Hoy no se vislumbra una mínima construcción política a diferencia de Bolsonaro o Trump. No está avalado ni amparada por ningún sector definido y eso se torna demasiado evidente, lo que indica que tiene desafíos enormes para consolidarse hacia 2023. Hay muy pocos referentes reconocibles: aparecen Ramiro Marra, Carlos Maslatón…

Los riesgos

Se nota el estilo personalista, hay muchos retos no menores por delante: ¿Cuánto podrá consolidar su pensamiento cuando requiera de una estructura para llevar adelante los cambios propuestos? ¿Tendrá resistencia? ¿Estará en este momento formando los equipos para la revolución que propone? ¿Sus planteos son superadores o imposibles de llevar a la práctica? ¿Es una figura que espeta autoridad o es un autoritario?

Las críticas

Es criticado muchas veces porque sus modos opacan su contenido

Porque su personalismo reduce las ideas e iniciativas a un solo hombre, sin equipo, sin apoyo, sin estructura. Un hombre demasiado solo.

Qué dicen los que no se le animan

Que Milei es una circunstancia. Que expresa frustración de las deudas de la democracia. Que es un representante de la desesperación y se aprovecha de la ingenuidad de la gente. Que es un manipulador de la opinión pública, un irrespetuoso con muchos dirigentes que se jugaron la vida por este país. Que es un desequilibrado y un agresivo

Cuidado casta

El discurso Milei, ataca de lleno las soluciones tradicionales planteadas por los gobiernos de los últimos años más allá de su color o bandera política.

La sociedad

Canaliza en Milei gran parte de su frustración. Fracasos, desengaños, desilusiones y decepciones configuran el “tren de la angustia y la desesperanza”. En este escenario aparece quien sabe, “corre” a los responsables del ocaso y brilla con decisión. Un valiente para batallar que logra capitalizar la identificación con los más desengañados. Ataca las recetas practicadas desde arriba, abajo, izquierda y derecha. Se presenta como la solución de futuro.

Conclusiones, outsiders y la pregunta final

Se acerca un fenómeno no del todo conocido para nuestro país. Existieron outsiders como Reutemann, Palito Ortega, Scioli y hoy Manes, Amalia Granata o Carolina Losada. Pero sin dudas, nos encontramos con un personaje diferente.

En un contexto de mucha especulación y cálculo electoral, Milei exhibe decisión... De-ci-sión y eso es muy valorado por la sociedad.

Esa actitud es una combinación de determinación, firmeza y seguridad.

La pregunta final

¿Tendrá la oportunidad como un líder de estilo mesiánico, más allá de lo racional?

La respuesta del millón: va a depender mucho del éxito o fracaso de las soluciones planteadas por el gobierno del FDT y la capacidad de enamorar de la campaña opositora, buscando más futuro que pasado en su propuesta, quizá más conservadora pero que genere nuevamente un aire de confianza.

Milei es un caso aparte, veremos si llegó para quedarse o será una anécdota más del circo político nacional.

(*) El autor es psicólogo y consultor en opinión pública

Se habló de