Casa Rosada

Alberto Fernández vs. Cristina Kirchner: ¿hacia dónde va el Gobierno con el doble comando?

Alberto Fernández regresó de Europa y tiene que tomar más decisiones. ¿Va a insistir con su reelección? ¿Quién manda en la Argentina?
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández vs Cristina Kirchner: ¿Cómo sigue la coalición de Gobierno? Foto: Archivo Asamblea Legislativa 

Alberto Fernández vs Cristina Kirchner: ¿Cómo sigue la coalición de Gobierno? Foto: Archivo Asamblea Legislativa 

¿Continuará el mismo gabinete frente a las presiones del kirchnerismo, hablarán las dos cabezas del Gobierno para intentar un acuerdo? Son todas dudas que vuelven a quedar en el centro del escenario político esta semana.

Alberto Fernández podría evaluar en esa instancia nuevos cambios de gabinete, presionado aún más por el kirchnerismo no solo desde el Congreso, sino ya desde las crecientes protestas sociales.

Junio ahora será el mes clave -reconocen en la Casa Rosada-, si el ministro de Economía, Martín Guzmán, logra cumplir con el objetivo de poner en marcha los aumentos de tarifas para bajar el déficit, estabilizar el resto de las variables macroeconómicas y empezar a bajar la inflación; o si por el contrario, la crisis se dispara aún más.

¿Cómo funciona el doble comando entre Alberto y Cristina Kirchner?

Alberto Fernández empoderó a Martín Guzmán. Cómo sigue el Gabinete.png

El gobierno volvió a quedar envuelto en una crisis política por el doble comando entre el presidente y la vice, como sucedió durante la primera crisis de gabinete tras la derrota electoral en septiembre de 2021.

El peronismo y el poder dividido en dos. Este escenario empezó con la renuncia de Máximo Kirchner a la jefatura del bloque de diputados del Frente de Todos, tras el rechazo al acuerdo con el FMI. Y paraliza por momentos la gestión en los grandes trazos de la política económica, aunque en las segundas líneas de la administración, las cosas siguen funcionando con ambos bandos políticos integrados en la administración.

Cristina Kirchner en el Senado

Algunos interpretaron que Cristina está gobernando desde el Congreso. Si bien no se acercó a la Casa Rosada en toda la semana que estuvo a cargo del Ejecutivo con el presidente en el exterior, todas las medidas que pedía el kirchenrismo, se terminaron cumpliendo.

  • Primero fue el proyecto de Máximo Kirchner para que los aumentos del Salario Mínimo, Vital y Móvil del 45 % acordado para todo el año, se paguen adelantados en agosto y se reabran las negociaciones del Consejo del Salario para acompañar la suba de la inflación anualizada en el 60%.
  • Alberto Fernández mandó un mensaje encriptado desde Europa: ordenó a Guzmán y al ministro de Trabajo, Claudio Moroni, frenar que el aumento del salario mínimo salga por ley del kirchnerismo en el Congreso y en ese marco, convocaron de urgencia el martes a la UIA y a la CGT para la firma de una resolución del Poder Ejecutivo.
  • El kirchnerismo frena el proyecto de Guzmán para crear un impuesto a la renta imprevista para financiar los bonos a jubilados y planes sociales, pero aprobó en el Senado a instancias de Cristina Kirchner, su proyecto para crear un impuesto a los bienes no declarados en el exterior, con un fondo especial para pagar la deuda con el FMI.
NX74A66MOFH4DEGZX2TPGKW63U.jpg
Alberto Fernández cierra su gira en por Europa con un encuentro con Emmanuel Macron (Foto: AFP).

Alberto Fernández cierra su gira en por Europa con un encuentro con Emmanuel Macron (Foto: AFP).

  • Lo impulsó el kirchnerismo, pese a que Guzmán acordó con el FMI pagar la deuda en un plazo de 10 años a partir de la acumulación de reservas por el aumento de exportaciones y la eliminación de subsidios a las tarifas de servicios públicos.
  • Mientras lanza proyectos económicos propios, el kirchnerismo le frena al Poder Ejecutivo unos 18 proyectos de ley enviados entre julio de 2020 y el pasado 10 de mayo, entre ellos, la ley de electromobilidad o la designación del Procurador General.
  • A ese polo que cuestiona la política económica se sumó en las últimas horas la tercera pata del Frente de Todos, Sergio Massa, con un reclamo al ministro Martín Guzmán, para que actualice el mínimo no imponible de ganancias, frente a la inflación del 6 % de abril, que encendió todas las alarmas del Gobierno y profundizó el malestar social de los que la vicepresidenta advirtió "asalariados que no llegan a fin de mes".

¿Qué pasa con la autoridad presidencial y el acuerdo firmado con el FMI?

alberto-fernandez-y-kristalina-georgieva.jpg

En un intento por fortalecer la autoridad presidencial, Alberto Fernández salió desde España a retrucar las críticas de Cristina le había hecho la semana anterior desde el Chaco, y advirtió esta vez públicamente, que los funcionarios kirchneristas que no estén de acuerdo con los aumentos de tarifas y el plan económico del gobierno, "no podrán continuar" en sus cargos.

Al mismo tiempo, Alberto confirmaba en una entrevista desde España que "definitivamente" dará la pelea interna por su reelección en 2023. Y desde Buenos Aires, su ministro de Seguridad y alter ego, Aníbal Fernández, desafiaba a Cristina a "competir".

Pero algo pasó en el medio y como en otras ocasiones, el presidente recapituló apenas 24 horas después y salió a aclarar: "Ella no es mi enemiga, no quiero pelear con Cristina" y que en este momento "no estoy pensando en la reelección".

Alberto Fernández tiene el poder “legal” e intenta legitimar el acuerdo con el FMI e independizar su modelo. Pero choca con el poder “real” que ejerce la vicepresidenta desde el Congreso y la agrupación La Cámpora que lidera su hijo Máximo, apoyado por otro grupo de gremios más combativos que pujan dentro de la CGT como la UOM, camioneros y SMATA y gobernadores e intendentes del PJ más kirchnerista.

¿Porqué no hablan Alberto y Cristina Kirchner? ¿la llamará el presidente a su regreso de Europa? Todavía está en duda qué postura tomarán los gobernadores e intendentes del PJ que insisten en pedir un acuerdo para frenar la feroz interna oficialista.

Ambos sectores evitan pagar el costo político de romper la alianza de Gobierno y por ahora admiten que de no llegar a un acuerdo, seguirán conviviendo con estas tensiones el año y medio que queda de mandato del Frente de Todos.

s