Casa Rosada

Alberto Fernández y otro mensaje a los empresarios: "Queremos recuperar el diálogo perdido"

El presidente encabezó fuera de agenda, un encuentro con empresarios vitivinícolas que habían sido invitados a Casa Rosada por Julián Domínguez. El Gobierno piensa en la gobernabiliad de cara a 2023
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
Alberto Fernández pidió terminar con las diferencias en un nuevo mensaje de acercamiento a empresarios durante un acto con vitivinícolas en Casa Rosada.

Alberto Fernández pidió terminar con "las diferencias" en un nuevo mensaje de acercamiento a empresarios durante un acto con vitivinícolas en Casa Rosada.

“Es el momento de estar sentados todos juntos en la misma mesa, discutiendo las diferencias y buscando ponernos de acuerdo en la mayor cantidad de cosas posibles para así poder abrir puertas y salir adelante”, dijo el presidente Alberto Fernández al encabezar en Casa Rosada el lanzamiento del proyecto de Desarrollo Sostenible de la cadena vitivinícola, consensuado en el Consejo Económico y Social.

Durante un breve e improvisado discurso pronunciado este mediodía en el Salón de los Pueblos Originarios, en la planta baja de la Casa Rosada, el Presidente dijo ante medio centenar de empresarios que no sabían que iban a verlo, que “el secreto no pasa por profundizar las diferencias, pasa por el diálogo”. Y agregó: “Entre lo ideal y lo posible, hagamos lo posible para llegar a lo ideal”.

“Esperamos que tanto dolor y angustia que nos dejó la pandemia, sirva para que ahora entendamos que es absolutamente necesario sentarnos a una mesa para ver cómo diseñamos el futuro”.

Se trata de un anticipo del discurso que el Presidente prepara para pronunciar este viernes en el cierre del influyente Coloquio de IDEA.

Sin agenda oficial más que el acto a la tarde para anunciar un convenio para transformar planes sociales en trabajo para el sector gastronómico, el Presidente se sumó este jueves de improviso al acto que habían convocado en Casa Rosada el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz y el ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez.

“La industria vitivinícola es muy importante porque ayuda a las regiones a desarrollarse en un momento que tenemos que poner todo en marcha después de todo lo que sufrimos con la pandemia”, expresó el primer mandatario.

Estuvieron presentes además el ministro Juan Zabaleta (Desarrollo Social); el representante en la Argentina del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), José Agustín Aguerre; consejeros del Consejo Económico y Social, y directivos de las bodegas más importantes de la Argentina.

Alberto y otro mensaje anti grieta

Alberto Fernández junto al ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez, el secretario Gustavo Beliz y empresario vitivinícola.jpg

Aunque no se refirió a la oposición parlamentaria ni al proceso electoral que dejó herida a la coalición gobernante tras la dura derrota en las PASO, Fernández ensayó por segunda semana consecutiva un acercamiento al sector empresarial, para pedirle apoyo ante las negociaciones por la reestructuración de la deuda con el FMI, pero también para acordar políticas que el Gobierno piensa en el mediano plazo para crear empleo, aumentar las exportaciones y el ingreso de divisas, y estabilizar la inflación.

Fernández dijo ante los empresarios vitivinícolas que en esta nueva etapa, en el Gobierno están “empeñados en terminar con las divisiones”.

Fernández se refirió también a los cambios de gabinete que se vio forzado a tomar después de la derrota en las PASO, en medio del conflicto con el campo por las restricciones a las exportaciones.

“Cuando llamé a Julián (Domínguez) para que se haga cargo de esta cartera (el ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca) le pedí recuperar el diálogo con un sector que lo teníamos perdido”, reconoció el Presidente sobre el conflicto con el campo, que dijo, ahora intentan reconstruir con la flexibilización del cepo a la exportación de carne a China.

El presidente preguntó a los presentes: “¿Alguien está en desacuerdo con eso?”, e insistió: "Ahora es momento de que nos sentemos a una mesa a tratar de resolver los problemas de la Argentina, es el momento de ponernos en marcha para lograr el futuro que queremos”, culminó en tono de campaña.

El Gobierno atento al 2023

piquete-9dejulio.jpg
Jornada de protestas: corte y caos en la avenida 9 de Julio (Foto: Twitter).

Jornada de protestas: corte y caos en la avenida 9 de Julio (Foto: Twitter).

En el Gobierno admiten que los efectos de las medidas que se están anunciando es difícil que se reflejen en una reactivación total en el mes que queda de campaña de cara a las elecciones legislativas del 14 de noviembre. Y reconocen que la reactivación va a ser gradual y por por sectores.

Según admitieron a A24.com fuentes oficiales, el plan para transformar los planes Potenciar Trabajo cuenta con 1.100.000 beneficiarios en puestos de empleo en blanco, pero esa conversión con el pago de sueldos mínimos a cargo del Estado no alcanza a cubrir los más de 20 millones de pobres y desocupados que tiene Argentina de la post pandemia.

“No alcanza la ayuda del Estado, necesitamos también lo que pueda aportar el sector privado y la reactivación”, reconoció un alto funcionario al analizar el panorama que mira el Gobierno a un mes de las elecciones legislativas. "Es casi imposible que los efectos de las medidas se empiecen a sentir en la reactivación económica.

Estamos pensando en el 2023”, dijo una alta fuente de la Casa Rosada sobre las expectativas tiene el Gobierno en revertir la aguda crisis económica y social, y la consecuentemente la derrota de las PASO 2021. Sí apuestan a descontar la diferencia en las elecciones de noviembre.

Por eso, admiten en la Casa Rosada, todo es parte del plan del Gobierno para sostener la gobernabilidad a mediano plazo, y llegar lo mejor posible a la sucesión presidencial en 2023.

s