Casa Rosada

Alberto Fernández y sus problemas irresueltos: Inflación, economía y confianza

La inflación vuelve a ser el mayor problema irresuelto del gobierno a un mes de las elecciones. Pero se suman las contradicciones entre Albertismo y kirchnerismo por los controles de precios y el FMI
Stella Gárnica
por Stella Gárnica |
El presidente Alberto Fernández apuesta a un mensaje conciliador con los empresarios. ¿Qué hará esta vez el kirchnerismo?

El presidente Alberto Fernández apuesta a un mensaje conciliador con los empresarios. ¿Qué hará esta vez el kirchnerismo?

La inflación es un problema de "confianza" admitió a A24.com uno de los empresarios que visitaron la Casa Rosada en esta semana plagada de reuniones del presidente Alberto Fernández y ministros con empresarios e inversores en Argentina. Buscan generar un clima de acercamiento para mostrarse dando respuestas a la demanda más urgente de cara a las elecciones del 14 de noviembre: ponerle freno a la inflación .

Por eso Alberto Fernández cambió el discurso esta semana. Invitó a empresarios a apoyar los planes del gobierno para transformar planes sociales en trabajo y habló de inminente acuerdo por la deuda con el FMI, en todos los foros que pudo: Se lo vio sentado junto a empresarios en la Casa Rosada, recorriendo empresas y cerrando el influyente Coloquio de IDEA con un llamado a "terminar con las divisiones".

El ministro de Economía, Martín Guzmán buscó apoyos de las principales potencias que participaron esta semana de la Cumbre del G-20 en Italia, y culminó el viernes en Nueva York junto con el jefe de Gabinete, Juan Manzur, pidiendo apoyo económico a empresarios norteamericanos para que vengan a invertir para la reactivación en la pospandemia.

Y para generar confianza, mostró optimismo en las negociaciones para cerrar pronto un acuerdo con el FMI para la reestructuración de la deuda.

Manzur y Guzmán reunidos en el Consulado argentino en Nueva York con empresarios de Estados Unidos.jpg

La semana anterior la Casa Rosada había puesto el eje en motorizar el acercamiento con los sindicatos nucleados en la CGT y las CTA cuando el presidente recibió a las centrales sindicales dos días seguidos en su despacho en busca de apoyo político y electoral.

Pero los avances con el FMI terminaron opacados por el nuevo índice de Inflación que dio a conocer el jueves el INDEC: lejos de los cálculos del ministro Guzmán que esperada caída por debajo del 3%, el índice de precios al consumidor cerró septiembre en 3,5 % y rompió todos los pronósticos.

De nuevo, a más de un año y medio de gobierno y a un mes de las elecciones para renovar la mitad del Congreso, el oficialismo no pudo mostrar respuestas al problema que ya se convirtió en el principal eje de campaña: la inflación y la consiguiente devaluación del peso argentino a partir de la pérdida del poder adquisitivo de los salarios.

El INDEC indicó que los aumentos interanuales (de 2020 a 2021) superaron el 52.3%. Muy similar a la inflación que dejó Mauricio Macri y Juntos por el Cambio en 2019 y que tanto criticó el actual Gobierno.

https://twitter.com/INDECArgentina/status/1448725329762258953

La contradicción del Gobierno: la moderación de Alberto y la dureza del kirchnerismo

Mientras el kirchnerismo duro sigue presionando para que no haya ajuste que pide el FMI en temas tarifarios y de subsidios del Estado, Alberto, Guzmán y Manzur apretaron el acelerador esta semana para cerrar un acuerdo con el Fondo.

Eso implica, según advirtió desde el kirchnerismo más duro la titular de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, un ajuste con aumentos tarifarios y precios relativos para cumplir el objetivo que pide el FMI para llegar a un acuerdo: Un plan fiscal para dejar de emitir y que recuperar la confianza ante los inversores.

AlbertoFernández con Hebe De Bonafini en Casa Rosada

Lo dijo Alberto en IDEA y en la reunión cerrada con los 10 empresarios más influyentes de Argentina: “Para generar trabajo hacen falta inversores que creen riqueza" porque "no alcanza con el 1.100.000 de planes Potenciar Trabajo que por decreto subsidiará el Estado como nuevos empleos registrados en distintos sectores privados. Los planes sociales deberían ser transitorios.

¿Qué promete el Gobierno a los empresarios?

Alberto Fernández pidió terminar con las diferencias durante un discurso antes empresarios vitivinícolas en Casa Rosada.jpg

"La prohibición de despidos y la doble indemnización no se sostendrán en el tiempo, es un camino que el gobierno irá “desandando” pero primero tiene que haber un golpe de reactivación, prometió Alberto Fernández a los 10 empresarios que recibió el martes en la Rosada en una reunión impulsada por De Pedro, Máximo Kirchner y Sergio Massa, en una muestra de moderación y unidad de la coalición gobernante.

Al relatar como surgió la reunión, el mismo Gobierno salió a dar un meta mensaje sobre que es la principal pregunta que se hace el empresariado y los medios: ¿quién gobierna realmente en Argentina. Alberto Fernández o Cristina y Máximo Kirchner?

Los empresarios se fueron conformes por la promesa del gobierno de “desandar” los decretos que prohíben los despidos y la doble indemnización, y terminar paulatinamente con los cepos cambiarios y a las exportaciones pero al otro día se encontraron con la sorpresa del nuevo secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti, impulsando un congelamiento de precios, sin consultas previas al sector alimenticio.

¿Qué dicen los empresarios?

El enojo de los empresarios es por las formas y la falta de reglas claras: "Un día dicen una cosa y al poco tiempo vuelven a cambiar las reglas de juego", señaló a A24.com el titular de una conocida cámara empresarial mientras caminaba por los pasillos de la Casa Rosada rumbo al despacho del secretario Gustavo Beliz.

"Los empresarios aumentan los precios cuando venden no saben a qué precio van a reponer”, señaló otro de los empresarios que pasaron esta semana por el despacho presidencial. Y recordó que no solo el peronismo puso controles de precios que no sirvieron para contener la inflación. El anterior de Mauricio Macri prometió libertad económica y terminó ampliando los planes sociales y los controles de precios.

“No es un problema ideológico, la inflación es un problema endémico”, dijo y pidió al Gobierno "terminar con la crispación" para calmar el clima político y económico en momentos en que "llegan las elecciones y todos se ponen nerviosos".

La contradicción política

Alberto Fernández en acto con Cristina Kirchner, Julián Domínguez y Juan Manzur.jpg

¿Qué pasará en un mes con la economía? Algunos vaticinan que será una economía de potenciar el consumo con aumentos salariales de acá al último trimestre de este año, y otra de más ajuste a partir de enero de 2022, cuando está previsto un principio de acuerdo con el FMI. De ahí las críticas del kirchnerismo duro a Alberto y a Guzmán.

El discurso moderado de Alberto y el optimismo del equipo de Guzmán y Manzur sobre un inminente acuerdo por la reestructuración de la deuda con el FMI, calmaron al menos por esta semana los ánimos de los empresarios que prometieron apoyar, pero con las dudas de siempre.

La falta de confianza en la política económica es empujada por la falta de confianza en la política: ¿Quién manda en Argentina? ¿Una decisión que tome Alberto, Manzur, o Guzmán, no será después cambiada por Cristina?. Esto se volvieron a preguntar los empresarios esta semana.

s